Con amenazas, el narco echa abajo candidaturas de la izquierda

MÉXICO, D.F., (apro).- La coalición “Movimiento Progresista” denunció que más de una docena de sus candidatos a puestos de elección popular han sido amenazados por el crimen organizado.

En la reunión que representantes de dicho grupo político sostuvieron recientemente con el titular de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Poiré,  se documentaron los casos de siete entidades, según revela el diario Reforma en su edición impresa de este miércoles.

Se trata de los estados de Quintana Roo, Guerrero, Durango, Nuevo León, Jalisco, Morelos y Michoacán.

De acuerdo con la denuncia hecha por los dirigentes de los partidos PRD, Jesús Zambrano; PT, Ricardo Monreal, y Movimiento Ciudadano, Luis Walton, y el coordinador del Diálogo por la Reconstrucción de México, Manuel Camacho Solís, en Quintana Roo, uno de sus candidatos se vio obligado a renunciar después de que un familiar fue secuestrado.

La condición para liberarlo, dijeron, fue que abandonara la contienda.

En Guerrero, las amenazas alcanzaron a los candidatos de la región de Tierra Caliente, Chilpancingo y Acapulco. En los dos primeros municipios, dos candidatos se encuentran desaparecidos, luego de ser amenazados de muerte.

Además, en Acapulco, un aspirante decidió sacar de la entidad a su familia ante las advertencias de sufrir atentados si no abandonaba sus pretensiones electorales.

En Durango, a un candidato a diputado federal le advirtieron que si se inscribía en la contienda sería asesinado; lo mismo ocurrió en Tamaulipas con dos candidatos.

En Nuevo León, un aspirante a diputado federal por la zona conurbada de Monterrey recibió amenazas de muerte en su celular. En otro caso, el hermano de un candidato a alcalde fue secuestrado durante seis horas y posteriormente liberado, con la condición de que transmitiera un mensaje a su pariente para que dejara la contienda.

Otras amenazas de muerte se registraron en Michoacán contra un aspirante a diputado, dos más en Jalisco contra aspirantes a alcaldes, y una más en Morelos contra un candidato a legislador.

De acuerdo con el diario, las amenazas de muerte han sido directas o contra familiares de los abanderados, aunque en otros casos también les han exigido una “cuota” para que puedan hacer campaña.

En el caso de Nuevo León, algunos candidatos a cargos de elección popular tanto federal como local, recibieron mensajes de dos bandas delictivas, en los que les advirtieron que debían pagar “derecho de piso” para evitar que sus mítines proselitistas fueran bloqueados.

En esa entidad, de los 14 candidatos a diputados federales y senadores, cinco son empresarios y los demás regidores, exalcaldes y exlíderes estatales de partidos.

La víspera, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, ofreció a los dirigentes de los partidos de izquierda todo el apoyo del gobierno federal para garantizar la seguridad de los candidatos a puestos de elección popular durante las campañas que inician el próximo viernes 30.

En un comunicado, la dependencia informó de la reunión que Poiré Romero sostuvo con los dirigentes de los partidos de la Revolución Democrática, Jesús Zambrano; del Trabajo, Ricardo Monreal, y del Movimiento Ciudadano, Luis Walton, así como con el coordinador del Diálogo por la Reconstrucción de México, Manuel Camacho Solís, quien abordó sobre todo la seguridad de los abanderados.

De acuerdo con el texto, durante el encuentro se estableció la vía de comunicación permanente y, en caso necesario, llevar a cabo nuevas reuniones para dar seguimiento al tema.

Comentarios

Load More