“Colosio, el asesinato”, para que la gente piense: Bolado

Este texto se publicó originalmente en la edición 1853 de la revista Proceso del pasado 6 de mayo. Ante el estreno de la película, proceso.com.mx lo pone de nuevo a su consideración.

El cineasta Carlos Bolado (Veracruz, 1964), quien en 1998 obtuvo siete Arieles por su película Bajo California: El límite del tiempo, regresa con un tema político sobre el misterioso crimen del candidato priista Luis Donaldo Colosio, filme que un mes antes de su estreno empieza a recibir cuestionamientos. Incluso el director denuncia que ha recibido amenazas de muerte, y acusa: “El PRI le ha hecho mucho daño a México”.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Aún no se estrena Colosio, el asesinato, la nueva película de Carlos Bolado sobre el homicidio en 1994 del candidato del PRI a la presidencia, Luis Donaldo Colosio, y ya existe polémica alrededor de ella.
Bolado revela a este semanario que su equipo fílmico ha sido amenazado por teléfono:

“Le estamos pisando los callos a alguien, son amenazas veladas. Hubo dos llamadas amenazantes. La productora Mónica Lozano, el guionista Hugo Rodríguez y todos tenemos miedo; pero hay que decir la verdad.”
Nada ni nadie lo parará:
“Hay que hablar de la historia de este país. Yo se cómo van las encuestas y van a gobernar ellos (PRI), aunque no sé si voy a volver a hacer una película. No sé si me voy a tener que ir del país.”
Aceptó el proyecto de filmar Colosio, El asesinato (Proceso 1837) porque “es importante hablar lo que se ha escondido y el PRI, que estuvo en el gobierno 70 años, cometió una gran cantidad de asesinatos políticos en todo ese tiempo” y “hay personajes que estuvieron en toda esa historia”, precisa: “Es un relato de asesinatos y crímenes de estado”.
La producción de 59 millones de pesos, según Lozano, se estrenará el 8 de junio próximo, si bien existen algunos periodistas que han acusado al proyecto de ser “propaganda política en plena coyuntura electoral”, o de que “coincide con los objetivos de Enrique Peña Nieto”, denunciando que “el productor Fernando Sariñana es concuño del actual candidato priista” y además, el filme “está respaldado por Felipe Calderón, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y los Estudios Churubusco”.
Hay más.
Un grupo de cineastas critican que “haya obtenido dinero público directo” cuando hay tres fuentes de financiamiento “con reglas claras” (Fidecine, Foprocine y Eficine) y que “toda la comunidad cinematográfica espera sus convocatorias para concursar” (Proceso 1839).
Nada de eso acepta el realizador de Bajo California, Promises, Sólo Dios sabe y Tlatelolco (éste se proyectará en los cines en octubre próximo).
“Yo no le hago un homenaje a Colosio, no es un largometraje con un fin partidista, ni tengo el gusto de conocer físicamente a Felipe Calderón ni tampoco a Consuelo Sáizar, presidenta del Conaculta, ellos no ordenaron la producción.
“Los Estudios Churubusco siempre han apoyado a películas mexicanas. En Colosio, el asesinato no participa Sariñana, quien (en cambio) sí produce mi otro proyecto, Tlatelolco, sobre el movimiento estudiantil del 68, pero no es concuño de Peña Nieto. Yo no sé nada del dinero, de eso se encarga (Mónica) Lozano, y confío mucho en ella.”
–¿No sabe usted como director de dónde proviene el dinero para el filme?
–No. Y no me importa, sólo sé que no viene del narco.
“Lo más importante es rodar el filme. Mi intención es hablar de la historia contemporánea de México y es un tema que me interesa, porque aparte de ser cineasta yo estudié sociología y ciencias políticas. Es el primer proyecto cinematográfico sobre ello, sólo sé que existe el videohome Magnicidio: complot en Lomas Taurinas, que filmó Miguel Marte en 2002.
–¿No le parece poco serio no saber dónde se consiguió el financiamiento?
–Sería poco serio tratar la película de una manera frívola y banal, y no decir la verdad o servir para fines partidistas, (pero) no puede ni aprovecharse (con la cinta) el PAN. Lo único claro es que se le pega a alguien y son los que van a gobernar. Yo doy un paso al frente y mi posición es crítica. Yo sí que corro peligro.
“El PRI ha hecho mucho daño”

Recuerda que Colosio, el asesinato es un guión que data “desde hace años”, pues Bolado lo leyó en 1999:
“Iba a ser mi largometraje después de Bajo California, y también el guión de Los capos del norte, que luego se convirtió en Amapola; pero siempre quise realizar la cinta del crimen de Colosio. Luego me enteré que Lozano compró los derechos de ese guión. Y cuando le mostré mi película sobre el 68, ella me ofreció rodar Colosio, el asesinato”.
–¿Es acaso un proyecto que ordenó Calderón?
–¡Nooo…! Uno tiene que filmar las películas cuando es posible ya filmarlas.
“Yo sí sé muy bien quién soy, sé muy bien dónde estoy parado, sé de lo que hablo. Es un largometraje duro y soy un personaje crítico. Nadie me condicionó, no hubo censura, nadie mi tiró línea. Hago la película que quería hacer y es una historia que deseo se cuente.”
–¿Qué espera al estrenar en plena campaña presidencial?
–Que la gente piense, reconsidere… El PRI le ha hecho mucho daño a México y a sus nuevas generaciones. 1994 es uno de esos años: fue la aparición pública de los zapatistas, el llamado “error de diciembre”, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu… Eso significaba: “¡Aquí mando yo y se chingan todos!”. Y todo esto se menciona en mi largometraje.
“Me cuesta mucho trabajo votar en este país por los especímenes que tenemos que votar. Son mesiánicos o enloquecidos, o poco inteligentes o con una historia negra de corrupción.”
En cuanto a que para obtener dineros públicos, la cinta Colosio, el asesinato no se sometió a los tres fondos reglamentados, Bolado argumenta que “no hay un buen sistema que funcione”, toda vez que “Fidecine y Foprocine no sirven” y “en este último, los que son jurados no son directores de cine”. Lo grave es que “el dinero del artículo 226 de Impuesto Sobre la Renta (Eficine) se le otorgue a Legionarios de Cristo y filmen Cristiada”, asegura con vehemencia:
“Deberían pedir una garantía de que el proyecto sea por lo menos una obra artística. ¿Cómo van a utilizar dinero de los impuestos para hacer esas cosas? Allí está el problema, Fidecine tiene muy pocos proyectos y sus jurados son gente inmiscuida en la distribución y no les interesan las cintas mexicanas, sino las gringas… ¿Que Conaculta Cine no debe existir, ni crear películas? Estoy de acuerdo. Lo que no funciona es el sistema, yo no soy responsable del financiamiento; pero sí de (lo que se ve en) la pantalla, yo dirigí a los actores, cambié los diálogos, escribí las escenas y eso es por lo que se me puede juzgar. Ni dinero tengo, soy pobre.”

Lozano: “Opiniones encontradas”

La filmación de Colosio, el asesinato inició el pasado 15 de enero y el rodaje duró cinco semanas. La productora Mónica Lozano no ha recibido ninguna amenaza.
Ella reconoce que exista la inquietud de por qué se produjo un largometraje como éste ahora “en tiempos electorales”, pero el guión “ya existía desde hace muchos años”, dice, “entonces colaboró el escritor, dramaturgo y periodista Vicente Leñero en él, aunque no hubo las condiciones para llevarlo a la pantalla grande”. Y asume su compromiso con los temas políticos sociales:
“Se ha demostrado este compromiso con mi vinculación en películas como El baile de San Juan, de Francisco Athié; El atentado, de Jorge Fons; El mural de Siqueiros, de Héctor Olivera o Arráncame la vida, de Roberto Sneider, en los cuales hay hechos que nos permiten reflexionar de dónde venimos, quiénes somos y ojalá formulen preguntas para ver a dónde vamos.”
Según ella, Colosio, el asesinato “va a generar manifestaciones a favor y en contra”. Sobre el financiamiento, señala que “es un proyecto muy sólido, más allá del contexto político es la historia la que convence a los productores”.
Detalla paso a paso:
“Por fortuna tengo una experiencia de muchos años y tengo socios que trabajan conmigo. Como es el caso de OBERON Cinematográfica, con sede en Barcelona y con dicha empresa llevamos ocho películas. Entonces le hablé a su representante, Antonio Chavarrías, le envié el guión y le propuse que lo hiciéramos posible… También invité a Emilio Maullé, quien vivió en Francia 25 años y conoce muy bien los mecanismos de colaboración en ese país. Incorporé a Gustavo Ángel, colombiano, e igual conoce la colaboración en su país… A Gussi-Artecinema le pido adelanto de distribución y a las empresas históricas de bienes y servicios les pido colaboración, como los Estudios Churubusco y CineColor. Es un esquema de colaboración como en todas mis películas.”
Las empresas que intervienen son: Udachi Productions (Miami, Estados Unidos), La Femme Endormie (Francia), Gaugin (Colombia) y Alebrije producciones (de Mónica Lozano) con la colaboración de Estudios Churubusco, CineColor y EFD en renta de equipo.
Y Colosio, el asesinato la mantiene contenta porque “me encanta el compromiso de todo el equipo, todos poseen una postura política y creen que debe haber cambios y se comprometen en la vida cotidiana con su quehacer para que haya esas transformaciones. Uno está aterrado, ya no se puede tener una vida normal porque se encuentra sitiado por la violencia”.
–¿Cuál es la urgencia de estrenar?
–La población de mayor frecuencia en las salas de cine se da en el verano. Y Colosio, el asesinato un thriller político que está perfectamente construido, el contexto en el que se desarrolla es tan fuerte como para compartir con cualquier otra película de Hollywood en mil 200 o mil 500 pantallas.
“Entonces, al saber que uno cuenta con la posibilidad de competir, se quiere llegar a ese lugar. Ahora, coyunturalmente hay una elección y es un tema que puede empujar a los políticos que discutan el tema, y nos contesten preguntas que allí se formulan; pero no hay otra intención”, concluye.
En Colosio, el asesinato aparece personificado por un actor el periodista Eduardo Valle, El Buho, quien falleció en Matamoros el pasado 3 de mayo.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios