Ocasiona polémica el mural que realiza Mexiac en Morelia

MORELIA MICH.- Enconadas protestas ocasionó el mural que el maestro michoacano Adolfo Mexiac realiza en el excolegio jesuita, conocido como Palacio Clavijero.

De aproximadamente 400 metros cuadrados, Las montañas de Michoacán “agrede” al edificio histórico, según “inquisidores” del conservadurismo –como les llamó Mexiac-, encabezados por el historiador Ramón Sánchez Reyna; las 247 personas solicitaron mediante una carta enviada el 28 de noviembre al director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Raúl Arroyo García, que suspenda el mural.

Basados en que el excolegio es un monumento que se terminó de construir en el siglo XVIII y un a de las joyas del patrimonio edificado en Michoacán, protegido por la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas Artísticas e Históricas, de 1972, y el Decreto de la Zona de Monumentos Históricos de Morelia, 1990, adujeron la declaratoria de Morelia como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en diciembre de 1991.

Menciona que se registra “una serie de agresiones a muros y nichos del edificio al taladrarlo y colocar tiras de aluminio”, y clara que para ellos el movimiento muralista de México ya cumplió su cometido específico, que era ilustrar y educar al pueblo mexicano a través de los postulados de la Revolución.

Es el caso, en Michoacán, de las intervenciones de Juan O’Gorman en la biblioteca Gertrudis Bocanegra, en Pátzcuaro; y en Morelia, de los murales de la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana, de S.C. Schoneberg y Hollis Holbrook, el mural del Colegio de San Nicolás, pintado por Marion Greenwood, y los murales de Alfredo Zalce en Palacio de Gobierno.

Un mural en un monumento histórico, señalaron, “nos resulta anacrónico”, y califican su temática de “reiterativa”.

En otra carta, la doctora María Teresa Uriarte Castañeda, directora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y presidente del Colegio de Investigadoras, reitera que el mural “agrede y desvirtúa” el monumento, a la que se sumó la enviada por el arquitecto Ernesto Carrasco Muñoz, presidente de la Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México.

Sin embargo, el director del INAH-Michoacán, Carlos Alberto Hiriart Prado, aseguró:

“El INAH no hace juicios de valor estético acerca de muralistas contemporáneos, sólo cumple con sus labores específicas.” Maestro en arquitectura, agregó que “la ley está hecha para cumplirse, no para hacer juicios de valor, y nosotros nos estamos basando en ella”.

La pintura

El mural se divide en varias secciones y abarca aproximadamente 400 metros cuadrados. Su tema es una alegoría, un pretexto para plasmar a los personajes más importantes de los siglos XVIII, XIX y XX. En la parte frontal de las escaleras estarán Francisco Javier Clavijero, Miguel Hidalgo, Vasco de Quiroga, que no son nativos de Michoacán; pero a partir de ahí se reproducirán las imágenes de José María Morelos, Lázaro Cárdenas, Francisco J. Mújica, Gertrudis Bocanegra, y unas 15 o 20 personas más de esos tres siglos.

La parte superior, la cúpula, está resuelta con una serie de manos: Es la globalización, la sección más actualizada. Proyecta ahí una situación actual. Aclara el artista:

“Dos manos aferradas a unos barrotes (prisioneros de la globalización). Somos víctimas de la globalización; pero también hay lucha de los pueblos, de la gente. Otra mano que es la productora de los alimentos, otra que representa el arte, y otra la ciencia y la técnica. A grandes rasgos es la temática del mural.”

La técnica que utiliza en la parte superior es resina acrílica y cemento, de donde se pintó ya directamente sobre el muro.

La obra estará terminada en marzo o abril del año próximo.

Apoyo de artistas

Arturo Molina, historiador, opina que era de esperarse una situación así porque en Morelia siempre han existido “grupos opositores a todo” y muchas veces sin un conocimiento claro de cómo se gestó o iniciaron las actividades, en este caso la contratación de Adolfo Mexiac.

El célebre pintor, grabador y escultor Alfredo Zalce, recién designado Premio Nacional de Arte, manifestó no conocer a Mexiac, aunque ello no fue obstáculo para que le retirara el apoyo, lo que considera válido porque la historia sigue su marcha y los personajes cambian.

Lo que no sabía el maestro Zalce es que, según un rumor, aparecerá su figura, y al ser advertido por ello, esbozó una gran sonrisa, y levantó al cielo los hombros y las palmas de sus manos.

Jaime Hernández Díaz, director del Instituto Michoacano de Cultura, dijo que él asumía toda la responsabilidad sobre el mural, calificó a Mexiac como uno de los artistas más destacados de México con producción en activo y aclaró que en los próximos días buscará reunirse con los grupos inconformes.

El grabador Mizraim Cárdenas, en declaraciones públicas, dijo que el hecho no es grave, aun cuando no está cien por ciento informado de la importancia histórica del espacio, y está convencido de que el mural no afecta, por muy histórico que sea, y más si es del maestro Mexiac.

Marcela Ramírez, pintora declaró: Mexiac es el indicado para realizar la pintura, y que ha sido muy criticado” pero por gente que no sabe de qué se trata todo esto”.

Con anterioridad, narra, el monumento había sido solicitado por José Clemente Orozco y por Manuel Pérez Coronado, pero se los negaron.

“Una sociedad que vigila celosamente su pasado, sin atreverse a aceptar las modificaciones del presente, es una sociedad anquilosada, muerta”, opina Jaime Martínez Ochoa, director de Cambio Michoacán.

“Si de por sí ya resulta absurdo que gente que se asume como representante de la sociedad, dueña del patrimonio, según ella, le pida a un artista que suspenda cualquier trabajo público en el que se involucra, más absurdo resulta que se apele a la ética y al respeto para evitar este tipo de ‘agresiones’, como le llama al mural”.

Artista, artesano, experimentador de materiales; grabador en piedra, en linóleo, en madera; muralista, amante de los colores y las texturas, maestro de muchos, hacedor de imágenes cuya fuerza las ha convertido en símbolos reutilizados una y otra vez en movimientos populares; mosaiquista en piedra, Mexiac, originario de Cuto de la Esperanza, Michoacán, nació un 7 de agosto de 1927, y expresó a Proceso:

“No me quiero imbuir en la polémica en la que me han involucrado mis paisanos michoacanos. Realmente me da risa, yo quisiera que me dejaran pintar. He venido con la intención de dejar una obra importante para Morelia y el estado de Michoacán. Me siento un poco agredido por el hecho de estar cuestionando constantemente la obra, están viniendo con carteles y todo eso, y ésas son interrupciones agresivas en el trabajo.”

Comentarios

Load More