Niega CNDH que encubra a la Policía Federal en caso Ayotzinapa

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis García López Guerrero, rechazó que la investigación que realiza el organismo por el caso Ayotzinapa esté orientada a encubrir la actuación de la Policía Federal (PF) en los hechos donde dos estudiantes fueron asesinados a tiros durante el desalojo violento del 12 de diciembre.

No obstante, el funcionario de la CNDH reiteró que tienen la certeza de que la trayectoria de los balazos que asesinaron a los normalistas, Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, se hicieron de poniente a oriente; es decir, del sitio donde se encontraban agentes ministeriales y policías estatales, como lo plantea el dictamen preliminar del organismo que fue presentado el lunes 9 en la ciudad de México.

“Tenemos la certeza de que los disparos salieron del lugar donde estaban ubicados los policías ministeriales, con un alto nivel de posibilidad, incluso, de que hayan sido ellos los que dispararon y que provocaron en un momento dado la muerte de los compañeros y otras lesiones”, indicó.

Lo anterior durante un recorrido que realizó este viernes personal de la CNDH, encabezado por García López, en la sede de la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayoztinapa, ubicada en la cabecera municipal de Tuxtla, a 15 minutos de esta capital rumbo a la región de La Montaña.

Los funcionarios del organismo documentaron las condiciones en las que viven los normalistas en la exhacienda convertida en plantel escolar que funciona bajo la modalidad de internado para varones, y que alberga a cerca de 520 estudiantes de regiones marginadas de la entidad.

En el lugar, los dirigentes del movimiento normalista, que demandan juicio político contra el gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero y el esclarecimiento pleno del crimen de sus compañeros, presentaron al visitador de la CNDH una copia del pliego petitorio que previamente entregaron al gobierno estatal y que, debido a que no fue atendido por las autoridades locales, se convirtió en el detonante de la protesta que fue reprimida violentamente el 12 de diciembre.

Al final del recorrido por algunas aulas habilitadas como precarios dormitorios, los normalistas y los funcionarios de la CNDH se reunieron a puerta cerrada en un salón de clases donde se recabaron once testimonios de estudiantes que fueron detenidos y golpeados por policías durante el desalojo, con el objetivo de seguir con el proceso de reconstrucción de los hechos.

Previamente, el visitador de la CNDH rechazó que el dictamen preliminar presentado el lunes pasado, trate de proteger a los policías federales, como lo ha denunciado el exprocurador de Justicia, Alberto López Rosas, quien descalificó el documento del organismo porque, a su juicio, “no profundiza en la verdad histórica” y sólo se basa en “supuestos”.

“De ninguna manera. Reiterada y categóricamente le digo que no”, respondió el funcionario de la CNDH al ex iscal guerrerense.

Recordó que el informe preliminar de la CNDH indica que los primeros en llegar al lugar del desalojo fueron los agentes federales, quienes son señalados de propiciar los hechos de violencia.

Incluso, no descartó que los policías federales hayan sido causantes de los disparos que lesionaron a los normalistas, Edgar David Espíritu Olmedo, Juan Alberto Álvarez Adame y Rubén Eduviges Coctololo.

Sin embargo, dijo que el resultado final de la investigación del organismo se dará a conocer en 40 días aproximadamente.

Luego, García López dijo que a más de un mes de ocurridos los hechos trágicos, hay 31 personas agraviadas; tres fallecidos; una persona torturada y toda una comunidad ofendida por este suceso, “y no hay un solo servidor publico sujeto a un proceso penal”, reprochó el funcionario de la CNDH.

 

Comentarios

Load More