Los autores dictaminan

LOS AUTORES DICTAMINAN
La Constitución, utopía, sueño, realidad
El 5 de febrero de 1917, el presidente Venustiano Carranza promulgó oficialmente una nueva Constitución Detrás del texto constitucional había más de un millón de muertos en la revolución
Sesenta años después de que entre gritos de alegría, obreros y campesinos, soldados o sus representantes aprobaron en Querétaro el texto básico de la nación, la opinión de algunos diputados constituyentes es que la Constitución sigue siendo una utopía
Proceso recabó la opinión de los diputados constituyentes Jesús Romero Flores, Almílcar J Vidal, Celestino Pérez y Pérez, Ignacio Ramos Praslow, Francisco Ramírez Villarreal, Francisco Terrones Benítez y Cándido Avilés He aquí algunos de sus comentarios:
“La Constitución es una utopía Los legisladores son soñadores apoyados en la jurisprudencia”, dice el exsenador Jesús Romero Flores que representó a un distrito de Michoacán en el Constituyente
Sigue fuerte y lúcido a pesar de sus años Está en su oficina en la Biblioteca del Senado, que él dirige En la pared, una foto a colores donde aparece con el expresidente Luis Echeverría cuando se le otorgó al legislador la medalla Belisario Domínguez
Ojea un libro, reflexiona y añade:
“Podemos decir que la Constitución es un ideal del pueblo Las leyes son metas a las que el mismo pueblo tiene que llegar, no hoy, quizá algún día”
—La Constitución proclama que este país es una federación ¿Esa fórmula jurídica se da en la realidad?
“Vivimos un centralismo ahogante”, responde don Amílcar J Vidal, doblado físicamente por el peso de los años, bien cubierto contra el frío, con gruesos guantes verdes tejidos a mano Habla en la que fue casa de Carranza, ahora conservada como museo, biblioteca y club Aquí se reúnen cada lunes y jueves los constituyentes supervivientes Todos encajan, todos se funden con el ambiente de la casa
—¿Cómo se manifiesta este centralismo?
“Pues, se dice que los estados son libres y soberanos en su régimen interior ¡Eso no es cierto!, exclama enfático demostrando que la edad únicamente ha doblegado la carne más no el espíritu
Ignacio Ramos Praslow, entrevistado en su casa, se opone al punto de vista de que la Constitución es una utopía
“No es una utopía No hemos estado gobernados por una utopía Dios nos libre de que nuestra Constitución fuera una utopía y que sirviera de base para gobernarnos”
Cándido Avilés, que a sus años tampoco pierde los bríos y lucha al lado de los disidentes del Partido Popular Socialista, afirma:
“La Constitución fue producto de la revolución, consiguientemente, no es otra cosa que el anhelo, el deseo ferviente de la nación por llegar a una situación de mejoramiento completo”
Y Celestino Pérez manifiesta:
“No, en mi concepto la Constitución no es utópica Está de acuerdo a las necesidades de la nación, tiende a ver la manera de ayudar al desenvolvimiento perfecto de la nación en todos sus aspectos”
Alberto Terrones Benítez coincide:
“Utopía no imperfecta sí Imperfección que nos perjudica a todos”
—Pero se dice que ustedes fueron soñadores, que quisieron un modelo de país ideal y que por eso hicieron una constitución también ideal
“No fuimos soñadores Fuimos realistas Hicimos una constitución que en la época en que se promulgó era la más adelantada del mundo porque era la única que estatuyó las garantías sociales”
—¿Qué queda del texto original que ustedes aprobaron en Querétaro? ¿Cuántas reformas se le han hecho?
A esta pregunta responde Romero Flores:
“La constitución actual tiene 120 reformas, todas ellas se hicieron respondiendo a una necesidad Ninguna ley es completamente estática Las leyes, como toda institución, están sujetas a cambios según las necesidades cambiantes de los pueblos Es difícil para el legislador tomar en cuenta lo que pasará en el futuro”
Y Amílcar J Vidal sostiene:
“La Constitución ha sufrido tantos cambios que yo ya no la entiendo No sé lo que queda realmente de la original”
Cándido Avilés discrepa:
“Se han llevado a cabo las reformas a algunos artículos constitucionales, reformas que en mi concepto fueron totalmente necesarias y de acuerdo a la situación de la república”
Francisco Ramírez Villarreal sigue creyendo en el espíritu del 17
“¿Qué queda de la Constitución? Queda el espíritu aunque hayan desaparecido algunos preceptos Queda una parte viva”
Por su parte, Terrones Benítez afirma:
“Se han hecho tantas reformas que ya ni llevo la cuenta Es más el volumen de las reformas que el texto original Pero las reformas han sido necesarias porque el pueblo no puede vivir en la inmovilidad de las leyes Sólo que se han hecho reformas progresistas y otras retrógradas, unas reformas han sido revolucionarias, otras contrarrevolucionarias”
Ramos Parslow interviene de nuevo:
“La Constitución se conserva en su esencia Lo fundamental queda Los artículos que son de mucha trascendencia social y política también se conservan en la Constitución que nosotros firmamos en 1917 Claro que se le han hecho reformas que algunos censuran, pero yo no Usted comprende que una constitución no es un monolito, hay que estarla actualizando según van pasando los tiempos y eso ha sucedido con la Constitución que yo tuve el honor de firmar
Hubo necesidad de estarla actualizando y de hacerle reformas, algunas de ellas muy atinadas Quizá algunas de ellas muy atinadas Quizá algunas otras no merezcan ese calificativo”
Don Celestino Pérez se muestra de acuerdo:
“No sé decirle de momento cuántas reformas se le han hecho pero han sido de verdadera importancia las que se hicieron a los artículos 27, 3 y 123 Fueron reformas absolutamente necesarias”
—¿Y se cumple la Constitución?
Romero Flores ríe socarronamente:
“Los mexicanos somos muy dados a violar las leyes Nos dicen ‘no hagas esto’ y eso basta para que digamos ‘ahora más lo hago’ Es un defecto nuestro eso de evadir, de no cumplir las leyes Sólo cumplimos aquellas en donde la sanción es fuerte, más o menos las cumplimos a regañadientes Nos gusta sacar a relucir la ley cuando nos favorece Queremos que se cumplan los preceptos que favorecen nuestros deseos o intereses No se cumplen las partes que favorecen a los obreros; allí es donde los patrones se ponen duros El día que se cumpla la Constitución seremos un país distinto, un país mejor
Tampoco podemos ignorar que constantemente se viola el Artículo 3o que dice que toda la educación debe ser gratuita y laica Hay libertad para practicar todas las religiones pero la mayoría de las escuelas particulares son confesionales, son católicas En ese sentido la Constitución es letra muerta”
Francisco Ramírez Villarreal coincide:
“No se cumplen los preceptos sobre la cuestión religiosa, que de todos modos jamás se aplicaron Había cierta pasión en la cuestión religiosa Queremos que se cumpla el Artículo 30 Desgraciadamente no se puede hacer sin perjuicio contra todos nosotros La cuestión agraria también es una combinación de pesos y centavos Gozamos de más libertades que en otros países, pero desgraciadamente es cierto que el que tiene dinero se puede burlar de la Constitución”
—Quienes critican que se le hayan hecho tantas reformas a la Constitución, dicen que en México tenemos la costumbre de reformar las leyes y de no aplicarlas —interviene el reportero
“Sí —comenta Ramos Praslow—, como un vez me decía un amigo mío muy inteligente, abogado por cierto, no hay país en el mundo donde se hayan hecho tantas leyes no hay país en el mundo en el cual se violen tantas leyes como en México”
Hace una pausa y agrega:
“Yo creo que esa es una opinión sumamente exagerada”
Terrones Benítez afirma:
“No existe, a pesar de tanto invento electrónico, computadora que pueda dar resultados sobre el número de veces en toda clase de reuniones, dentro de la República Mexicana, en que se mencione, elevándola a la máxima potencia, la Constitución de 1917 y la revolución y es inmenso el número de veces que a ella se hace referencia Sin embargo yo entiendo y creo que estoy en lo justo, que no existe hoy una ley más violada e infringida que la Constitución misma y las leyes que de ella se derivan”
Don Celestino Pérez es más moderado al respecto:
“Se cumple hasta donde es posible Sí, hasta donde es posible se va cumpliendo Naturalmente se necesita de algún tiempo para llevar a cabo real y positivamente las reformas en cuestión de tierras Hay áreas donde no se han podido cumplir en toda su extensión las normas constitucionales, no precisamente por falta de voluntad del gobierno sino por cada situaciones especiales de cada lugar, como Oaxaca por ejemplo”
—El Artículo 115 de la Constitución que ustedes hicieron confiere al municipio la calidad de “libre” El municipio en México, ¿es realmente libre? ¿Somos realmente una federación?
“En el terreno de la práctica no lo somos responde Terrones Benítez— y no lo somos porque entre los tres poderes no existe la ideal correlación que implica esta idea de federación concebida por nuestra Carta Magna El primer indicio de esta desigualdad la vemos en la distribución de los ingresos que el pueblo produce en forma de impuestos No existe ni ha existido igualdad en la distribución; vemos la desigualdad en la supresión de los conflictos en las entidades (por parte de la federación); es muy común el hecho de que los municipios se debatan en un ambiente de miseria
“Las estadísticas respaldan los hechos: 8356 por ciento de los impuestos se los lleva la federación; 1422 por ciento los estados y sólo el 22 por ciento los municipios”
—¿Qué reformas de las hechas a la Constitución del 17 considera usted especialmente nocivas?
“Algunas que yo considero negativas —responde Terrones Benítez— son las que han tendido a introducir confusión, desorden, retroceso en el desarrollo de las actividades del pueblo, por ejemplo la anarquía en el campo y las que han tenido como consecuencia introducir sindicatos proletarios que han llevado al liderismo sindical
“Los constituyentes no estamos muy conformes con ciertas reformas, con ciertos procedimientos del liderismo a que se han prestado algunas interpretaciones del Artículo 123 constitucional”
Terrones Benítez platica que tuvo choques frontales con algunos secretarios del Patrimonio Nacional, particularmente con Francisco Javier Alejo Peleó contra una Ley Minera que consideró y sigue considerando “totalmente constitucional y absurda, ya que permite el acaparamiento de terrenos mineralizados en una extensión de 50,000 hectáreas”, lo cual en su opinión es “monstruoso en los anales de nuestra patria ya que instituye que pueden denunciarse yacimientos mineros de 500 kilómetros cuadrados lo cual constituirían verdaderos latifundios mineros”
—¿Somos un país democrático como establece nuestra Constitución?
“Es tan sencillo que no sé como explicarlo —responde Terrones Benítez— Nada es perfecto y si nada en perfecto resulta que nuestra democracia no es perfecta; no sería atinado exigirle perfección Está sujeta a los límites que le imponen los hombres que nos gobiernan La perfección de una democracia de un gobierno, depende de la atingencia y éxito en resolver los problemas del pueblo”
Y don Celestino Pérez:
“Hasta donde es posible se va cumpliendo Naturalmente se necesita de algún tiempo para llevar a cabo real y positivamente las reformas en la cuestión de tierras Hay áreas donde no se han podido cumplir en toda su extensión las normas gubernamentales”
—¿Qué se puede hacer para que se cumpla la Constitución; y qué piensa de los funcionarios que constantemente violan las normas constitucionales?
“Hay que exigir que se cumpla —señala Ramos Praslow Para eso existe el juicio de amparo Para que los ciudadanos se amparen contra los actos arbitrarios de los funcionarios”
“Para la mayoría de los constituyentes, sin embargo, la cuestión del cumplimiento de la Constitución es una cuestión de educación, a nivel de escuelas y de difusión general entre todo el pueblo para que todos conozcan sus derechos”
Pero uno que discrepa de la opinión mayoritaria de que esto es todo lo que podemos hacer para que se cumpla la Constitución y México sea la república federal y democrática que establece la Constitución, es don Amílcar J Vidal Para él la cuestión de hombría
“No hay que ser servil, ni adulador, ni mentiroso El servilismo, la adulación, la corrupción y la mentira son cosas que nos han llevado a la ruina aquí en México
—¿Está amargado don Amílcar después de 60 años de haber hecho una Constitución y ver que no se cumple?
“Pues sí estoy amargado, porque realmente desde los 23 años estoy luchando, entonces con las armas en las manos, después con todo lo que pude Me opuse a la reelección de Obregón, me mataron dos hermanos, me expulsaron del país cuatro años Dígame si puede no estar amargado —y don Amílcar ríe con tristeza—, sí señor, se ha acobardado el pueblo mexicano, ha cambiado la valentía, el espíritu de lucha por la adulación, la mentira y el engaño”
LOS REFORMADORES
Hasta la fecha, la Constitución ha sufrido un total de 178 reformas y adiciones Tales modificaciones tuvieron lugar, por períodos presidenciales, en la siguiente forma:
Alvaro Obregón (1920-1924): 7
Plutarco Elías Calles (1924-1928): 18
Emilio Portes Gil (1928-1930):2
Pascual Ortiz Rubio (1930-1932): 4
Abelardo Rodríguez (1932-1934): 22
Lázaro Cárdenas (1934-1940): 15
Manuel Avila Camacho (1940-1946): 18
Miguel Alemán Valdés (1946-1952): 20
Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958): 2
Adolfo López Mateos (1958-1964): 11
Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970): 19
Luis Echeverría Alvares (1970-1976): 40
LOS ARTICULOS MAS REFORMADOS
En 1921, durante el gobierno del general Alvaro Obregón, ocurrió la primera reforma a la Constitución promulgada en Querétaro cuatro años antes Tal modificación fue publicada en el Diario Oficial del 8 de julio de ese año y afectó a la fracción XXVII (hoy XXV) del artículo 73, referente a las facultades del Congreso en materia educativa
Y precisamente es ese artículo 73 el que más reformas y adiciones ha sufrido a lo largo de los 60 años de vigencia de la Carta Magna: 30 modificaciones, que abarcan 10 de sus 30 fracciones
Le siguen el artículo 27 (referente a la propiedad original de la Nación sobre la tierra, el agua, los mares, el subsuelo, etcétera y que es base de la legislación en materia agraria), con 14 modificaciones; el artículo 123 (sobre el Trabajo), con 13; el artículo 89 (facultades y obligaciones del Presidente de la República), con ocho, y con seis cada uno los artículos 52 (que establece la proporción de habitantes por cada diputado federal), 79 (sobre atribuciones de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión), 107 (que fija las bases esenciales del juicio de Amparo y 115 (relativo al Municipio Libre)
Desde aquella primera modificación del régimen obregonista, la actividad reformadora ha sido continua, interrumpida sólo en dos ocasiones por lapsos mayores a cuatro años Después de 1921, la Constitución sufrió reformas en 1923 y, de ahí hasta 1927 Luego las hubo en los años 28, 29, 31, 33, 34 35, 37, 38, 40, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 51, 52 y 53, año éste último en que se inició una etapa de inactividad sin presidente, pues fue hasta seis años después, en 1960, cuando ocurrieron nuevas modificaciones Las hubo después en 63, 64, 65, 66, 67, 69, 71, 72, 74, 75 y 76

Comentarios

Load More