Refuta Notiver a reportero en el exilio

XALAPA, Ver., (apro).- El periódico Notiver  refuto las acusaciones del reportero gráfico, Miguel Ángel López Solana, hijo del columnista, Miguel Ángel López Velasco, y hermano del fotoreportero, Misael López Solana, asesinados en su domicilio el 20 junio del 2011 en circunstancias aún no aclaradas.

En un editorial publicado en su edición de este viernes, el diario veracruzano rechaza  haber dejado en el abandono a López Solana después del asesinato de sus familiares y, menos aún, tener adeudos pendientes con él por prestación de servicios.

Además, reta al periodista exiliado en Texas, Estados Unidos a volverse “testigo protegido” en Estados Unidos y declarar a la DEA y al FBI todo lo que sabe.

“Usted sabe bastante, sí alguien sabe quién asesino a su familia, ¿y porque?, es usted”, dice.

Bajo el título de “Así no es Miguelito”, el rotativo de mayor influencia en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río asegura que nadie obligó a López Solana a salir de Veracruz, y refiere que su decisión fue consensuada con directivos del diario La Jornada, donde El Cachorro, como le decían a Miguel Ángel, era colaborador eventual.

“Su salida de la ciudad ocurrió al termino del sepelio. La dirección de Notiver decidió seguirles pagando de por vida el sueldo de Miguel Ángel a sus ancianos padres y se les envío a su casa desde la primera semana por conducto de Gonzalo Gómez Bahan (el periódico no aclara quien es este personaje, desconocido en el ámbito reporteril) sin embargo la rechazaron”, puntualiza Notiver.

Agrega que tanto Miguel Ángel como su hermana demandaron a Notiver por la vía de conciliación y se les liquidó a su satisfacción.

Y revira:

“Usted no fue empleado de Notiver, nos pidió que les permitiéramos trabajar con él (con su padre), porque no tenía trabajo y usted andaba en malos pasos, venía de la ciudad de México donde vivía con un primo que fue asesinado en su casa, bajo circunstancias nunca aclaradas”.

En su editorial, el diario dirigido por el empresario Alfonso Salces puntualiza: “Una noche entraron unos sujetos y asesinaron a su primo a balazos, usted no estaba en la casa. Por eso y así llegó a Veracruz.

“Es importante recalcar que en NOTIVER no teníamos ningún contrato laboral con usted, no figuraba en nómina, no tenía hora de entrada, ni de salida, no venía a la redacción, ni fuente informativa asignada no recibía órdenes de nadie, salvo de su papá, solo a él le rendía cuentas”.

El diario lamenta también haberle  abierto las puertas a pesar de no tener estudios de periodismo y de carecer de experiencia. “Quería aprender y le dimos todas las facilidades. A usted se le tenía cariño, confianza y trataba como miembro de la familia”.

Asimismo, insiste en que Notiver fue el único medio que los defendió (a la familia López Solana) de las gravísimas acusaciones que se les han hecho tanto del sector oficial como de varios medios.

La réplica de Notiver se da después de que Miguel Ángel López Solana ofreció  una conferencia de prensa en el Paso, Texas acompañado de su abogado y su esposa Vanesa Jiménez de López, en la que se quejó del abandono de su casa editorial.

En su edición de este viernes, el diario reproduce íntegramente la nota de la conferencia publicada por la agencia  Apro, en la que López Solana explica que antes del homicidio de su familia, él y otros reporteros, todos ellos de la fuente policiaca recibieron amenazas de muerte, por lo que empezaron a laborar en bloques, telefoneándose a cada momento y a autocensurarse.

Miguel Ángel también relató lo que vivió cuando entró a casa de sus padres y vio sus cadáveres: “Lo primero que vi fue a mi madre boca abajo en un charco de sangre. Mi padre estaba sentado, con la cara desfigurada. También mi hermano estaba boca abajo, en una recámara, con tres tiros en la nuca”.

Y revela que Notiver le dio la espalda tras la muerte de su familia.

Incluso, añade que las autoridades de Veracruz advirtieron a los dueños de los medios en esa entidad que si contrataban a cualquiera de estos tres fotógrafos, se les retiraría publicidad, “y en México, el que paga manda”.

Comentarios

Load More