España: ¿acabó la guerra civil?

España: ¿acabó la guerra civil?
Francisco Fe Alvarez
Faltan cuatro o cinco meses para que las anunciadas y muy esperadas elecciones generales se celebren en España Elecciones de las que debe surgir el primer parlamento que con cierta libertad puede darse el pueblo, desde aquellas que se celebraron en febrero de 1936 y en las cuales venció en forma abrumadora el Frente Popular
Aquellos comicios de hace más de cuarenta años vinieron a ser un preludio de los sangrientos enfrentamientos armados iniciados en julio de aquel mismo año y transformados en una guerra civil El conflicto fue precedido por una serie de trastornos de toda índole (asesinatos, huelgas, manifestaciones airadas, etc) que contribuyeron a crear un ambiente de tensión insoportable, en cuyo fondo surgían ya las asperezas más crudas y dividían al país en dos bandos irreconciliables
En estos momentos, los desórdenes, los trastornos, las manifestaciones y la violencia armada aparecen de nuevo para crear una tensión semejante, precisamente cuando ya parecían encarrilados los intentos para poner fin a los últimos vestigios del franquismo y llevar a España a la total europeización política En muchos de sus aspectos, la semejanza establecida en una situación que cruza como puente a través de tanto tiempo y de tantas vicisitudes, no deja de ser asombrosa y temible Sin embargo, las circunstancias son muy distintas y se supone que el gobierno que ahora se encuentra en el poder dispone de todos los resortes para evitar que la tensión degenere en algo parecido y tan temido a lo que fue la guerra del 36 A pesar de todo, cabe la pregunta: ¿Podrá manejar el gobierno tales resortes con la debida prudencia y firmeza para impedir que se vuelva a una situación irremediable?
En un siglo, desde el primer tercio del XIX al primer tercio del XX, España conoció tres guerras civiles, las sufrió y las vivió intensamente; conoció también todas las secuelas que dejan estos conflictos ¿Es posible que todavía piensen las nuevas generaciones que un enfrentamiento bélico permite que la mitad del pueblo aplaste y acabe con la otra mitad?
Hasta el momento sigue imperando la calma, la reflexión, el buen sentido, tanto de parte de las autoridades (e incluimos aquí a los dirigentes militares), como de los partidos más importantes de la oposición, entre ellos los socialistas y el comunista Y parece haber un entendimiento general en el sentido de que todas estas graves alteraciones al estatu establecido tienen como origen pequeños grupos realmente extremistas y como causa el pretender que las pasiones se solivianten a tal grado, que se haga imposible la continuación práctica de ese plan que debe conducir a la democracia
El momento actual en España es crucial para todos los españoles y es de indudable importancia, ya que difícilmente se ha podido ver con anterioridad, al menos en la historia de este país, que un gobierno no elegido por el pueblo, sino engendrado por una dictadura, se muestre dispuesto a abandonar, en su casi totalidad, la herencia que recibió Es indudable que esta decisión se debe, sobre todo, a la actitud mostrada por el mismo pueblo, inclusive en los últimos años del régimen franquista; en cierta forma, la voluntad popular estaba orillando al gobierno a la adopción de una postura que era la única salida permitida, ya que, de lo contrario, el dilema que se hubiera planteado nuevamente sería o regresar a la dictadura, o regresar a la guerra civil
La contestación que deben darse todos los españoles en estos instantes es la que se refiere al final definitivo de aquella guerra civil Si el conflicto acabó, la solución democrática puede lograrse De lo contrario

Comentarios

Load More