Imputan cuatro cargos a ‘El Grande’ en Estados Unidos

MÉXICO, D.F. (apro).- El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que Sergio Villareal Barragán, El Grande, operador del cártel de los Beltrán Leyva, fue presentado este miércoles ante una corte de Texas, tras ser extraditado la noche del martes pasado.

Alisa Finelli, portavoz del Departamento de Justicia, indicó que El Grande enfrentará cuatro acusaciones sobre venta de drogas y la posible confiscación de hasta 100 millones de dólares.

Por la mañana, la Procuraduría General de la República (PGR) había confirmado la extradición a Estados Unidos del exoperador del cártel de los Beltrán Leyva, quien será juzgado por una corte federal en el sur de Texas por los presuntos delitos de asociación delictuosa, contra la salud y lavado de dinero.

Como ayer lo adelantó la agencia apro, la PGR informó en un comunicado que la extradición del King Kong, Comeniños, El Giga, El Gigante y El M, se llevó a cabo en el marco del Tratado de Extradición firmado entre México y Estados Unidos.

Según el boletín oficial, entre 2007 y 2010 Villarreal Barragán fue operador de la organización criminal de los Beltrán Leyva, la cual se dedica al tráfico de drogas y lavado de dinero.

“Esta organización se dedicaba al transporte de cocaína a los EUA, así como al traslado de millones de dólares estadunidenses derivados de la venta ilegal del estupefaciente al extranjero”, dice el comunicado.

Villarreal Barragán estuvo internado en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 2  de Occidente, ubicado en Puente Grande, Jalisco, desde el 16 de diciembre de 2011, fecha en que la Agencia Federal de Investigación (AFI), tuvo por cumplimentada la orden de detención provisional con fines de extradición emitida por el Juez de conocimiento.

Una vez agotadas las etapas del procedimiento de extradición iniciado por la PGR, fue dictado el acuerdo correspondiente por el cual fue concedida la extradición de Villarreal Barragán, quedando firme y ejecutable al agotarse los recursos legales a los que El Grande tenía derecho.

El operativo de entrega se realizó el 22 de mayo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde elementos pertenecientes a la AFI, entregó a Villarreal Barragán a elementos del servicio del US Marshals del Gobierno estadunidense.

Con la extradición del capo, suman 546 los presuntos delincuentes entregados a gobiernos extranjeros, la mayoría de ellos (502) a Estados Unidos.

De acuerdo con ese procedimiento, Villarreal podría convertirse en testigo protegido de la DEA, como lo fue de la PGR para declarar en contra de varios funcionarios como supuestos protectores de narcotraficantes.

Entre ellos, implicó al general Mario Arturo Acosta Chaparro, asesinado el pasado 20 de abril en la ciudad de México y quien entre 2000 y 2007 estuvo encarcelado acusado de proteger al cártel de Juárez, cargo del que fue exonerado.

Después de su liberación, Acosta Chaparro se convirtió en el enlace informal del gobierno de Felipe Calderón con los diferentes carteles del narcotráfico (Proceso 1768 y 1779).

Según una filtración del expediente de El Grande a la prensa, Villarreal Barragán acusó a Acosta Chaparro de haber recibido por lo menos medio millón de dólares por parte de los hermanos Beltrán Leyva, que en 2008 rompieron la alianza con el cartel de Sinaloa al acusar a Joaquín  El Chapo Guzmán de haber entregado al Ejército a su hermano Alfredo, El Mochomo.

El Grande fue aprehendido en septiembre de 2010 por elementos de infantería de Marina en el fraccionamiento residencial Puerta de Hierro, en la ciudad de Puebla. Policía judicial en Coahuila y agente de la PGR en los años 90, su detención ocurrió cuando sostenía en los estados de Morelos y Guerrero una fuerte confrontación con Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, a quien responsabilizaba de haber entregado a Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, cuando la Marina lo acribilló en Cuernavaca en diciembre de 2009.

La Barbie fue detenido en el Estado de México en agosto de 2010 por la Policía Federal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública, y está en trámite su extradición a Estados Unidos, solicitada por la Corte del Distrito Norte de Georgia, en Atlanta.

En las investigaciones que la PGR lleva a cabo contra cuatro altos mandos militares, entre ellos el exsubsecretario de la Defensa Nacional (Sedena), Tomás Ángeles Dauahare, el testigo protegido Jennifer  los vincula con el cártel de los Beltrán Leyva desde el 2008.

Comentarios