Lazos financieros unen a las familias Bush y Bin Laden

PARÍS.- Thierry Meyssan es categórico: en el informe que acaba de publicar sobre los lazos financieros que unen a las familias Bush y Bin Laden no hay una sola afirmación que no esté respaldada por documentos y testimonios de primera mano.

El director de la Red Voltaire y secretario general del Partido Radical de Izquiera, que tiene a dos ministros en el gobierno encabezado por Lionel Jospin, se nota indignado:

¿Hasta cuándo se nos va a seguir hablando de ‘guerra santa’? ¿De quiénes se burlan Bush y Bin Laden cuando recíprocamente se califican de ‘mal absoluto’ y pretenden cado uno encarnar al ‘bien’? Durante 20 años, estas personas, sus allegados y sus socios se llevaron muy bien e hicieron jugosos y gigantescos negocios a nuestras expensas. Y lo siguen haciendo.

“Como lo comprobamos en nuestro informe, sobran elementos concretos y precisos que lo demuestran. Ciertamente nos hacen falta todavía más datos para entender a qué se debe su enfrentamiento actual. ¿Conflictos de intereses? ¿Una sórdida querella de ‘familias’ que amenaza con arrastrar al planeta a una tercera guerra mundial? ¿O qué más? Sea como sea, no podemos ni debemos creerles.”

-En su informe, usted explica que el Carlyle Group, que administra las inversiones del Bin Laden Group, tiene como representantes a nivel internacional a George Bush padre y al exprimer ministro británico John Major.

-Así es.

-Quizás eso fue cierto hasta el 11 de septiembre, pero…

-Nada de quizás… Eso fue cierto antes del 11 de septiembre y por lo menos hasta esta mañana (17 de octubre)  eso sigue siendo cierto.

-Usted entiende que para el más común de los mortales es difícil admitir eso…

-Los hechos son los hechos y los que se afirma en el informe es muy fácil de comprobar.

-¿En qué consiste la labor representante internacional de un grupo tan importante como el Carlyle?

-Hay dos versiones sobre la labor que Bush y Major realizna para Carlyle Group: la oficial de ese grupo y lo que afirma uno de sus exdirectivos. Según la primera, la del mismo Carlyle, esa poderosa empresa acude esporádicamente a estos dos exlíderes políticos cuando tienen que enfrentar arduas negociaciones internacionales. En lugar de utilizar a su gerente legal, envían a Bush padre y/o a Major, quienes usan todo el peso de su nombre, su fama, su trayectoria política y sus inmensas redes de contactos para impresionar a sus interlocutores y vencer a sus contrincantes. Lo que no confiesa Carlyle, pero que está ampliamente documentado, es que ambos cobran altísimas comisiones por sus intervenciones.

-¿Y la segunda versión?

– Según un antiguo alto funcionario de grupo, Bush padre y Major estarían aún más directamente implicados a la junta directiva de Carlyle sólo aparecerán públicamente para algunos grandes contratos  internacionales. En realidad, no importa tanto su grado de implicación, lo que cuenta es que intervienen oficialmente en nombre de Carlyle en numerosas oportunidades.

-En la primera parte de su informe, la Red Voltaire vuelve sobre el escándalo internacional que provocó la especulación con las acciones de las grandes compañías financieras, de aviación y de seguros afectadas por los atentados perpetrados en Nueva York y Washington.

-Efectivamente. La prensa mundial se echó sobre ese asunto durante varios días. Se anunció por todas partes que se iniciaba una investigación sin precedente sobre estas maniobras bursátiles y que esa investigación sin precedente sobre estas maniobras bursátiles y que esa investigación sin precedente  sobre estas maniobras bursátiles y que es investigación –que implicaba la cooperación de todas la autoridades de control de todos los grandes centros bursátiles del orbe- se realizaría bajo el auspicio de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO). Luego hubo un silencio absoluto. Nadie volvió a tocar el tema.

-De la lectura de su informe se desprende que esa investigación está estancada.

-Está totalmente bloqueada. Uno de nuestros informes, muy bien ubicado para seguir d cerca ese asunto, nos confirió que durante la videoconferencia que sostuvieron los principales responsables de la investigación, el lunes 15, no se pudo avanzar porque había “suficientes medios” para llegar hasta los culpables. Ése es un chiste macabro.

“Tal como lo explicamos en nuestro informe, la mayoría de las transacciones ilícitas generadas por los atentados del 11 de septiembre pasaron por el Deutsche Bank y la sociedad Alex Brown, su filial en Estados Unidos para inversiones. Pues bien, ambas empresas afirman que no puede seguir la pista de quienes participaron en las transacciones. Es falso.

-Por lo general, estas investigaciones son complejas y largas.

-Lo que alarga el asunto son las inmensas deficiencias de la cooperación judicial internacional. Cuando un juez francés, por ejemplo, envía un requerimiento a un homólogo de cualquier país, tiene que esperar hasta dos años o más antes de recibir una respuesta. Pero ahora que la pz del mundo está en peligro y que todos –o casi todos- los líderes del planeta se dicen dispuestos a salvarla, no debe ser difícil agilizar estos procedimientos.

-Se dice también que todas esas transacciones ilícitas utilizan un verdadero laberinto de sociedades anónimas ubicadas en paraísos fiscales, lo que vuelve casi imposible seguir sus huellas. Sin embargo, en su informe, usted refuta esas tesis y se apoya para hacerlo en el testimonio de Ernest Backes, que, con Denis Robert, periodista de investigación publicó hace poco en Francia el libro Revaltion$, que conmocionó al mundo político, financiero y periodístico francés y tiene numerosas consecuencias judiciales.

-Esas consecuencias son impresionantes: en los últimos meses, todos los dirigentes de la sociedad Cleaning, que denuncian Bakes y Robert en su libro, fueron encrcelados o tuvieron que esconderse en alguna parte del mundo para huir de la justicia.

-Backes es uno de sus colaboradores. ¿Nos podría hablar un poco de él y explicar la importancia de su testimonio?

-Lo que dice es capital. Este luxemburgués es un técnico fuera de lo común en materia financiera. Durante años fue un cuadro importante de la empresa Clearing, con sede en Luxemburgo, que es uno de los organismos financieros más poderoso del mundo. Creado en 1970 bajo el nombre de Cedel, Clearing permite a dos clientes –individuos, bancos o empresas- intercambiar fondos y valores, a toda velocidad, en un clima de confianza absoluta y en el mundo entero. Pero dentro de ese sistema existe otro, bastante oscuro, que permite realizar las mismas operaciones  preservando el anonimato de sus clientes. La dejo imaginar quién aprovecha ese sistema oculto…

“Backes y un colega suyo, que luego fue asesinado, fueron contratados para organizar todo ese sistema internacional de transacciones interbancarias. Entr4e otras cosas, Backes sabe todo sobre el BCCI, ya que le tocó encargarse personalmente de los giros que sirvieron para comprar a las autoridades iraníes en el marco de la operación October Surprice, que permitió a Reagan y consortes desestabilizar por completo a Jimmy Carter.

-Si entendí bien, según Backes, la imposibilidad de encontrar huellas de transacciones ilícitas es un mito.

-Es lo que demuestra en Revaltion$. En el caso de transacciones interbancarias ocultas que implican grandes cantidades de dinero siempre quedan huellas. Bakces explica que se microfilman los documentos y se archivan en lugares ‘seguros’. Hay dos ejemplares de microfichas por transacción. En caso de las maniobras bursátiles generadas por los atentados del 11 de septiembre, las transacciones fueron colosales, por tanto, tienen que haber dejado huellas. Backes es categórico al respecto. Sin embargo, Deutsche Bank y Alex Brown pretenden lo contrario y la investigación internacional encabezada por la IOSCO está estancada. La dejo sacar sus conclusiones.

-¿Por qué Backes se salió de Clearing y tomó el riesgo de denunciar todo esto?

-Según explica, no había imaginado el uso ilícito del sistema que montó. Cuando lo entendió y cuando su colega que asesinado, comprendió en qué se había metido y se salió.

-La conclusión que usted saca en su informe es bastante explosiva: sugiere que, indirectamente, George Bush padre podría resultar uno de los beneficiarios de las maniobras bursátiles que rodearon los atentados del 11 de septiembre.

-Lo sé. Es una hipótesis terrible que sólo es válida si lo que nos repiten numerosos políticos estadunidenses es cierto. No dejan de decirnos que Osama Bin Laden y su familia siguen en contacto. Si dicen la verdad, reitero la hipótesis que expongo al final del informe.

 

Comentarios

Load More