Critican a Calderón por impedir denuncia contra Ulises Ruiz en Finlandia

OAXACA, Oax. (apro).- Al cumplirse dos años del asesinato de los activistas Beatriz Cariño y Jyri Jaakkola, el gobierno de Felipe Calderón no sólo ha incumplido su palabra de aplicar las leyes y castigar a los culpables, sino que se ha dedicado a “encubrir y defender a los asesinos”, denunció Omar Esparza, esposo de la activista de los derechos humanos victimada.

El 27 de abril de 2010, Bety Cariño y el finlandés Jyri Jaakkola viajaban en una caravana humanitaria hacia la comunidad de San Juan Copala, dividida por grupos antagónicos que se disputan el poder, cuando fueron emboscados y asesinados.

Omar Esparza, dirigente del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) y esposo de Bety Cariño, criticó que el presidente Felipe Calderón enviara emisarios a Europa para impedir que el exgobernador priista Ulises Ruiz Ortiz sea denunciado penalmente en los tribunales de Finlandia por su apoyo al grupo paramilitar que emboscó y asesinó a los activistas.

“¿Cuáles son los compromisos que mantienen, señor presidente, señor gobernador Gabino Cué, a dos años de mentiras al gobierno finlandés, a los familiares de Jyri, a l@s eurodiputad@s y a una sociedad que demanda justicia, como los familiares de los 60 mil muertos de este sexenio?”, cuestionó el activista.

Inmediatamente él mismo respondió: “Nosotros, al igual que ustedes, ¡sabemos la verdad! Sabemos que ustedes no quieren que se resuelva este crimen”.

También lanzó otra pregunta: “¿Dónde están los compromisos de la procuradora, quien se llenó la boca al decir que ya estaban detenidos los implicados en el asesinato”.

Sin embargo, dejó en claro que el personaje identificado como el responsable de la matanza, “Rufino Juárez, no fue detenido ni ha sido juzgado por el asesinato de Bety Cariño y Jyri Jaakkola.

“¡No nos quieran engañar! Porque hoy, una vez más, después de dos años, seguimos viendo cómo se encubre y se defiende a Ulises Ruiz”, remató Esparza.

“Para nosotros no basta con detener a los asesinos materiales de Bety; exigimos el desmantelamiento de las redes de control y de impunidad, se castigue a todos los responsables implicados, entre los que destacan funcionarios de los tres niveles del gobierno anterior, muchos de ellos vinculados a los paramilitares de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort).

“Ante la ausencia e incompetencia de la Procuraduría General de la República y la estatal, tuvimos que ser nosotros, los familiares, quienes indagáramos y buscáramos la verdad”, refirió el activista.

Al realizar este viernes una movilización en Huajuapan de León, Oaxaca, Esparza cuestionó la guerra anticrimen de Felipe Calderón. A su juicio, se trata de “una cortina de humo” para ocultar los verdaderos problemas del país:

“El despojo de nuestros territorios, el saqueo de los recursos naturales, la pérdida de la soberanía, el desmantelamiento de toda resistencia, la ruptura del tejido social y el desmantelamiento de las formas de organización de los pueblos originarios que se ha manteniendo milenariamente.”

Con ello, dijo, se “busca someter nuestras voluntades a un acto de obediencia, lo cual ha generando una profunda herida en el país, en los pueblos, y ha dejado a miles de hijos huérfanos, mujeres viudas, madres sin hijos y esposos, mujeres desaparecidas y ultrajadas, todos víctimas de una violencia que no se detiene y se repite en este país”.

Dos años pueden decirse fácil para quienes no han perdido de manera violenta a un ser querido; para quienes deciden los cambios que enfrentan la mayoría, argumentado que lo hacen por el bienestar del país; para quienes dicen representar a México e imponen, con soberbia, estrategias de control social para generar miedo y, con ello, militarizan el país y endurecen su política para criminalizar a las sociedad hasta llegar a establecer un Estado terrorista que persigue, asesina, encarcela y desaparece a quienes estamos en descuerado con ustedes.

A dos años, dijo, “no puedo hablar de Bety Cariño y Jyri Jaakkola sin demandar justicia por los asesinatos de muchos dirigentes sociales, mujeres y hombres, defensores de nuestros derechos”.

Comentarios