México, un país sin libertad para ejercer el periodismo: Freedom House

MÉXICO, D.F. (apro).- Por segundo año consecutivo México se situó en el grupo de países “no libres” para el ejercicio periodístico, sostiene el informe anual sobre libertad de prensa de la agrupación internacional Freedom House.

El informe, presentado en el Colegio de México este jueves 3, Día Internacional de la Libertad de Prensa, sostiene que “la violencia e impunidad continuaron en el año 2011 con ataques a periodistas y contra comunicadores que emplearon las redes sociales para evitar la censura de la prensa tradicional”.

Afirma, además, que “la libertad de prensa se vio amenazada fundamentalmente por las difíciles condiciones provocadas por el lugar central que ocupa México en el tráfico internacional de drogas ilícitas; por el empleo de la fuerza militar en las principales ciudades contra grupos delictivos; y por la imposibilidad de promover reformas significativas en materia de rendición de cuentas”.

Al presentar el informe, Karin Deutsch karlekar se dijo preocupada por las causas que han provocado que en México no existan las condiciones para ejercer con libertad el periodismo. Enumeró entre éstas la violencia del crimen organizado, la militarización del país, la debilidad institucional y la impunidad.

“México se ve afectado por la intervención de actores no oficiales en contra de los periodistas, tales como los cárteles de la droga y otros grupos de poder informales que ejercen presión o censura, en tanto que el Poder Ejecutivo usa una retórica negativa en contra de quienes ejercen la libertad de expresión”, sostuvo Deutsch Karlekar, directora reproyectos de Freedom House New York.

De acuerdo con el informe de esta organización México es el cuarto país en América Latina que ocupa la posición de “no libres”, junto con Venezuela, Cuba y Honduras. Según la clasificación de Freedom House, México tiene 62, puntos donde cero es lo más libre y 100 la falta absoluta de libertad.

Según el informe, “la impunidad sigue siendo un problema en México, con pocos avances en el procesamiento de homicidios y alegatos de tortura de trabajadores de los medios de comunicación. La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión es considerada como generalmente ineficaz, y no pudo procrear ninguna delito grave contra periodista en el año 2011”.

Afirmó que “en varios estados la extensión de la influencia de los narcotraficantes en los medios de comunicación marcó una transición de silencio impuesto al control activo de la agenda noticiosa. Debido a ello, la autocensura a temas delicados es frecuente”.

El documento señala que, al igual que en años anteriores, “los cárteles de la droga están detrás de los actos de violencia, pero las autoridades locales y las fuerzas policiales parecen estar involucradas en algunos casos, lo cual crea un ambiente donde los periodistas no saben de dónde vienen las amenazas ni cómo evitar la violencia”.

Durante el acto Mariclaire Acosta, representante en México de Freedom House, lamentó el asesinato de Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz, e informó de los homicidios de tres fotógrafos que apenas unas horas antes habían sido descubiertos, también en Veracruz.

En el acto Mick O’connor, representante del Comité para la Protección de los Periodistas, explicó que la autocensura se ha propalado en los periodistas del país debido a la vulnerabilidad que padecen ante los poderes fácticos, como el crimen organizado y actores del estado.

“Antes, los periodistas te confesaban en voz baja que se autocensuraban. Les daba pena. Ahora lo dicen en voz alta porque temen por su seguridad y su vida. Encuentro esta autocensura como un golpe contundente a la democracia en México. Y aunque las autoridades lo niegan, el crimen organizado ejerce cada vez mayores presiones porque quiere tomar el poder de control en los territorios que ocupa”.

Comentarios

Load More