En el IFE, PRI, PAN, PVEM y Panal, arremeten contra López Obrador

MÉXICO, D.F. (apro).- Los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional, Verde Ecologista de México y Nueva Alianza, hicieron trizas las propuestas económicas de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de las izquierdas.
En lo que fue el sexto y último “Foro de Contraste de Propuestas Electorales”, organizado por el Instituto Federal Electoral (IFE), los representantes del PAN, Ernesto Cordero; PRI, Francisco Suárez Dávila; PVEM, Pablo Escudero, y Panal, Emilio Zebadúa, arremetieron en contra de Rogelio Ramírez de la O, estratega económico de López Obrador.
Ramírez de la O causó el enojo de Suárez Dávila –uno de los economistas más reputados del país, subsecretario de Hacienda en el gobierno de Miguel de la Madrid– cuando dijo que el PRI le había copiado varias propuestas a Andrés Manuel y los partidos que lo postulan: PRD, PT y Movimiento Ciudadano.
Por ejemplo, la meta de crecimiento económico de 6%, la propuesta de pensión universal para las personas mayores y bajar las tarifas de la luz, entre otros.
“Todos estos proyectos (del PRI) en realidad son proyectos improvisados, aunque tienen un buen barniz, desde el punto de vista de la presentación que están haciendo hoy en este panel”, dijo Ramírez de la O.
En su turno, Suárez Dávila no ocultó su enojo: “Eso sí verdaderamente no lo acepto, porque la verdad el PRI no copia cosas que no funcionan. La verdad, eso sí casi lo considero un insulto.”
Explicó que la propuesta de crecimiento económico de 6% es original del PRI, porque en los últimos 64 años en que ese partido estuvo al frente del Ejecutivo, esa fue la tasa en la que creció la economía en promedio.
Además, dijo, “muchas de las propuestas que ha hecho, que han hecho nuestros amigos del PRD, como adultos mayores y demás, son pequeñitas y se han financiado absolutamente con deuda.”
Arremetió: El problema de la propuesta del PRD, sobre adultos mayores “es que no tiene financiamiento, no tiene sustento, está financiado con ilusiones. No pueden ellos, en su propuesta, crecer a 6% –que eso no tiene nada de invento– si, como está diciendo Andrés Manuel López Obrador, va a generar 10% del PIB de ingresos fiscales adicionales, que es todo lo que recaudamos actualmente, recurriendo a que va a combatir la corrupción y que va a reducir los sueldos ya reducidos de los altos funcionarios públicos.”
Añadió:
“Y, para colmo, donde está un boquete enorme, que es en los subsidios a la gasolina, por 200 mil millones de pesos, son subsidios primordialmente a los grupos de altos ingresos”.
Suárez Dávila remató:
“La propuesta de Andrés Manuel López Obrador tiene muy buenas intenciones, pero no tiene ningún sustento, no es congruente y además es contradictoria, porque de hecho lo que está haciendo es financiando a los grupos de altos ingresos o bien propiciando efectivamente una crisis, creciendo sin sustento.”
Una nueva intervención de Rogelio Ramírez de la O volvió a causar el enojo de Suárez Dávila… pero también del resto de los participantes.
El asesor económico de López Obrador dijo que el proyecto que éste encabeza “es radicalmente distinto” a los que han existido desde finales de los años 80, que han continuado, primero con el PRI y después con el PAN.
“No hay una distinción fundamental en la ejecución del PRI y del PAN, y más bien, al contrario, el PAN heredó varios de los secretarios más importantes que tenían los gobiernos del PRI, precisamente porque no sabía cómo hacer las cosas.”
Señaló también que “la objeción que nosotros tenemos a esta estrategia económica que lleva casi 30 años es que no ha entregado crecimiento económico y mucho menos equidad. El crecimiento de 1983 al año 2011 ha sido 2.4%, promedio anual, que casi no alcanza ni siquiera para que haya un aumento en el ingreso por habitante”.
Agregó:
“La culpa de esto recae en las dos últimas administraciones panistas, pero también les toca a los del PRI, que les ha tocado un precio extraordinario de precios del petróleo altos, que la economía se ha beneficiado de la apertura del mundo global y que nos hemos permitido aumentar la base exportadora.”
El diagnóstico que han hecho López Obrador y los partidos que lo impulsan, dijo Ramírez de la O, “es que si bien a la economía le ha ido mal, porque no ha tenido crecimiento, al gobierno le ha ido muy bien, porque el gasto del gobierno de todo el sector público aumentó de 1.2 billones de pesos en el año 2000 a 3.7 billones en el año 2011, sin que el gobierno estuviera realmente haciendo nada diferente de lo que hiciera en el año 2000”.
Continuó:
“El gasto corriente pasó de 705 mil millones de pesos en el año 2000 a 2.2 billones de pesos en el año 2011, de los cuales los servicios personales pasaron de 392 mil millones a 862 mil millones de pesos.
“Más aún, de estos salarios que se pagan hoy, 2.9% de los empleados del sector público cobra el 22% de toda la nómina del sector público.
“Entonces, aquí lo que nosotros proponemos –y no es que estemos desestimando otras fuentes de financiamiento–, lo que creemos es que el meollo de este asunto, desde el punto de vista económico y la fuente principal de corto plazo de financiamiento, está en el recorte de la burocracia.
“Nosotros la vemos como una persona de 140 kilos de peso a la que se le deben de quitar 80 kilos de pesos, y que todo ese peso excesivo, esa grasa que tiene, hay que dedicarla a proyectos productivos y no a estar pagando altos sueldos ni otros gastos como son los viajes que tan frecuentemente hacen en las altas esferas públicas”.
Terminó:
“Estamos convencidos que se pueden generar los ahorros, porque parte de esto es ahorro, es estrictamente por eficiencia y parte es por corrupción. El sector público está plagado de corrupción, no reconocerlo es no ver la realidad de todos los días en México.
“Pero para entrar al aire, para que un avión entre a la altura suficiente necesita tener primero un impulso, y ese impulso estamos convencidos que tiene que venir de combatir la corrupción y recortar la ineficiencia.”
Emilio Zebadúa, de Nueva Alianza, fue el primero en arremeter contra el representante del candidato de las izquierdas.
“Creo que todos podemos ver con extrema claridad que la propuesta supuestamente radical y diferente en materia económica de Andrés Manuel López Obrador se reduce a una sola acción: despedir trabajadores del servicio público, despedir maestros, despedir trabajadores de los hospitales, despedir secretarias, despedir conserjes, despedir mensajeros, despedir funcionarios medios y de alto nivel, algo que no se hizo y no se hace en los gobiernos del PRD que actualmente gobiernan en varias entidades de la República.”
Fue al grano:
“No podemos pensar que las tareas de cambio económico que el país requiere y exige son sencillas y que con una medida populista y única, aislada de una realidad más compleja, vamos a poder enfrentar los grandes retos del bienestar de las familias y los trabajadores de nuestro país.”
Ernesto Cordero, del PAN, fue más rudo. Dijo que el representante de López Obrador “muestra una ignorancia absoluta de lo que ha pasado en la economía mundial en estos últimos años. Ahora resulta que México se ha visto beneficiado, pues por la bonanza económica a nivel mundial.
“Por Dios, que lean los periódicos y vean la profunda crisis económica en la que está metido el mundo desde el año 2008. No veo cómo nosotros nos podamos ver beneficiados de esto.
“Que nos hemos beneficiado de los altos precios del petróleo, pues que lea la ley y que vea los reportes de finanzas públicas que emite la Secretaría de Hacienda para que vea que todos los recursos excedentes del petróleo se van a fondos de estabilización de Pemex, de las entidades federativas para la construcción de infraestructura”.
Cordero se apoyó en materiales que llevaba: “Menciona también que ha aumentado el gasto corriente de manera desmedida en estos gobiernos. Hay que mencionarle que los servicios personales, de ser el 44% del gasto corriente, pasó a ser el 31%. Decirle también que los servicios personales relacionados a dependencias que no tienen que ver con Seguridad Nacional disminuyó en estos últimos 12 años.
“Me preocupa que no le salga la aritmética. Me preocupa que vayan a tomar decisiones medulares con un diagnóstico tan pobre de lo que pasa en México, de lo que ha sido México y de lo que está pasando en el entorno mundial”.
Sin ambages, dijo: “Por eso su candidato sigue siendo una amenaza para las familias mexicanas y la construcción de un patrimonio.”
A la yugular se le fue Suárez Dávila:
“Yo, yo ciertamente le doy 10 de calificación en buenas intenciones a Rogelio (Ramírez de la O), (pero) tiene cero en los cómos. Y doy nada más cinco razones muy puntuales:
“Ha dicho el PRD que van a generar 10% del Producto Interno Bruto en ingresos sin crear impuestos y sin aumentar impuestos. Eso, verdaderamente si lo lograran, sería el milagro económico mayor de la historia y ameritaría el Premio Nobel de Economía. No es posible duplicar los ingresos sin aumentar impuestos o crearlos.
“Y sobre todo menos si baja el precio de la gasolina, que aumenta simplemente los subsidios a los grupos de altos ingresos.
“Tercer punto: Es el único partido que no propone nada nuevo en Pemex y, sin embargo, está planteando crear cinco refinerías nuevas. ¿No se dan cuenta que estamos importando gasolinas y lo que significa el tiempo para crear cinco refinerías, además de lo que cuestan?
“Cuarto. Es el único partido de izquierda que yo conozco y hay unos de centro que también lo hacen, que no están proponiendo nada para gravar los ingresos de la gente de más altos ingresos en uno de los países más desiguales.
“¿Seguridad social? Pues sí, está muy bien su seguridad social y yo creo que todos tienen elementos parecidos, nada más que aquí (con AMLO) no está financiada.
“Es el único partido que realmente no está planteando una reforma hacendaria para cambiar las cosas, para financiarlas, que no está planteando una reforma energética.
“Y finalmente, yo diría, esta política económica no tiene sustento, no cuadra, no es la ruta del progreso, es la ruta del regreso.”
Remató el priísta:
“Crecimiento económico sin sustento fiscal es igual a crisis, y los mercados lo están viendo.”
Sobre este último tema, el de los mercados, hubo previamente un jaloneo entre Ernesto Cordero y Ramírez de la O. El primero recordó lo que el diario ingles Financial Times publicó la semana pasada, en el sentido de que la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador llegara a la Presidencia fue lo que generó la depreciación del peso en las últimas semanas. Eso, luego de que una encuesta lo ubicara sólo cuatro puntos debajo del puntero Peña Nieto.
Y Ramírez de la O en su turno: “Bueno, en dos minutos voy a tratar de explicarle al actuario Ernesto Cordero cómo funciona el mercado cambiario global, a ver si entiende con esto que la depreciación del peso de las últimas semanas, y lleva semanas, no tiene nada que ver con la candidatura de López Obrador ni con las preferencias en las encuestas”.
Y luego de la explicación que dio –que centró en la salida de capitales golondrinos atraídos por las tasas de interés altas en México–, Cordero replicó:
“(Quiero) decirle al representante del PRD que tenga la certeza que conozco mejor que él cómo funcionan los mercados cambiarios, porque he sido actor relevante y responsable de la política cambiaria de este país, y conozco perfectamente cómo funciona.
“Y quiero decirle que el peor momento del peso la semana pasada, con toda la tendencia y con todas las consideraciones que él hizo, el peor momento, y así lo menciona el periódico –lástima que está en inglés, voy a tratar de hacer un esfuerzo por traducirlo–, el peso mexicano llegó a su peor momento el jueves, después de que una encuesta muy influyente mostró que el candidato de la izquierda para la elección presidencial estaba ganando terreno”.
Siguió Cordero: “Y luego cita (el periódico) las opiniones de varios expertos ejecutores de los mercados cambiarios donde también dice que: ‘a partir de este momento van a seguir más de cerca lo que pasa en las elecciones en México…’, y muestra una gran preocupación por lo que está pasando ahí”.
Entonces, terminó el exsecretario de Hacienda, “sí tiene relevancia el asunto, los mercados sí descuentan y sí entienden que México lo último que quiere y lo último que le conviene es regresar a un pasado, a un pasado irresponsable que nos puede llevar a perder todo lo que hemos ganado, que nos puede llevar a que las familias pierdan sus patrimonios, a cancelar las oportunidades para muchos mexicanos que día a día se esfuerzan y luchan por salir adelante.”
Le dieron con todo a López Obrador y a su asesor económico.

Comentarios

Load More