Desnutrición y consumo superfluo

Desnutrición y consumo superfluo
Samuel Máynez Puente
El alza en el costo del azúcar refinada y los concentrados que se utilizan para elaborar refrescos, productos importados éstos, serán causa de otra elevación de 10 a 15 por ciento en el precio de estas populares y absurdas bebidas El aumento anunciado, afirman los embotelladores, no disminuirá el bárbaro consumo En tanto, el pueblo de esta metrópoli que entre sus innumerables privaciones, padece la de 500 millones de litros de leche, se bebo un océano de toda clase de refrescos embotellados No menos de 200 millones de cajas, con 24 botellas cada una, producidas por las diversas empresas y marcas se vendieron el año pasado Entre esas marcas, la más pregonada —”aguas negras norteamericanas”— se anotó la cifra de 50 millones de cajas: 1,200 millones de botellas de tan amañada bebida gaseosa
Es incontenible la invasión de refrescos En la pocilga, entre montones de basura de barriadas astrosas, niños que pululan como moscas, casi desnudos, con el vientre hinchado por desnutrición y parásitos con una de las dos o tres botellas de refresco que se beben durante el día Los albañiles abandonaron el pulque para irrigar con refrescos sus tacos del mediodía El otro océano, el de alcohol que se bebe el mexicano combina alegremente con la gran variedad de estas bebidas Entre escasez de agua potable y por supuesto de leche: inopia del exprimido seno materno, ubre bovina inaccesible, pero ante todo por la imperiosa necesidad de obtener azúcar para proporcionar calor al organismo, este pueblo ha caído en el vicio lamentable, gigantesco de beber refrescos embotellados a toda hora del día

Jarabe (ácido fosfórcio) y sabores sintéticos, entre inútiles componentes, no ajenos de causar daños, constituyen un refresco En los dientes y la nutrición de la infancia, el daño atenta severamente Calorías vacías que no alimentan, pero efectivas para engañar al hambre y proporcionar bienestar efímero, es el secreto de la penetración de estas trasnacionales, cuya propaganda maneja insidiosamente todas las formas de excitar los instintos primarios Inicua invasión que se traduce en deterioro para la infancia y la juventud
La leche es suma y compendio de todos los principios alimenticios primordiales Contiene más de 100 componentes, entre ellos: proteínas, grasa, azúcares, sales minerales y agua; asimismo, vitaminas solubles en al grasa o en el agua; vitamina A y cartotina, vitaminas D, K, E, tiamina, riboflavina, niacina y otros elementos de la vitamina B En las primeras semanas de vida, el sistema nervioso elabora un compuesto llamado mielina, elemento fundamental para la neurona En la composición de estas sustancias interviene en forma decisiva la galacosta o azúcar contenida en la leche materna Todas las glándulas de los mamíferos secretan galacosta, pero la leche humana es la más rica en este noble principio: llega a un opulento 50 por ciento sobre la leche de vaca ¿Inteligencia, locura?
Un eminente pediatra europeo hacía este comentario: la potencialidad productiva de Estados Unidos, el alto nivel material dominante en sus metrópolis, reside en el enorme consumo de leche y si perfecto control sanitario; se consumen 50,500 millones de litros anuales Un lago de leche en donde podrían navegar las carabelas de Colón, homenaje merecido ya que en la segunda expedición el médica sevillano Alvarez Chanca, trajo la semilla que formó en América la futura riqueza ganadera Por lo menos 10 países de la cultura occidental mantiene un promedio de ingestión que alcanza hasta los 300 litros; en México difícilmente el promedio llega a 8 litros de leche al año por ciudadano Pero en consumo de refrescos, alcanzamos indiscutible, apabullante primer lugar en América Latina La penetración de empresas trasnacionales de refrescos crece cada día en magnitud Solamente la principal de ellas acapara más del 42 por ciento de las ventas de este tipo de bebidas Junto a tan grotesco primer lugar, el consumo de refrescos en la República pagaría dos veces y media la educación superior en el país

Comentarios