Tratos para un tratado

Tratos para un tratado
Una declaración conjunta, signada por el secretario de Estado, Cyrus Vance, y el ministro de Relaciones Exteriores panameño, Aquilino Boyd, se dio a conocer el día 31, como un avance en las pláticas que sobre el dominio de la zona vienen sosteniendo hace más de doce años ambos países
Aunque el acuerdo en sí no determina una posición definida de ninguno de los dos países, se considera en los círculos diplomáticos como un logro —especialmente panameño—, por la reanudación de las pláticas sobre un tema que empieza a ser “caliente” en lo medios norteamericanos
Sin embargo hay una ligera sombra, que desde hace mucho tiempo oscurece el horizonte de las conversaciones La declaración conjunta, firmada hace dos años por el entonces encargado de negocios panameño Antonio Tack y el gobierno estadunidense, que se conoce como el Acuerdo Tack-Kissinger, contiene puntos que parecen insalvables para la política norteamericana sobre esta región En efecto, mientras Panamá pretende que la dominación estadunidense dure hasta el año 2,000 como máximo, Estados Unidos considera, y así lo ha declarado James Carter, que Norteamérica no debe ceder el Canal a los panameños, en ningún caso, y el nuevo tratado visualiza más como una ventajosa conexión que trascienda incluso los términos en que fue concebido el primero y cuya vigencia termina poco después de iniciado el siglo XXI
Lo que hace aún más difícil la decisión estadunidense en el momento actual, es la presión que sobre el asunto ejercen —aunque moderadamente— otros países del Continente, quienes recientemente hicieron conocer al presidente de los Estados Unidos su apoyo a Panamá

Comentarios

Load More