Muere el pianista búlgaro Alexis Weissenberg

MÉXICO, D.F. (apro).- El pianista búlgaro Alexis Weissenberg, uno de los mejores intérpretes del siglo XX, tal y como sostenían directores como el austriaco Herbert von Karajan, falleció hoy en Lugano, Suiza a los 82 años víctima de una larga enfermedad.

Weissenberg nació en Sofía, donde, animado por su madre, también pianista, recibió clases desde los tres años de Pantcho Vladigerov, pero la ocupación de Bulgaria por las tropas alemanas obligó a la familia a huir, de acuerdo con la agencia EFE.

Después de un infructuoso intento, que pagaron con tres meses en un campo de concentración, un oficial les ayudó a escapar y acabaron en Palestina, donde tuvo como profesor a Schröder, discípulo a su vez de Arthur Schnabel, una autoridad en el repertorio alemán.

Con 14 años interpretó en Jerusalén el concierto número 3 de Beethoven junto a la Orquesta de la Radio de esa ciudad, para luego lograr el puesto de solista en la Orquesta Filarmónica de Israel, donde tuvo como director a Leonard Bernstein.

En 1946, con 17 años, se trasladó a Nueva York, donde su aprendizaje con Vladigerov le abrió las puertas de la Juilliard School para seguir su formación. Allí tomó clases de Olga Samaroff y Rosina Lhevinn y composición de Persichetti.

Con 18 años ganó el Concurso Internacional Leventritt 1947 y poco después debutó en el Carnegie Hall con el concierto número 3 de Rachmaninov, acompañado de la Orquesta Filarmónica de Nueva York bajo la dirección de Georges Szell.

A partir de aquel momento despegó su carrera internacional, con giras por América, Israel y Europa, dirigido por los mejores, de Steinberg a Celibidache pasando por Maazel, Abbado, Argenta, Ozawa, Bernstein, Petré o Karajan.

En 1956, con 27 años, decidió tomarse un largo periodo sabático para dedicarse al estudio y a la enseñanza y 10 años después retomó su carrera con un concierto en París.

Su repertorio incluyó a Beethoven, Brahms, Debussy, Schumann, Tchaikovsky y brilló especialmente con Listz, Chopin y Rachmaninov, aunque al que él admiraba por encima de todos era a Bach.

Residía en Suiza, donde había fundado la Alexis Weissenberg’s Piano Masters Class, aunque había vivido cinco años en España, donde se casó y tuvo dos hijas.

Comentarios