Aguirre emplaza a Torreblanca a probar acusaciones de corrupción

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero emplazó a su antecesor, Zeferino Torreblanca Galindo, a que compruebe sus acusaciones de corrupción y nepotismo “ostensible e inmoral” que hizo esta semana sobre la actual administración, y lo instó a que presente las denuncias correspondientes.

En el caso de su sobrino, Igor Aguirre Vázquez, exdirector administrativo de la Promotora de Playas de Acapulco, que carga a cuestas una acusación por presunto desvío de recursos, el Ejecutivo refirió que su familiar “tendrá que ser sancionado”, en caso de que se demuestre su responsabilidad.

“Si no aplicamos la ley pareja, entonces el propio gobernador, la estaría violentando”, expresó Aguirre.

Entrevistado este viernes durante una gira de trabajo en Acapulco donde recorrió colonias populares y anunció la implementación de programas sociales para revertir la situación de violencia que prevalece en el puerto, Aguirre criticó la ausencia de la delegación estatal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

“Si queremos disminuir la violencia en estas colonias un poco, equiparándolas con las favelas de Brasil, tenemos que traer deporte, recreación, cultura, y mejoramiento de vivienda y servicios públicos. Lamentablemente veo la ausencia de algunas dependencias federales, no veo a la Sedesol; no veo qué está haciendo la delegación cuando debe alinear las acciones con el gobierno estatal”, reprochó.

El gobernador Aguirre cerró esta semana en medio de denuncias por el nepotismo que impera en su administración, así como por presuntos actos de corrupción cometidos por sus familiares y colaboradores.

Por un lado, el director del organismo público descentralizado, Promotora y Administradora de Playas de Acapulco, Rogelio Hernández Cruz, denunció que el sobrino del gobernador desvió cerca de tres millones de pesos.

Además, refirió que falsificó su firma para retirar dinero de una cuenta mancomunada; de esos recursos, dijo, destinó más de dos millones de pesos a comercializadoras de su esposa y familiares en una supuesta compra de productos que nunca se entregaron.

Por si fuera poco, comentó que el sobrino de Aguirre se niega a entregar información financiera para comprobar los ingresos de fiscalización local y que a pesar de que informó al Ejecutivo estatal sobre estas irregularidades, nada se había hecho para investigar y sancionar a Igor Aguirre Vázquez, quien actualmente forma parte del equipo de campaña de Ángel Aguirre Herrera -hijo del mandatario- y actual diputado federal con licencia y precandidato a diputado local por el PRD.

Por su parte, el exgobernador Zeferino Torreblanca reapareció el miércoles 7 en esta capital para criticar el “ostensible e inmoral” nepotismo de la actual administración estatal y afirmar que Aguirre, “no es corrupto, sino muy corrupto”.

Además, Torreblanca afirmó que después de los hechos violentos del 12 de diciembre, cuando dos estudiantes fueron asesinados a tiros durante un desalojo de normalistas, el gobierno de Aguirre “jamás podrá tener la fuerza que se requiere para gobernar Guerrero”.

Al respecto, el gobernador Aguirre le reviró a su antecesor: “Es un crimen ser corrupto y lo es más cuando se le roba algo a un estado tan pobre como a Guerrero”.

Luego, en tono ambiguo, dijo que todos los guerrerenses están obligados a denunciar cualquier situación irregular; sin embargo, advirtió que si alguien hace un señalamiento lo debe acreditar, porque de lo contrario incurre en un delito.

Sobre el mismo tema de corrupción y nepotismo, Aguirre afirmó que en su administración “no habrá intocables”; y dijo que se aplicará la ley “parejo”.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso