Lluvia de reproches a JVM; la echan de un restaurante

MÉXICO, D.F. (apro).- La mayoría de los vacacionistas intentan esquivarla; unos cuantos de plano le lanzan un recordatorio familiar con el claxon de sus autos y, los menos, le aplauden y les dan ánimos.

Llevan horas de camino sólo para salir de la Ciudad de México y llegar a la caseta de cobro de la autopista México-Cuernavaca, donde los espera sonriente Josefina Vázquez Mota, la candidata presidencial del PAN que hoy inicia su segunda semana de campaña.

Nadie entre los suyos puede ocultar que ha sido una semana difícil, salpicada de tropiezos y síntomas que provocan olas de rumores, desde su crítico estado de salud hasta su relevo. La imagen de su desvanecimiento prevalece, aun cuando el miércoles 4 de abril, su equipo la exhibió ante las cámaras realizando una supuesta rutina de ejercicios.

Ya fue interpelada en la escuela donde estudió la primaria en el Distrito Federal; canceló un acto en el World Trade Center, por las protestas de trabajadores de Mexicana de Aviación. Tuvo un lapsus y, en la tierra de sus ancestros, prometió fortalecer el lavado de dinero y, por si fuera poco, los conflictos internos de su partido se radicalizan en Veracruz.

Ya se le preguntará sobre los errores, los cambios, la salud, el distanciamiento del PAN… por lo pronto, un centenar de jóvenes la espera, enfundados en ropa estampada con propaganda del PAN. La mayoría, lleva camisetas blancas; unos pocos, lucen camisas personalizadas en el costado izquierdo. Apostados entre las jardineras del área comercial de la caseta de cobro, rodean al coordinador de campaña Roberto Gil Zuarth, y a la candidata a senadora por el Distrito Federal, Rosa María de la Garza.

Los vehículos del contingente obstruyen el paso al estacionamiento del lugar, donde junto a las tiendas se encuentran los baños. Aún peor: justo en medio se instaló el generador de electricidad de donde se controlan las potentes bocinas. Una larga fila se acomoda en el acotamiento, mientras la seguridad privada de las instalaciones abandona su puesto regular, para hacer de agentes de tránsito.

Porras desanimadas. “Roberto, organízanos una porra”, pero Gil no se presta al juego de los jóvenes que languidecen bajo el sol, con cuatro payasos en zancos y dos jovencitas con prendas negras diminutas y tacón alto, que se ubican justo debajo de donde espera Rosa María de la Garza, la líder evangélica que se hace llamar Rosi Orozco.

Puntual, el autobús de la candidata llamado “Pina 1”, hace su aparición a las 10:00 de la mañana y, de la nada, una batucada y silbatos con aires carnavalescos amenizan el sitio, las jovencitas de las prendas se contonean con movimientos sensuales. Por todas partes se observa el eslogan “gobierno diferente”.

La fiesta

Empieza la celebración por su arribo. Los grupos de jóvenes se diferencian con facilidad. Hay unos sonrientes, que se pavonean con prendas y accesorios de marca. Son los que están cerca de Monserrat y Celia, las dos hijas de la candidata. Es la brigada que más ruido hace y, de no ser por la propaganda y la máscara con un rejuvenecido rostro de Josefina, parecerían la porra deportiva de una universidad privada.

Otros son más callados. Cubren apenas sus raídas prendas con las que les regala la campaña. Sus rostros tienen facciones indígenas, parecen extraviados, fuera de lugar. Ondean con desgano las banderas que les dieron al bajar de un autobús que quedó escondido por ahí, atrás de la caseta.

Con rapidez, abriéndose paso con delicadeza entre los reporteros gráficos, Josefina Vázquez Mota camina rumbo a la banqueta que se ha convertido en templete. Lleva pantalón y blusa blanca, un blazer azul celeste, colores de partido, no como el rojo que prevalece en su propaganda.

Ahí, responde preguntas, pero sus expresiones no permiten distinguir si se trata de una entrevista o un discurso motivacional para la porra.

“Mi salud está perfecta”, dice, y abunda en su estado de ánimo. Luego eleva la voz para que reaccionen los porristas: “es una campaña ganadora”. Y las porras responden.

A todo contesta en el mismo tono, aun cuando se le pregunta sobre su seguridad y sigue: “no hay advertencia de seguridad”, se explica y concluye “estamos aquí con los jóvenes”. Aplausos.

“No habrá cambios en el equipo”, “vamos a revisar resultados” y, para cerrar la sesión, termina:

“Jóvenes ¡vamos a empezar!”. En ese momento la batucada reinicia, pero el sonido de las bocinas mata el tamborileo, lo que no amilana a las jovencitas de prendas diminutas ni a los payasos de los zancos para seguir desplazándose tras la candidata que procede a poner en marcha un volanteo nacional de su campaña en las casetas de cobro de diferentes puntos del país.

A media hora de su arribo, se va. Extrabajadores de Luz y Fuerza ya se aproximaron y el volanteo se interrumpe. No hay incidente, sólo la presencia incómoda.

La mayoría de los porristas regresa a los autobuses. Monserrat y Celia buscan su vehículo, sin sonreír; por el sol quizás, llevan el entrecejo fruncido. Cada una lleva en las manos un paquete con saleros, tortilleros y abrelatas que regalan a los automovilistas, junto con un folleto en el que aparece impreso el rostro de su madre y algunos números telefónicos de emergencia.

En el folleto se lee:

“Es momento de hacer una pausa, es época de descansar con la familia. Es importante tomar medidas de precaución para cuidarnos y proteger a los nuestros”.

Curiosa selección de texto, justo hoy, cuando se sabe que canceló su gira a Veracruz programada para el sábado, que no tendrá actividades hasta el domingo, que su equipo hará un análisis de la semana y que, entre las curiosidades de estos días, por un supuesto paquete sospechoso que llegó a sus oficinas y una alerta de bomba en el aeropuerto de Tijuana, se abrió la expectación sobre nuevas medidas de seguridad en su entorno.

Mientras se aleja, un último grupo de jóvenes corea tres estribillos distintos: “votemos por Chepina”, “el que no brinque es priista” y “Pina a los Pinos”.

Minutos después, la caravana panista parte en su propio autobús, rumbo a la comunidad de Tres Marías, Morelos.

******

Acosado por la prensa, Roberto Gil Zuarth decide hablar. Sin embargo, un fuerte sonido impide que se escuche la voz del coordinador de campaña, quien, de pronto, camina hacia otro extremo y regresa, sin darse cuenta de que quedó parado justo sobre una pestilente alcantarilla.

Sin margen de maniobra, decide permanecer ahí y contestar a las preguntas de los reporteros. Explica que las diferentes coordinaciones de la campaña realizarán este jueves y mañana viernes un balance de la campaña y que los resultados del mismo se los harán llegar a la candidata el sábado entrante.

Gil Zuart adelanta por lo pronto que habrá cambios en el tipo de eventos. Dice que serán más cercanos a los ciudadanos, es decir, más pequeños. La propia Josefina ha aceptado que habrá ajustes a la campaña.

Además, insiste en que no hay riesgos de seguridad. “No hay amenaza que nos preocupe”, ataja. La integridad de la candidata, refiere, está garantizada por el Estado Mayor.

La comitiva se arma rápido. Hay que alcanzar a la candidata en Tres Marías, el peculiar pueblito de Morelos, famoso por sus restaurantes de comida típica y antojerías.

*****

Apenas pasan de las 11:00 de la mañana y Josefina desayuna con su esposo, Sergio Ocampo, y con la candidata al senado Rosi Orozco, una importante líder evangélica.

Coincidencia o no, el restaurante se llama “El Sinaí”, como el monte en el que según la Biblia, Jehová le entregó los Diez Mandamientos a Moisés.

El arribo es desorganizado. Entre el staff de la candidata y los reporteros, hay comensales molestos. Que les sirvan a todos, pide Josefina y, en segundos, su mesa se llena de platones con montañas de quesadillas de todos los guisos y decenas de refrescos que, con pericia olímpica, destapa el mesero.

Nadie atiende el banquete. Agresión a reportera desde la mesa contigua, “limonazo” que va a dar –sin intención evidente pero con muy mala puntería– a la mesa de Vázquez Mota, justo entre ella y su marido. La candidata se aproxima conciliadora, pero el rostro de las familias enojadas no cambia. Le reclaman falta de respeto, no quieren escuchar más, no quieren fotógrafos.

“Si no tiene control de esto… no controlas a nadie”, le espetan.

El dueño de El Sinaí agarra parejo, les pide a reporteros y staff salir.

“Ya estuvo bueno el rato”.

La candidata se disculpa, da instrucciones para salir de lugar. Y su marido, con el rostro desencajado, la sigue sin chistar. Detrás, Rosa de la Garza. Y más atrás, las montañas de quesadillas y las filas de refrescos sin consumir.

Afuera, unas cuantas mujeres, con mandil y platos de plástico, le gritan: “ni un voto al PAN”, “ni un voto al PAN”. No se inmuta. Para eso están las porras de camiseta que transmutan sus coros de caseta por otros improvisados a propósito del escenario: “Morelos Josefina”, Morelos Josefina”.

*****

Vázquez Mota camina por el estacionamiento y llega a un pequeño puesto, sin clientes que se incomoden. Se aproxima y pide una quesadilla y, aunque se la están preparando, la cocinera le reclama.

“No hay explicación para los gasolinazos”, le espeta Isabel, una mujer que hace quesadillas en el puesto “Doña Tere”. Insiste en recriminarle a Vázquez Mota que los políticos no apoyan al pueblo.

“Todos los corruptos, más ricos y más ricos”.

Vázquez Mota intenta generar empatía, pero no lo logra. Les habla de los que firman compromisos y no cumplen, pero que ella sí tiene palabra.

Entre las mujeres trabajadoras del lugar, una joven con mandil le suelta que por el pueblo han pasado todo tipo de candidatos y no cumplen sus promesas, ni siquiera regresan cuando ganan. Vázquez Mota no borra su sonrisa, frente a las cámaras intenta explicar que se quiere acercar a la gente.

–Josefina ¿de qué manera vas a acercarte a nosotros? Firmarías ante notario? Porque en Tres Marías necesitamos educación… –cuestiona Christian Nicolás.

–Hay quienes firman y no cumplen. Tú eres muy joven, pero a nosotros nos enseñaban el valor de la palabra, la palabra se respeta y se cumple –dice la candidata, condescendiente.

La lista de la joven, que no se inmuta ni se pone nerviosa, se amplía. Mantiene el tono de igualdad, la tutea, le menciona la educación, el desempleo, la falta de oportunidades y hasta los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro, habitantes de Tres Marías, que se quedaron sin trabajo, sin liquidación y que ahora sólo pueden trabajar con contratistas.

No hemos dialogado con ellos (los extrabajadores), pero estoy dispuesta. Primero quiero escucharlos y dialogar…, dice Vázquez Mota.

¿Diálogo nada más, sin propuestas? –interrumpe Christian.

“Tenemos propuestas para que vuelva a crecer la economía, para la educación, para ustedes los jóvenes, pero lo más importantes es verlos como ahorita, escucharlos, responde.

En eso Rosi Orozco tercia, algo dice de su trabajo en la Cámara con mujeres víctimas de violación, se le escapa un “jovencitas como tú”. Pocos la escuchan, Vázquez Mota da un mordisco a su quesadilla frente a las cámaras y, momentos después, se despide con amabilidad.

La candidata a senadora sigue en su perorata y Christian reacciona:

“No me diste respuesta a mis preguntas, sólo diste vueltas y vueltas. Eres como todos los políticos, una política más”, recrimina.

La candidata presidencial se aproxima a un vehículo. Su marido parece querer subirse a una Suburban, pero su mujer opta por el ‘Pina 1’. Antes de abordar, responde algunas preguntas e insiste en su cercanía con la gente. Y entonces se retira, por la ventana, con una sonrisa tatuada, dice adiós con la mano y a su gesto sólo responde la misma porra que la acompaña:

“Morelos con Chepina”, “Morelos con Chepina”, “Morelos con Chepina”, “Morelos con…”.

Comentarios

Load More