Investiga EU a miembro de equipo de EPN por vínculos con lavadores de Yarrington

MÉXICO, D.F. (apro).- Pablo Zárate Juárez, quien actualmente forma parte del equipo de campaña de Enrique Peña Nieto, es investigado por el gobierno estadunidense por presuntamente formar parte de una red de lavado de dinero del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, revela hoy el diario Reforma.

Las autoridades del vecino país acusan al organizador de eventos priistas de ser pieza clave en la operación de la compañía Premier International Holdings creada en San Antonio, Texas, por Fernando Alejandro Cano Martínez, prófugo de la justicia de Estados Unidos, acusado de lavar dinero, proveniente del crimen organizado, para Yarrington.

“A través de una investigación el banco descubrió que Zárate tenía lazos con corrupción gubernamental y actividades del Cártel (del Golfo) y le negó la extensión”, se indica en el documento que publica el diario Reforma este sábado.

Las investigaciones abiertas en Estados Unidos finalmente terminaron involucrando a miembros de la campaña de Peña Nieto.

Desde la época de su precampaña, medios de comunicación de Tamaulipas hicieron una amplia promoción de la presencia de Zárate. Por ejemplo, El Noticiero de Victoria a través de la columna “Una tras otra” señaló: “El amigo, Pablo Zárate de los más cercanos operadores de Enrique Peña Nieto, su trabajo se notó cuando el precandidato del PRI al Gobierno de la República visitó la capital del Estado”.

La presencia de Zárate se debe a su muy estrecha relación con el exalcalde de Atizapán, Luis Felipe Puente, quien es un hombre muy cercano a Peña Nieto.

Apenas el 19 de mayo pasado, el periódico El Bravo publicó en la columna Al día: “Pablo Zárate es uno de los mejores operadores políticos que tiene el PRI nacional. De ahí que le hayan dado la responsabilidad de sacar adelante al estado de Guanajuato, que tiene muchos años bajo el mando del PAN. Y en verdad, el CEN del PRI no se ha equivocado. Zárate ha realizado un trabajo admirable que le valió la felicitación del licenciado Enrique Peña Nieto”.

De acuerdo con personas cercanas a Zárate, discretamente ha logrado que recomendados suyos entren a la campaña de Peña Nieto en posiciones de bajo perfil, agrega Reforma.

Además, implican a Zárate en el pago del avión Pilatus LTD por más de 2 millones de dólares, realizado en diciembre de 2005, recién terminó la gestión de Yarrington como gobernador.

Según el documento relacionado con el caso criminal B-12-cr- 435, del cual se tiene copia, el gobierno de Estados Unidos identifica a Zárate como representante legal de la empresa “Premier International Holdings” y responsable de la liquidación del costo total de la aeronave realizada en febrero de 2012 con dinero presuntamente de procedencia ilícita.

Zárate es uno de los hombres más cercanos a Luis Felipe Puente, exalcalde de Atizapán, Estado de México (1994-1996) y secretario de Transporte durante el gobierno de Peña Nieto en el Estado de México.

Desde marzo pasado, Puente es coordinador de la campaña del candidato presidencial priista en la Segunda Circunscripción que abarca los Estados de Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

En tanto, Zárate ha coordinado eventos de campaña de Peña Nieto en Guanajuato y Tamaulipas, según lo ha registrado la prensa de este último estado. Por ejemplo, el 15 de abril organizó y acompañó al candidato presidencial en la ciudad de Guanajuato durante la toma de protesta de Juan Ignacio Torres Landa como aspirante del PRI a la gubernatura, señala Reforma.

Previamente, Zárate fue director de la Policía Preventiva de Matamoros cuando Yarrington era el alcalde, y ocupó el cargo de director del Instituto Tamaulipeco para la Vivienda durante la Gubernatura de quien hoy es investigado por autoridades estadunidenses por lavado de dinero.

Pablo Zárate, de 50 años, es hoy un boyante empresario de la construcción y del transporte, originario de Matamoros, Tamaulipas. Quienes lo conocen lo ubican como uno de los cinco hombres más cercanos al exgobernador Tomás Yarrington, cuya presunta red de lavado de recursos provenientes de sobornos del cártel del Golfo y Los Zetas es investigada en Estados Unidos por el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia Antidrogas y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Según Reforma, en Tamaulipas no se conoce que Zárate provenga de una familia adinerada, pero tiene más bien fama de ser poseedor de una gran fortuna que no tiene un origen claro.

El hombre mide más de dos metros y tiene el cuerpo de una mole. Sus amigos lo describen además como un hombre simpático y hay columnistas de medios impresos que lo elogian y lo califican como el hombre “más carismático de Tamaulipas”. Vive en una residencia de clase media alta en Ciudad Victoria.

Fue secretario de Seguridad Pública del municipio de Atizapán (1991-1993), en el Estado de México. Cuando concluyó su trabajo se fue con su amigo Yarrington, entonces alcalde de Matamoros, como jefe de la Policía Preventiva (1993-1995).

De ahí, se regresó a Atizapán durante el Gobierno del Alcalde Luis Felipe Puente, de quien también es un hombre muy cercano, agrega Reforma.

Cuando Eugenio Hernández asumió la gubernatura de Tamaulipas, Zárate se conformó con ser delegado del PRI en un pequeño lugar llamado Valle Hermoso. El municipio no figura por ser un centro político o de toma de decisiones en el estado, pero durante años ha sido identificado por la Procuraduría General de la República (PGR) como uno de los principales puntos operativos del cártel del Golfo y Los Zetas. También creó empresas de seguridad privada que daban servicio a algunas dependencias del gobierno de Hernández.

El nombre de Pablo Zárate aparece por primera vez implicado en la red de lavado de dinero de Yarrington en la solicitud de orden de arresto presentada el pasado 5 de junio ante el Distrito Sur de Texas.

Reforma indica que en la relatoría de hechos del documento que ingresó al Distrito Sur de Texas se vuelve a señalar, como en otros expedientes civiles y criminales del caso Yarrington, que de 1998, cuando inició su periodo de Gobierno en Tamaulipas, a la fecha existe el Cártel del Golfo y que sus líderes estaban asentados en Matamoros. Incluso, a través del tráfico ilegal de drogas, el cártel obtuvo grandes ganancias en efectivo y parte de ellas, se afirma en el documento, las usaban para pagar grandes sobornos a “funcionarios electos del más alto nivel en Tamaulipas y a candidatos”.

“El monto de las sumas pagadas por sobornos es desconocido, pero se estima que han sido millones de dólares”, se señala en el documento del cual se tiene copia.

“Fue parte de la conspiración que Fernando Alejandro Cano Martínez frecuente y rutinariamente recibía grandes pagos de sobornos destinados a quienes tenían candidaturas a cargos de elección popular y posiciones dentro del Estado de Tamaulipas; entre ellos, el exgobernador Tomás Yarrington”.

El diario señala que el gobierno de Estados Unidos acusa que Cano Martínez transfería los recursos provenientes del narcotráfico de México a Estados Unidos. “Estas transferencias se llevaron a cabo de una manera diseñada para ocultar la propiedad, naturaleza, origen y control de dichos ingresos”.

Los recursos eran ocupados para comprar bienes en Estados Unidos “y esas compras eran realizadas utilizando a terceros o empresas”, refieren.

“Dichos recursos también eran utilizados para financiar los gastos corrientes de dichos activos”.

Para la red de lavado de dinero, Cano Martínez, contemporáneo de Pablo Zárate, creó diferentes empresas entre ellas, “Premier Internacional Holdings”, la cual fue creada en marzo de 2005 por otro de los implicados llamado Adrián Gracia. Recién acababa de terminar el periodo de gobierno de Yarrington, indica el diario Reforma.

Load More