Obreras de proveedora de VW reciben respaldo internacional

PUEBLA, Pue. (apro).- Un grupo de obreras de esta entidad pidió la intervención del Consejo Mundial de Trabajadores para que el consorcio Volkswagen exija a su socia proveedora Flex N Gate, FNG de Puebla, el cumplimiento de la Declaración de Bratislava, para que se respeten los derechos laborales de los trabajadores de esa planta.
Las trabajadoras obtuvieron el respaldo de la Federación Internacional de los Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas (FITIM) y el Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria Automotriz de Estados Unidos (UAW), para que se haga válido el documento internacional.
La Declaración de Bratislava es un acuerdo firmado en 2002 por Volkswagen y sus trabajadores en Alemania, en el que se establece que la empresa armadora puede obligar a sus socios comerciales a garantizar una relación de respeto a los derechos laborales.
Rufina González, Verónica Carreón Leal y Sara Ortega Hernández denunciaron que, en diciembre de 2011, tras 14 años de labores, fueron despedidas por la planta Flex N Gate –fabricante de autopartes para General Motors, VW, Nissan, Ford y Chrysler– por el hecho de pedir cambio de delegados sindicales y una copia de su contrato laboral.
Las obreras detallaron que se habían pronunciado en contra del contrato de protección patronal que prevalece en esa empresa, y además pidieron cesar las jornadas de más de 14 horas continuas.
Asimismo, repudiaron los bajos salarios y el maltrato y exigieron se permita la libre asociación sindical.
Incluso dijeron fueron objeto de amenazas por parte del dirigente del sindicato de Industrias Diversas y Oficios Varios de la CTM, Gonzalo Torres Chietla, luego de que se enteró que habían emprendido una lucha por los derechos laborales de los 600 obreros de Flex N Gate.
En apoyo a las obreras, la Federación Internacional de los Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas (FITIM) se pronunció por que los obreros de esa planta puedan ejercer en forma irrestricta el derecho de asociación sindical.
“Condenamos enérgicamente las violaciones a los derechos laborales en FNG, que incluyen además de la negación del derecho de libre asociación, sobrecargas de trabajo y malos tratos. Exigimos que la compañía cumpla escrupulosamente con la legislación nacional e internacional”, se advierte en el pronunciamiento de la FTIM.
Por su lado, la agrupación estadunidense UAW también se solidarizó con los obreros de Puebla.
“Exigimos que Flex N Gate deje inmediatamente sus prácticas sin escrúpulos, ilícitas y corruptas. Exigimos la reinstalación de los activistas despedidos en sus puestos de trabajo, así como el cumplimiento de todas las leyes laborales aplicables, federales e internacionales, en su letra y en su intención”, se advierte en un comunicado firmado por Bob King, líder de UAW.
Asimismo, el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) expresó su solidaridad con los obreros y el rechazo a los contratos de protección patronal en Flex-N-Gate.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso