Desconoce Iglesia que haya víctimas de curas pederastas en México: arzobispo Aguiar

MÉXICO D.F. (apro).- La jerarquía católica mexicana desconoce que existen víctimas de abusos sexuales del sacerdote Marcial Macial y de otros curas, por ello no programó una reunión entre éstas y el Papa Benedicto XVI durante su visita de tres días al país, justificó el arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes.

En tanto, la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México declaró “persona non grata” a Benedicto XVI por “solapar” la pederastia de los curas y porque su visita al país tiene fines electorales para “favorecer a la ultraderecha”.

“No sabemos quiénes son”, dijo Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), quien agregó que las víctimas no solicitaron algún encuentro con el líder de la Iglesia católica. Además, la conferencia no puede “asumir un liderazgo de algo que no conoce”.

Entrevistado en León, Guanajuato, el arzobispo consideró que las víctimas no solicitaron reunirse con el Papa por temor a las “cámaras”.

“Persona non grata”

Mientras tanto, en el Distrito Federal, integrantes de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México declaró “persona non grata” a Benedicto XVI y lo acusaron de intervencionismo en el proceso electoral mexicano.

Frente a la representación de Guanajuato en el Distrito Federal, vestidos con sotanas negras, reprobaron que el gobierno del estado que encabeza Juan Manuel Oliva haya gastado varios cientos de millones de pesos para organizar la visita de Benedicto XVI, en lugar de invertirlos para resolver el problema de la pobreza y el aborto.

“Es un atrevimiento traer al representante de la Iglesia católica en el mundo tan sólo a unos días del inicio formal de las campañas electorales. No puede llamarse simple coincidencia. El gobierno que encabeza el panista Felipe Calderón sabe muy bien lo que significa esto. Es un acto de deshonra pretender explotar de manera cínica y con fines políticos la religiosidad de millones de creyentes”, denunció  Adriana Jiménez Patlán, coordinadora de la Red.

Consideró como una “vergüenza” que en un Estado laico se invite a una persona que ha promovido una lucha contra el condón, que criminaliza a las mujeres que deciden sobre su sexualidad, que atenta contra los derechos de los homosexuales.

También calificaron como un acto de hipocresía que se invite al Papa cuando el Vaticano se ha dedicado a proteger a los “curas pederastas católicos”. En ese sentido, recordó el caso de Marcial Maciel que, aunque fue separado de su cargo, jamás fue castigado.

Al finalizar la protesta, una comisión entregó una carta ante la representación de Guanajuato en México en la que exigen transparentar los recursos gastados en la visita del Papa y den una explicación sobre las mujeres encarceladas por abortar

Tolerancia a “grupúsculos”: Arizmendi

En tanto, en San Cristóbal de las Casas, el obispo Felipe Arizmendi Esquivel, exhortó a sus feligreses a “perdonar y tolerar a los grupúsculos” que ante la visita del Papa Benedicto XVI “se aprovechan para hacerse publicidad insultándolo”.

Les pidió no perder de vista que el objetivo del pontífice es “alentar a los mexicanos católicos ante su crisis de fe”.

El obispo dio a conocer la carta “Benedicto XVI y nuestra crisis de Fe”, en la que razona sobre la visita del sumo pontífice a México, programada para la tarde de este viernes 23 de marzo.

“La intención del Papa es confirmarnos en la fe, alentarnos hacia una fe recia; pero depende de la disposición de cada quién para dejarse iluminar. Para quienes no quieren cambiar ni cuestionar su vida desordenada, su visita es intrascendente, anecdótica, transitoria, e incluso para algunos grupos beligerantes, ocasión para ofenderlo y mofarse sin respeto ni educación”, señaló (Con información de Isaín Mandujano)

Comentarios