Por una política de la cultura

Por una política de la cultura
La “urgente” creación de un Consejo Nacional de la Cultura; inmediata elaboración de programas educativos para llenar el tiempo a que legalmente tiene derecho el estado en las radiodifusoras y canales de televisión en todo el país; revisión de obsoletos ordenamientos legales sobre producción y difusión de la cultura, son algunas de las propuestas formalizadas ya para el Plan Nacional de Educación
En la reunión de consulta participaron más de 150 expertos divididos en ocho grupos de trabajo sobre: objetivos generales de la política educativa; educación básica; educación tecnológica; educación superior e investigación científica; cultura; juventud, recreación y deporte; educación extraescolar y capacitación para el trabajo; y planeación, administración y evaluación educativa
El objetivo fundamental, se expresó, es “afirmar el carácter popular y democrático del sistema educativo” Se analizará la gratuidad de la educación que imparte el estado y la obligatoriedad de la educación básica, considerada ésta la preescolar, la primaria y la secundaria

Los participantes en el grupo quinto opinaron que “la cultura se ha tomado como complemento indispensable de la enseñanza, de forma que se cumplan cabalmente los fines constitucionales sobre la educación”, ya que la enseñanza sin cultura “es mero saber técnico y profesional que renuncia al desarrollo integro de la persona y, por lo tanto, no contribuye a la identidad de la comunidad nacional”
La política cultural del estado habrá de descansar —se propuso— sobre la calidad de la obra, la extensión de la difusión y la libertad de los creadores intelectuales, “puesta la excelencia de la obra al alcance del mayor número posible de personas”
Explican los integrantes del grupo de análisis:
“La calidad de la obra y la extensión de la difusión trascienden la vieja y falsa polémica entre cultura de élites y cultura popular La libertad es la condición sine qua non de la creación intelectual y artística y es el mismo estado quien debe propiciarla y, en su caso, defenderla”
Agrega el documento:
“En definitiva, se trata de difundir la cultura para educar mejor y propiciar el conocimiento, la liberación y la identificación de los hombres de nuestro pueblo, estimulando su capacidad creadora y rechazando los valores puramente mercantiles tan difundidos en nuestro medio”
El grupo VII sugirió “procurar la articulación orgánica y no la mera agregación histórica y administrativa de las dependencias que tienen funciones de educación extraescolar en los distintos medios: urbano, rural e indígena”
Además de que la educación extraescolar deberá enfocarse no sólo a los intereses de la educación nacional general, sino también a la idiosincrasia de grupos y comunidades, deberá contribuir “a la organización de una sociedad más justa”
Sobre todo, “que se contemple no solamente desde el punto de vista de la formación o información de quienes la reciban, sino en relación con la necesidad de desarrollar las fuentes de trabajo de la comunidad, la región y el país, a efecto de que no sea mero factor que concurra a producir la estabilización de un sistema injusto”
La reunión de consulta del Consejo Nacional Técnico de la Educación es parte de los trabajos preparatorios del Plan Nacional de Educación

Comentarios