Responde Bartlett y se defiende: “Yo no califiqué elecciones del 88”

PUEBLA, Pue. (apro).- El exgobernador Manuel Bartlett Díaz dijo que no tiene por qué aclarar su participación en la “caída del sistema” que, supuestamente, ocurrió en las elecciones de 1988, porque no fue a él a quien le correspondió calificar en ese entonces los comicios, ni hacer el cómputo.

“Yo no califiqué las elecciones”, recalcó en una entrevista con Radio Tribuna el ahora precandidato al Senado del Movimiento Progresista, en respuesta a la solicitud que hizo el excandidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Ayer, en Guadalajara, Cárdenas declaró que “sería muy sano” que el exsecretario de Gobernación y exgobernador de Puebla platicara “cuál es su versión de los hechos”.

El excandidato presidencial consideró que sería conveniente no sólo que Bartlett diera su punto de vista de sus responsabilidades, “que seguramente las cumplió, las que tenía él formalmente, sino cómo vivió aquellos días, qué sabe de esos días, qué sabe de lo que hicieron o no otras personas, qué sabe de las instrucciones que dio el entonces presidente de la República, a quien se las haya dado en relación al manejo del proceso electoral”.

Hoy, 24 años después de esos hechos, Bartlett alegó que su papel en las elecciones fue como secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral, pero no estaba en sus funciones “calificar la elección, ni hacer el cómputo”.

Recordó que esa función recaía, de acuerdo con la ley vigente en aquellos años, en el Colegio Electoral de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

“Cuando se habla de que se cayó el sistema se habla de computación y que se había apagado o dejado de funcionar (las computadoras); pero antes no se votaba ni se vota ahora por computadora”, manifestó.

El exmandatario poblano aseguró que la versión de “la caída del sistema” fue acuñada por el panista Diego Fernández de Cevallos, y que al paso de los años se ha usado reiteradamente cuando se le quiere fincar a él alguna responsabilidad. “Porque es con lo único que pueden atacarme”, apuntó.

Dijo que el caso se “retoma” ahora porque hay “pánico” de que regrese al Congreso de la Unión.

“Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones y sus compinches salen a recitar esa misma versión; es fácil reflexionar: tienen miedo, pánico que de llegue al Senado a servir a los intereses nacionales”, declaró, “quieren títeres en el Senado para seguir entregando el país como lo han hecho”.

En 1991, en la Cámara de Diputados, el panista Diego Fernández de Cevallos, coordinador de la fracción legislativa de su partido, avaló que las boletas de la elección de 1988 fueran quemadas, con lo cual, bloqueó cualquier posibilidad de confirmar o desechar las denuncias de fraude que hizo reiteradamente Cárdenas Solórzano.

“Nadie podría beneficiarse con escudriñar papeles que nada dicen y menos significan; la bancada panista acepta que se destruyan esos míticos papeles”, justificó entonces.

Comentarios

Load More