Cuellos de botella en los refrescos

Cuellos de botella en los refrescos
Por segunda ocasión en menos de un mes, un alza intempestiva de precios ganó la delantera a la Secretaría de Comercio El jueves 27, aún presente el malestar público que causó el alza en las medicinas, subieron los refrescos 20 por ciento
El asunto —insistencia por parte de los embotelladores de que hay autorización para el aumento y rechazo oficial de que así sea— quedó sumergido en un mar de declaraciones confusas como sucedió con los medicamentos
Así, mientras la SC lanzó a sus huestes de inspectores de precios —unos 1,200 en total— lo mismo contra algunas transnacionales de refrescos, que contra tiendas y estanquillos que sólo hacen repercutir al público lo que ya llega encarecido, el representante de los productores de aguas envasadas, Alejandro Amieva Noriega, se quejó de la “improcedencia” de las multas aplicadas a 85 negociaciones en el primer día de la operación punitiva

El castigo en nada cambió el hecho real: ahora los refrescos cuestan más —hasta 460 los “familiares”— en un país donde estos u otros apaciguadores del hambre ocupan un lugar primordial en el hábito de muchos millones de habitantes
Aunque el permiso oficial para el alza de los refrescos se da por “inminente”, el asunto no sólo atañe a la economía de los consumidores, sino también a casi 200 empresas refresqueras de todo el país que operan con capital mexicano en un mercado en el que las llamadas “grandes marcas” controlar alrededor del 75 por ciento
Esas industrias, según Amieva Noriega, padecen las consecuencias del diferencial de precios en el azúcar y de agosto a la fecha sus costos han aumentado “en ocasiones hasta 40 por ciento” La autorización para elevar precios se presenta para ellas como la única forma de continuar en los mercados regionales, que son el único hueco que les dejan las otras
Estos y otros razonamientos económicos fueron expuestos por los refresqueros a las autoridades “La subsecretaría de Comercio Interior nos aseguró que hoy aparecerían los nuevos precios en el Diario Oficial No sabemos qué fue lo que pasó”, dijo Amieva el jueves 27 a Proceso mientras esperaba en la Secretaría de Comercio una aclaración del por qué no se dio marcha atrás
Entre otras, resulta lógica la suposición de que un alza en los refrescos que se anuncia al mismo tiempo que los proyectos para abaratar 90 artículos básicos —como sucedió— afecta los propósitos de congruencia que han fijado las autoridades
En suma, resulta que todas las partes involucradas en el caso refresquero se encuentran de momento en un “cuello de botella” El público, porque con la incertidumbre de embotelladoras y comerciantes enfrenta escasez del producto: las empresas, porque se encuentran en peligro de quebrar o de pagar multas hasta por cien mil pesos, y la Secretaría de Comercio, porque su imagen resultó seriamente comprometida al quedarse rezagada de situaciones que le compete atender y comunicar con oportunidad

Comentarios