Condena CIDH crimen de la activista Agnes Torres

MEXICO, D.F. (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el asesinato de la activista transgénero, Agnes Torres Sulca, cuyo cuerpo con signos de tortura fue descubierto el sábado 10 en una barranca del Puebla.

En el contexto del 144 periodo ordinario de sesiones de la CIDH, el organismo regional exhortó al gobierno mexicano a “investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables”.

Recordó que Torres Sulca “contribuía con diversos colectivos y, entre otras acciones de reivindicación, participó en la promoción de iniciativas de ley ante el Congreso de Puebla”.

En un comunicado, la CIDH recomendó al Estado mexicano “abrir líneas de investigación que tengan en cuenta si el asesinato de la señora Torres fue cometido en razón de su identidad de género y/o en razón de su labor de defensa de los derechos humanos” de los colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (LGTBI).

El homicidio de Agnes Torres, apuntó el organismo de la OEA, debe obligar al Estado mexicano a “adoptar en forma inmediata y urgente todas las medidas necesarias para la debida protección de los derechos humanos de las personas LGBTI y de quienes defienden sus derechos”.

La CIDH también recordó al gobierno de Felipe Calderón que “los defensores de las organizaciones que promueven los derechos de las personas LGBTI desempeñan un rol fundamental en la región, tanto en el control social del cumplimiento de las obligaciones estatales como, en general, en el proceso de promoción de los derechos humanos de las personas LGTBI”.

Retomó además el Segundo informe sobre la situación de las defensoras y los defensores de derechos humanos de las Américas, en el que el organismo “destacó la gran cantidad de información recibida sobre asesinatos, amenazas y criminalización de las actividades de defensores y defensoras de las personas LGBTI, así como sobre la ausencia de un enfoque diferenciado para la investigación de las violaciones de sus derechos humanos”.

Según la CIDH, los asesinatos de defensores LGBTI suelen ser reducidos a “crímenes pasionales”, sin que se abran “líneas de investigación lógicas que tengan en cuenta si el delito fue cometido en razón de la identidad de género u orientación de la víctima”.

Recordó que las agresiones contra defensores como “represalia a su actividad” provocan entre quienes tienen las mismas actividades “un efecto amedrentador”, mientras que por parte del Estado se soslaya que el trabajo de este sector es “esencial para la construcción de una sociedad democrática, sólida y duradera y tiene un papel protagónico en el proceso para el logro pleno del estado de derecho y el fortalecimiento de la democracia”.

Load More