Tras dimes y diretes, ofrece Camacho Solís disculpa pública a Alejandro Rojas

MÉXICO, D.F. (apro).- A su llegada a esta ciudad procedente de España, el exsecretario de Turismo del Distrito Federal, Alejandro Rojas Díaz-Durán, exigió al coordinador del Diálogo por la Reconstrucción de México (DIA), Manuel Camacho Solís, una disculpa pública por haberlo tachado de imprudente y de enredar el proceso interno de la izquierda para definir al candidato a jefe de Gobierno, al declarar en Madrid que tenía información de que un “marcelista” gobernaría la Ciudad de México.

Tras la difusión de esas declaraciones, que provocaron una airada reacción del equipo de Alejandra Barrales, al punto de amagar con retirarse de la mesa de negociaciones y no reconocer el resultado de la consulta, Camacho Solís tuvo que dar la cara a la prensa y acusó a Rojas de imprudente y de enturbiar el proceso de selección.

Las declaraciones del coordinador del DIA ocasionaron molestia e indignación en Díaz-Durán, quien, primero en su cuenta de Twitter y después en entrevista con Carmen Aristegui, exigió a Camacho una disculpa pública por los dichos sobre su persona.

“Vengo llegando a la Ciudad de México. Leí lo dicho por el coordinador del DIA, Manuel Camacho. Estoy sorprendido con él. Con respeto, pero con firmeza, le exijo una disculpa pública, porque me ha insultado, ofendido, calumniado, ocasionándome daño moral y político. Y no se lo voy a permitir” escribió.

En la entrevista con MVS Noticias, el también exdiputado federal afirmó que Camacho lo hizo objeto de un linchamiento político sin saber los detalles de lo que realmente había pasado, y más: aseguró que el exregente capitalino no tenía calidad moral para descalificarlo.

“Me molesta porque no tiene calidad moral, porque yo me referí a una encuesta pública. Sí cometí el error, pero no enredé las cosas porque yo no soy nadie para enredar las cosas de la izquierda, yo siempre he sido de izquierda, él no.

“No le voy a permitir a Manuel Camacho que me caiga una andanada de desprestigio y de difamación porque para mí es una calumnia. Me está ocasionando daño moral y político, porque yo el único error que cometí y ya lo pagué renunciando a mi cargo”, sostuvo.

Aristegui le preguntó luego si esas declaraciones significaban una ruptura entre él y su “padre político”, dado que su trayectoria política ha estado históricamente ligada a Marcelo Ebrard y la de éste a Camacho.

Enfático, Rojas, respondió:

“Yo nunca he sido empleado de Manuel Camacho, jamás. Mi tutor político, mi primer maestro político fue Porfirio Muñoz Ledo y mi aliado político, con el que he hecho una trayectoria personal es con Marcelo Ebrard”, afirmó.

–Y Marcelo con Camacho– le reviró la periodista.

Rojas asintió pero le recordó que él siempre ha estado en la izquierda que, incluso, en el año 2000, cuando él, Marcelo y Camacho fundaron el partido Centro Democrático, él propuso que declinaran a favor de Andrés Manuel López Obrador en la contienda por el GDF y Camacho se opuso, pero le ganaron en una votación interna. “Estamos tal vez en lo mismo pero no somos iguales”, enfatizó.

Le recordó a Camacho:

“Él no debió expresarse así, que recuerde que yo lo apoyé cuando ni siquiera le levantaban el teléfono. Me debe más que una disculpa pública, debe reivindicar mi persona pública y mi posición política porque no voy a permitir que porque sea el coordinador del DIA tenga la autoridad moral de criticarme.

“Es un hombre inteligente y con trayectoria, le pido con respeto pero con firmeza que me dé una disculpa pública”, le pidió.

En el mismo noticiero, Camacho ofreció una disculpa pública al extitular de Turismo del DF y reconoció que cometió el error de haber descalificado a Alejandro Rojas sin haber hablado y aclarado personalmente con él las declaraciones hechas a Reforma.

“Sí estoy sinceramente apenado que se haya dado esa interpretación. Me parece que él está en todo su derecho en buscar una aclaración y le pido una disculpa pública si lo que yo dije él lo interpretó como él ha interpretado”, lamentó.

Incluso, rectificó todo lo dicho por Alejandro Rojas sobre su pasado político.

“Todo lo que dijo del pasado, de que él me ayudó en un momento muy difícil de mi vida cuando tenía un enfrentamiento fuerte con el gobierno de Ernesto Zedillo, es cierto.

“Alejandro Rojas fue el único diputado que me defendió cuando se reformó la Constitución para que yo no pudiera participar en las elecciones. Yo no voy a olvidar todas esas cosas buenas que tuvo Alejandro para con mi persona”, reconoció.

Sin embargo, le pidió comprensión pues las declaraciones publicadas por Reforma ocasionaron un problema con Alejandra Barrales, quien alegó irregularidades en el proceso interno.

“Yo cometí dos errores, una que yo no hablé personalmente para tener todos los detalles, pero también le pido que me entienda que estaba en una circunstancia muy complicada y no podía abrirse ninguna posibilidad de que se pensara que era cierto lo que se leyó en el comunicado de Reforma y pudiera darse una mala interpretación.

“A mí no me cuesta ningún trabajo pedir una disculpa por haber dicho algunos adjetivos que eran innecesarios, el solo hecho hubiera sido suficiente, uno a veces también comete errores en la vida”, reconoció.

Añadió que no discutirá con Rojas todo lo que dijo sobre el pasado “porque tiene razón prácticamente en todo lo que dice” y se refirió a Rojas como un gran orador, político y amigo que todavía tiene mucho que dar, por lo que adelantó que, una vez que hable con él, espera que pueda participar en el proyecto nacional, para apoyar la campaña de López Obrador.

La periodista le preguntó si fue injusto que Rojas fuera cesado de su puesto por el revuelo que causaron sus declaraciones, a lo que Camacho contestó:

“Yo creo que hay un momento en que se tienen que tomar decisiones, finalmente no había manera de convencer a la otra parte (a Barrales) si no se tomaba una decisión fuerte, ella cómo iba a saber que era cierto si no había una decisión fuerte”, apuntó.

Durante su entrevista con Aristegui, el exsecretario de Turismo, quien llegó hoy a la Ciudad de México, afirmó que buscará a Ebrard, “mi jefe político”, para aclarar lo sucedido y reiterarle su lealtad, compromiso y vocación.

“Yo creo que lo merezco de parte de Marcelo Ebrard, por 20 años de trabajo político, en donde he contribuido mucho más a este proyecto que cometido errores. Yo confío en su sensibilidad política, en la amistad y en la inteligencia”, finalizó.

Comentarios

Load More