Escala violencia con ejecuciones, decapitaciones y “encostalados”

MEXICO, D.F. (apro).- Al menos 18 personas perdieron la vida en seis entidades del país, entre ellas el director de la policía del municipio mexiquense de Jaltenco, en hechos presuntamente vinculados al crimen organizado.

Autoridades del Estado de México confirmaron que el director de la policía de Jaltenco, Alejandro Payné Tapia, y su escolta, Manuel Torrijos, fueron asesinados de varios disparos de arma de fuego cuando circulaban a bordo de una patrulla en el camino Melchor Ocampo-Jaltenco, aledaño al Gran Canal.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana mexiquense informó que la ejecución se produjo poco después de las 23:00 del lunes 20, cuando el jefe policiaco iba a bordo de la unidad 1046.

Presuntamente, el director de la policía fue interceptado por varios sujetos que viajaban en dos autos, quienes le dispararon en múltiples ocasiones con armas calibres 7.62 y .9 milímetros y los que se dieron a la fuga.

En Nuevo León, un comando ejecutó esta mañana a cinco taxistas que tenían sus unidades estacionadas en una base al norte de Monterrey, informó esta mañana una fuente del gobierno estatal.

El múltiple asesinato se registró a las 9:30 en la central de autos de alquiler del centro comercial Soriana, ubicado en el cruce de las calles Luis Donaldo Colosio y Cabezada, en el popular sector conocido como ciudad Solidaridad.

Los cuerpos quedaron sobre el pavimento del estacionamiento, a un lado de sus vehículos.

Las víctimas fueron identificadas como Roberto Cortines Quistián, de 39 años; José Constantino Hernández Vallejo, de 30; Roberto Quiñones Robles y Luis Alberto Tinoco González, de 27, y Rubén Ángel Montes Solís, de 33 años.

Este homicidio múltiple ocurre durante una racha en la que grupos delincuenciales ubican a trabajadores del volante y los acribillan, ya sea en sus bases o cuando circulan en las calles.

Antes de estos homicidios, el 8 de febrero, en la colonia Valle de Santa Lucía fueron asesinados tres trabajadores del volante.

En el exterior de la estación del metro de San Bernabé fueron atacados a balazos tres choferes que esperaban pasaje.

En el hecho murieron dos y uno resultó gravemente lesionado.

A unas cuadras de ahí y a la misma hora, en la colonia Estación Municipal un taxista fue interceptado, obligado a bajar de su coche y asesinado de un balazo en la cabeza.

En Benito Juárez, 20 kilómetros al oriente de Monterrey, fue encontrado, la noche del lunes, el cuerpo decapitado de un hombre.

El hallazgo ocurrió cerca de la medianoche en el cruce de Napoleón Gómez Sada y sección 1477 de la colonia Villas Sol.
Vecinos reportaron olores fétidos en una finca abandonada donde fue encontrado el torso con la cabeza desprendida.

En otro hecho de violencia en Monterrey, un cabecilla del cártel del Golfo y dos de sus cómplices fueron asesinados en el penal de Topo Chico, un día después de haber ingresado al centro penitenciario, informó esta mañana el vocero de seguridad del estado, Jorge Domene Zambrano.

En entrevista, precisó que los muertos son Alan Josué González Rojas, de 24 años; Jorge Eduardo González Salas, de 32, y una mujer, Dewin Vianey Rojas Martínez, de 28.

Los tres habían sido detenidos el 31 de enero y presentados el 2 de febrero por la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI).

Mientras tanto, en el estado de Guerrero, un comando ejecutó a dos agentes de la Policía Ministerial Estatal (PME) que se desempeñaban como escoltas del subprocurador de Justicia, César de los Santos Mendoza, indican reportes oficiales.

El hecho se registró cerca de las 6:30 sobre el encauzamiento del río Huacapa, a unos metros de la sede de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), al norte de Chilpancingo.

Según informes preliminares, los dos agentes se desplazaban sobre la vía, a bordo de un auto oficial, cuando fueron interceptados por un grupo armado en las inmediaciones del penal capitalino y se desató una balacera que se prolongó por varios minutos.

Los escoltas del subprocurador prácticamente fueron acribillados.

Autoridades informaron que uno de los agentes fue identificado como Osiris Pérez López; del otro asesinado sólo se dijo que era elemento de nuevo ingreso.

En el lugar, las autoridades ministeriales encontraron varios casquillos percutidos de armas AR-15 y AK-47, refieren los reportes oficiales.

En Sinaloa, dos personas fueron asesinadas a balazos en las inmediaciones de Campoa, municipio de El Fuerte, la mañana de este martes 21, informó la Policía Ministerial del Estado (PME).

Las víctimas no han sido identificadas y una de ellas estaba semidesnuda. Los homicidas colocaron un mensaje intimidatorio, cuyo contenido no fue revelado por la PME.

En el lugar, los agentes encontraron dos casquillos calibre 9 milímetros. El hallazgo fue en una zona cercana a la comunidad de Camajoa, al norte de la entidad.

En Bahía de Banderas, Nayarit, una balacera entre integrantes de la delincuencia organizada y la policía dejó el saldo de un civil muerto, reportaron autoridades estatales.

Los reportes informan que cerca de las diez de la noche del lunes, dos sujetos que conducían motocicletas por el boulevard Tepic Xalisco, frente al Centro de Estudios Tecnológico e Industrial 100 (CETIS), se toparon con agentes estatales a quienes comenzaron a disparar con armas de alto poder.

Luego de ello, los agentes repelieron la agresión y lesionaron a uno de los atacantes, quien fue trasladado a un hospital y el que más tarde falleció y fue identificado como Omar Mendoza, El Chivo.

En Zamora, Michoacán, pese a la inusitada presencia de fuerzas federales, los homicidios persistieron en la entidad.

Este martes en el Potrero de Lagunilla, junto al puente “del Patrón”, del vecino poblado de Tanhuato, se encontraron dos personas ejecutadas y “encostaladas’.

Elementos de la Dirección de Seguridad Pública (DSP) de esa población señalaron que rumbo a la presa, junto al señalado puente, encontraron en dos costales los cuerpos de un hombre y una mujer, quienes murieron a consecuencia de las lesiones producidas por disparo de arma de fuego.

Ambos presentaban un orificio en la cabeza, desconociéndose qué tipo de arma fue utilizada para privarlos de la vida, debido a que en el lugar no se encontró cascajo alguno. Ninguno de los cuerpos traía identificación, por lo que se desconoce su identidad.

Y en los límites de Quintana Roo con Campeche, tres encapuchados asaltaron un autobús de pasajeros. Los delincuentes dispararon contra el parabrisas de la unidad para obligar al conductor a detenerse, reportó la Policía Judicial estatal.

El atracó ocurrió en las primeras horas de este martes en la zona quintanarroense conocida como Cerro del Pavo, cuando el autobús con destino a Cancún fue interceptado por los delincuentes, quienes empezaron a alumbrar con sus linternas al chofer de la unidad 382, con 18 pasajeros a bordo.

Los asaltantes abordaron el autobús portando armas de fuego, amenazando al conductor para que llevara la unidad a una brecha donde todos los pasajeros fueron despojados de sus pertenencias.

Consumado el atraco, los tres sujetos huyeron internándose en el monte, sin que haya rastros de su paradero.
En el autobús, los agentes judiciales encontraron un impacto de bala, al parecer calibre 45. No se reportaron lesionados.

Comentarios

Load More