AMLO: si no gano, ¡a la chingada!

MÉXICO, D.F. (apro).- El precandidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, reveló que se “irá a la chingada” si el resultado de la elección presidencial del próximo 1 de julio no le favorece, y reconoció que ya “está cansado y tiene menos vigor que hace seis años”.

En una reunión privada con empresarios inmobiliarios efectuada ayer en un lujoso hotel de Paseo de la Reforma, parte de cuya versión fue escuchada por los reporteros, el exjefe de Gobierno del Distrito Federal confió también que después del 2006 llegó a tener “más negativos” que Elba Esther Gordillo y Carlos Salinas de Gortari.

Durante el encuentro, en el que presumió que es el único político que conoce los más de 2 mil municipios en que se divide el país, el tabasqueño recordó incluso a uno de sus interlocutores una confidencia que le había hecho en una cena privada realizada en 2006:

“¿Te acuerdas que en tu casa te dije que si la elección era limpia y libre y perdía me iba ir yo a la chingada? ¿Te acuerdas? Sí, ahora sí. Es que tengo una quinta…”.

Hasta ahí pudieron escuchar los reporteros la intervención de López Obrador.

Luego, César Yáñez recordaría que el aspirante presidencial se refería a La Chingada, un rancho que le heredaron sus padres y que se localiza en Palenque, Chiapas.

Al término de la reunión se le preguntó al tabasqueño sobre lo dicho con los empresarios.

–¿Y eso de que, ahora sí, si pierde se va a ir a la chingada? –se le preguntó.

–No, yo no dije eso.

–Está grabado, le reviró una reportera.

–Se supone que era una reunión cerrada, ¿no? –reclamó.

Ante la insistencia, exclamó: “Yo no sé si está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua esa palabra, pero yo no la voy a repetir, ¿eh? Públicamente, no”.

Y aseguró que se encuentra “feliz, contento, de buenas, sin odio, ni rencores”.

Los reporteros que cubren sus actividades insistieron si se retiraría después de los comicios y el tabasqueño respondió que “no ha pensado en ese tema”, que él se encuentra trabajando para ganar la Presidencia de la República.

Antes de ese comentario polémico, López Obrador había dicho durante la ronda de preguntas:

“Hay gente que no me conoce, que nunca me ha visto, entonces ando ahora en una labor que le llaman los encuestólogos quitar negativos.

“Yo traía después de 2006, con esa campaña, traía yo un rechazo casi de 40 por ciento. ¡El 40 por ciento! Más que Elba Esther, más que Salinas, porque nadie ha sido tan atacado como yo desde hace muchos años.

“Entonces, poco a poco, y eso porque les fue mal, si les ha ido bien, si hubieran gobernado medianamente, más o menos, el estigma no me lo quito nunca, porque además luego de 2006 le siguieron, porque no era nada más que yo no llegara a la Presidencia, era borrarme, entonces el tiempo, la realidad, nos ha ido dando la razón y eso ha ayudado, pero no ha sido fácil…”.

El encuentro de López Obrador con empresarios fue organizado por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), que agrupa a cerca de 60 importantes empresarios del país, entre ellos el director general del Danhos, Jorge Gamboa de Buen, quien se encargó de la construcción de la Torre Bicentenario.

También el empresario Gaspar Rivera Torres, de Grupo Frisa; Marcos Fastlicht, padre de la esposa de Emilio Azcárraga Jean; Jaime Alverde, de Grupo Gigante, así como Alejandro Allende de Grupo Copri, constructores de la Supervía Poniente.

Comentarios

Load More