Jalisco: tráfico de órganos en línea

GUADALAJARA, Jal. (Proceso Jalisco).- El 41% de los jaliscienses vive en pobreza y en pobreza extrema, por lo que algunos se ven obligados a vender sus propios órganos por internet para aliviar su situación. “De nada me sirve quedarme con mis dos riñones y mis deudas”, se justifica un joven que busca cliente para su singular mercancía.

“Me llamo Juan, tengo 25 años y muchos problemas económicos. Vendo uno de mis riñones en 250 mil pesos para poder saldar mis deudas. Vivo en Guadalajara, Jalisco, pero tengo facilidad de viajar. Soy O+ y me someto a cualquier tipo de prueba, sólo pido discreción y seriedad. Interesados comunicarse a mi correo electrónico.”

Hay cerca de 2 millones de anuncios como este en internet. La venta de órganos se lleva a cabo a través de las nuevas tecnologías. Son avisos de ocasión desplegados en foros virtuales y páginas comerciales.

Según el informe de 2010 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ese fenómeno inició en China e India y se trasladó a España tras la crisis económica que empezó en diciembre de 2009. Ahora, dice la OMS, el mercado negro de órganos a través del internet crece en los países latinoamericanos en crisis, como México. Mediante ésta práctica, asociada con el llamado “turismo de trasplantes”, se realiza 10% de este tipo de operaciones en el mundo, de acuerdo con la propia organización internacional.

En Jalisco está presente el comercio electrónico de órganos humanos. Las ofertas locales de órganos se publican en portales comerciales como los foros de Terra y sitios de anuncios gratuitos como anunciame.com.mx, jalisco.quebarato.com.mx, yaclasificados.com.mx, publicargratis.org y mundoanuncio.com.mx.

Ahí, muchas personas que necesitan dinero con urgencia ponen a la venta una parte de sí mismas. El vendedor o el cliente potenciales sólo teclean: “vendo riñón”, “vendo médula”, “compro órganos” o “dono riñón” ,y aparecen en el buscador de Google México más de 400 mil resultados con remates virtuales abiertos al público, donde se puede seleccionar y contactar directamente a los interesados.

Por supuesto, los sitios de internet se deslindan de responsabilidades derivadas del tráfico de órganos. En los términos y condiciones de su empresa, que están obligados a publicar, está claro que el riesgo recae exclusivamente en los usuarios.

Así, en menos de 100 caracteres el vendedor indica su edad, nacionalidad, la ciudad en que reside, tipo de sangre, el precio del órgano que ofrece, número telefónico y dirección electrónica.

No es raro encontrar más de 10 avisos de jaliscienses en un solo portal y dentro de la misma categoría, anuncios escritos en un idioma extranjero, principalmente en inglés, donde se manifiesta que el usuario está dispuesto a viajar para realizar los estudios previos para calificar la donación y después para el trasplante.

Los “donadores” jaliscienses insertan en páginas estadunidenses como kidneykidney.com, anunico.us y answers.ask.com, entre otros, textos como este: I’m in need of money, I live in Guadalajara, Mexico and I want to sell my kidney. I don’t drink or smoke. I’m a 27 healthy person, my blood group is O positive. I have a huge financial and I’m asking for $20,000 dollars. I can travel (Necesito dinero. Vivo en Guadalajara, México, y quiero vender mi riñón. No fumo ni bebo. Soy una persona saludable de 27años, con grupo sanguíneo O positivo. Tengo una gran deuda y estoy pidiendo 20 mil dólares. Puedo viajar.)

Mercado sin control

Juan, un cibernauta de 25 años, ha colocado más de tres anuncios en distintos sitios de internet. Estudia enfermería y trabaja en el sector público. Acepta hablar con la reportera y explica que necesita el dinero para seguir estudiando y ayudar a su madre con los gastos del hogar y con la colegiatura de sus dos hermanos. Para tanto no alcanza su sueldo de 6 mil pesos mensuales como practicante.

Su oferta en línea más reciente es del 28 de septiembre pasado, y desde entonces ha recibido dos propuestas. La primera lo llevó a practicarse estudios en un hospital privado de Guadalajara, pero no hubo compatibilidad con el potencial receptor. La segunda opción era un adulto mayor que resultó no apto para el trasplante, por lo que ahora Juan espera otro postor.

Relata que la idea de vender su riñón proviene de una amiga que ya lo consiguió. Ella también trabaja en el sector salud y vendió su órgano a una señora de 55 años por más de 200 mil pesos y, a decir de Juan, ya tiene casa propia y sigue saludable.

Como otros “voluntarios” contactados por este semanario, Juan explica que en caso de que se realice la transacción, el pago debe realizarse mediante una transferencia bancaria o con depósitos en efectivo a una cuenta: la mitad antes de entrar al quirófano y la otra al finalizar el trasplante.

Habla rápido, como si quisiera adelantar el tiempo. Dice estar consciente de que la venta de su riñón implica infringir la ley. Sin embargo, se anima porque es difícil que las autoridades lo investiguen y, además, argumenta: “Tengo entendido que es delito pero, a diferencia de un crimen, no le estoy haciendo daño a nadie; por el contrario, es una situación de ganar-ganar”.

En cuanto a su competencia en el mercado negro, se compensa con la larga lista de pacientes que necesitan un trasplante y que, en vez de anotarse en una de las interminables listas de espera –lo que, en sus palabras, equivale a esperar sentado a la muerte– prefieren buscar un donador externo por su cuenta.

Cuando se le plantean los riesgos de salud que significa un trasplante, explica: “En el peor de los casos puedo morir pero, cuando se tiene una necesidad económica tan grande como la mía, morir deja de dar miedo. A mí de nada me van a servir quedarme con mis dos riñones y mis deudas, así que eso no es razón suficiente para desistir”.

Agrega que la muerte es una posibilidad, pero como estudiante de enfermería sabe que, si al quedarse con un solo riñón éste también le falla, “por haber sido donador tendré preferencia en las lista de espera. Conozco a gente que ya lo ha hecho, y cada vez me convenzo más de que las ventajas superan por muchísimo a los aspectos negativos”.

La pobreza mutila

En entrevista con Proceso Jalisco, el doctor Daniel Márquez Gómez, adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, precisa que la compraventa de órganos por internet es un delito contemplado en la Ley General de Salud como tráfico de órganos.

No obstante, explica, el Código Penal de Jalisco no se ocupa de este tipo de transgresiones, calificadas como “delitos especiales” y que no se derivan de una norma penal sino de leyes administrativas. Y de acuerdo con los principios del derecho privado, apunta, “lo que no está prohibido está permitido”.

Como la legislación sólo admite la donación de órganos con carácter voluntario, la compraventa de los mismos por internet es muy difícil de regular, pues si bien existe una policía cibernética dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, su capacidad en el tema es nula.

“Estas corporaciones cibernéticas se han enfocado más a delitos de alto impacto, como la pederastia y trata de personas, dejando a un lado este foco rojo que comienza a ser un problema social y de salud pública, que ya se aprecia desmesuradamente en la red”, comenta.

Por su parte, el investigador del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, Jorge Rivas Carrillo, afirma en entrevista que es difícil medir el flujo de turismo de trasplantes en Jalisco, ya que los trasplantes de donadores vivos se realizan voluntariamente y suelen ser familiares o personas cercanas al receptor.

Sin embargo, admite que el fenómeno ha crecido en los recientes cuatro años por la falta de confianza que tiene donadores y receptores en las instituciones de salud estatales.

A esta situación le atribuye Rivas Carrillo que la lista de espera se haya vuelto inalcanzable para la mayoría de los candidatos a trasplantes, que cada día son más, mientras que los donadores disminuyen.

Datos del Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos (CETOT) indican que en 2011 dicha lista de espera superó los 3 mil 500 pacientes, “la cifra más alta de su historia”, la mayoría de los cuales necesita un riñón.

El investigador admite que la donación de órganos y el número de trasplantes que se realizan en Jalisco no se recupera desde 2008, lo que achaca en parte a los “escándalos mediáticos” sobre las irregularidades en la Unidad de Trasplantes del Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, que este semanario reveló y en las que estuvo involucrado el trasplantólogo Luis Carlos Rodríguez Sancho.

La necesidad económica es el principal motor de la compraventa de órganos humanos, y México es uno de los países latinoamericanos con mayor oferta en los últimos dos años, a causa de la crisis económica y la falta de legislación específica, concluye el artículo Compraventa de órganos por internet: conceptos éticos y jurídicos de los oferentes, del académico colombiano Gustavo Adolfo García Arango, publicado en 2010 por la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Oriente, en Medellín.

La mayoría de las personas que ofrecen sus órganos en donación-venta oscila entre 20 y 39 años y se encuentra en una situación económica delicada. El órgano que más se ofrece es el riñón y se piden de 250 mil a 600 mil pesos. A esto hay que sumar los costos del trasplante y la recuperación del donador y del receptor tras la cirugía, así como los estudios previos y posteriores, con lo que los gastos de la operación llegan a 1.5 millones de pesos.

Una alerta emitida en 2008 por el CETOT confirma que en Jalisco se han detectado las transacciones ilegales de órganos, específicamente de riñones, a través del internet. El comunicado precisa que el artículo 462 de la Ley General de Salud contempla como delito grave la donación o trasplante que se realice sin atender el criterio médico o la lista de espera, por lo que se le impone penas de entre seis y 17 años de prisión.

La principal causa del tráfico de órganos por internet sigue creciendo en la entidad. A pesar del discurso optimista del gobernador Emilio González, los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social hasta 2010 establecen que 41% de la población vive en situación de pobreza o pobreza extrema, con lo cual Jalisco se sitúa como el tercer estado del país con el mayor número de habitantes en esta categoría.

Comentarios

Load More