Gobierno de Puebla minimiza linchamientos en Chilac y Chietla

PUEBLA, Pue. (apro).- El secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, minimizó los brotes de violencia que se han registrado en San Gabriel Chilac, con las amenazas de enfrentamiento entre dos grupos, y en Chietla, donde los habitantes aplicaron la “ley fuga” a dos secuestradores.

El funcionario poblano rechazó que se ya haya reforzado la presencia de cuerpos de seguridad en ambos municipios, pese a la tensión que se ha registrado en las últimas horas.

Manzanilla Prieto, cuñado del gobernador Rafael Moreno Valle, confió en que en ambos municipios se mantenga la calma, mientras que las autoridades estatales realizan las pesquisas correspondientes y se procede contra los responsables.

“No tenemos vigilancia especial en estas comunidades, tenemos la vigilancia que tenemos de manera natural; lo que sí tenemos en los casos en los que hay presuntas irregularidades, es investigaciones a profundidad por parte de la Procuraduría con la ayuda de Seguridad Pública”, declaró el funcionario.

“Es la dinámica y creo que es lo que se ha venido haciendo en este gobierno: una vez que se tienen los elementos, actuamos, y si hay presuntos responsables, pues se va actuar en contra de esos presuntos responsables con todo el peso de la ley”, agregó.

Enseguida pidió no especular sobre lo ocurrido en ambos municipios, y descartó que estas situaciones representen “focos rojos” que puedan salirse de control y pongan en riesgo la gobernabilidad de Puebla.

En el caso de San Gabriel Chilac, militantes del Partido del Trabajo (PT) se mantienen en pugna contra seguidores de PRI, PAN, Panal y PRD, que se agrupan en un Consejo Ciudadano, luego de que estos últimos mataron a pedradas y golpes a un petista el miércoles 11.

En tanto que en la población de Chietla, los habitantes lincharon a tres secuestradores, causando la muerte a dos de ellos, luego de que por cuenta propia protagonizaron un operativo para rescatar a una joven de 22 años, hija de un ganadero de la región, que estaba en poder de los delincuentes.

Aunque las autoridades trataron de reaccionar ante el secuestro de la joven, fueron los pobladores de Chietla los que liberaron a la joven y atraparon a los delincuentes.

Además de que los uniformados sólo pudieron rescatar de la turba a uno de los delincuentes, mientras que a los otros dos, los habitantes primero les pidieron que corrieran y luego les dieron alcance para matarlos a golpes en un paraje de la comunidad El Aguacate.

Los pobladores dijeron estar hartos de la inseguridad que se vive en la Mixteca poblana y responsabilizaron de esta situación a las autoridades municipales y estatales, que actúan con ineficiencia.

Comentarios

Load More