Este es el “sexenio de la infraestructura”, presume Calderón

MANZANILLO, Col., (apro).- Con una inversión superior a 3 mil millones de dólares, el Proyecto Integral Manzanillo fue inaugurado este día por el presidente Felipe Calderón, quien manifestó que con este complejo el país se está poniendo a la vanguardia en el uso de gas natural y se está modernizando el sector energético de México.

El conjunto de obras, que consta de una terminal de gas natural licuado (TGNL), un gasoducto de Manzanillo a Guadalajara, la reconversión de combustible de la central termoeléctrica, un libramiento ferroviario y otro carretero, dará “un nuevo  y vigoroso impulso a toda la economía del centro-occidente del país”, señaló Calderón Hinojosa.

Acompañado del gobernador Mario Anguiano Moreno, de sus principales colaboradores del sector energético y de los directivos del consorcio coreano KMS —constructor dela TGNL—, el presidente no dudó en calificar al Proyecto Integral Manzanillo como la obra de su sexenio.

“Al inicio de mi gobierno –recordó– me comprometí a que éste sería el sexenio de la infraestructura, y ya lo es. Este es el sexenio de la infraestructura y ésta, probablemente, es la obra del sexenio de la infraestructura, el Proyecto Integral de Manzanillo”.

Pero fue más allá: “Estamos, sin lugar a dudas, poniendo en operación el proyecto de infraestructura y energético más importante que se haya hecho en décadas en el país”.

Afirmó que el Proyecto Integral Manzanillo es una parte fundamental del Programa Nacional de Infraestructura que presentó en 2007, pues con él se garantiza que no sólo Manzanillo, sino todo el centro-occidente del país cuente con el gas natural y la energía eléctrica necesarios para dar un nuevo impulso a la industria.

A lo largo de su discurso de más de 30 minutos, ofrecido desde un templete ubicado al pie de las instalaciones de la planta regasificadora, adonde llegó a bordo del helicóptero presidencial, Felipe Calderón no escuchó los reclamos de decenas de pescadores que se manifestaron con pancartas a unos dos kilómetros de ese lugar.

Los inconformes, cuya fuente de trabajo erala Lagunade Cuyutlán, protestaron por el incumplimiento de compromisos de parte dela ComisiónFederalde Electricidad (CFE), pero no pudieron acercarse al sitio donde se realizó el acto oficial, pues lo impidieron elementos de seguridad.

Según Calderón Hinojosa, el funcionamiento de la planta regasificadora, que trabajará con gas natural importado de Perú, reportará “ventajas enormes” en términos de potencial de desarrollo económico y social.

Refirió que se manejará un volumen diario de 500 millones de pies cúbicos de gas, que en un primer momento abastecerán a la central termoeléctrica de Manzanillo y a las centrales que tienela CFEen Jalisco, a donde será enviado el energético a través del nuevo gasoducto a Guadalajara, con una longitud de318 kilómetros, y posteriormente la planta estará en condiciones de ofrecer gas natural a otras industrias y a los consumidores.

La planta regasificadora, cuya sección más destacada son los tanques de almacenamiento, “incorpora la tecnología más avanzada en el mundo para el manejo y procesamiento de gas natural”, mencionó el Ejecutivo federal.

La disponibilidad de gas natural, abundó Calderón, no sólo va a  beneficiar a la CFE, sino que “representa un cambio estructural que va a elevar las posibilidades de desarrollo económico y social de Manzanillo, de todo Colima y toda esta parte centro-occidente del país, por eso es tan relevante”.

En alusión a las críticas generadas en su momento, cuando el gobierno federal adjudicó a la empresa española Repsol un contrato de 15 años (considerado desventajoso para el país) para el abastecimiento de gas natural, Calderón Hinojosa aprovechó su discurso de hoy para asegurar que la licitación “fue un proceso muy bien diseñado, estricto, que permitió una subasta”.

Como resultado, dijo, “se alcanzó un precio altamente competitivo y conveniente para los mexicanos; eso va a representar mucho mayor ahorro para las finanzas públicas y mayor ahorro para las empresas que utilicen gas que provenga de esta regasificadora”.

Además, en clara alusión a las denuncias de los últimos años de grupos ambientalistas, en el sentido de que las obras causaron un grave daño ala Lagunade Cuyutlán, el presidente aseguró que los trabajos se realizaron “con estricto apego a los más altos estándares factibles, a los más altos estándares de respeto al medio ambiente”.

Expuso: “El manglar enla Lagunade Cuyutlán no sólo no se reducirá con esta obra, sino que se incrementará, y para ello opera un vivero, que va a recuperar decenas de hectáreas de manglar que se habían perdido, por la pérdida de agua que tuvola Lagunade Cuyutlán durante tanto tiempo”.

Y concluyó: “Ahora, con la mayor ampliación y profundidad del Canal de Tepalcates, el intercambio de agua marina entre el mar y la laguna va a ser mucho más fluido, con lo cual hay más posibilidades de recuperación de la vida, de la flora y de la fauna enla Lagunade Cuyutlán”.

 

Comentarios

Load More