Cancela Calderón proyecto turístico en Cabo Pulmo; celebran ambientalistas

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno federal canceló la autorización de impacto ambiental a la empresa española-estadunidense Hansa Baja Investments para el proyecto turístico de Cabo Cortés, en Baja California Sur, debido a que no garantizó la protección del arrecife de coral –uno de los más importantes del mundo– y el resto del ecosistema.

El anuncio fue hecho la mañana de este viernes en Los Pinos por el presidente Felipe Calderón, con lo que puso fin, por el momento, a la lucha de organizaciones ambientalistas que desde 2008 se han manifestado en contra del proyecto turístico que incluía la construcción de 30 mil habitaciones de hotel y una marina con capacidad para 490 embarcaciones en Cabo Cortés, contiguo a la reserva marina de Cabo Pulmo, en Los Cabos, Baja California Sur.

“Ha quedado claro que el proyecto de Cabo Cortés es un proyecto que no ha demostrado aún clara e indubitablemente, como debe ser, su sustentabilidad, particularmente tratándose de un área tan importante para el Mar de Cortés y para el país.

“Por su magnitud debe a todos quedarnos la absoluta certeza de que eso no generará un daño irreversible, y esa absoluta certeza simple y sencillamente no se ha generado”, afirmó el mandatario.

De esa manera, dijo, queda cancelado el proyecto turístico Cabo Cortés, cuya autorización fue solicitada a la Secretaría del Medio Ambiente; y, por consiguiente, quedó sin efectos la manifestación de impacto ambiental condicionada.

Sin embargo, indicó que con esta decisión la empresa no queda “en estado de indefensión” y si está interesada, podrá empezar “de nuevo con el análisis de un proyecto que sí sea sustentable con Cabo Pulmo”.

Tendrá que ser, dijo, un proyecto que se desarrolle mediante una permanente consulta a la comunidad científica y a la comunidad que habita en la zona de Cabo Pulmo.

El proyecto que llevaría a cabo Hansa Baja Investments, empresa conformada por la española Hansa Urbana y la estadounidense Goodman Real Estate, abarcaba tres mil 800 hectáreas.

En 2008, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natrales (Semarnat) autorizó a la empresa Hansa Baja la construcción del proyecto Cabo Cortés.

Desde entonces el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (Cemda) advirtió que la infraestructura en las dunas de arena dañaría la costa y provocaría la erosión de la playa, sitio vital para la anidación de las tortugas marinas.

Sostuvo también que la presión que ejercería el desarrollo turístico sobre la reserva pondría en un enorme riesgo a las especies que en ella habitan, especialmente el tiburón ballena, los delfines y las tortugas entre otras especies.

A través de un comunicado, la organización ambientalista expresó su beneplácito por el anuncio de Calderón, e informó que está atenta a la resolución que emita la Semarnat para revocar la Autorización de Impacto Ambiental y quede confirmada la cancelación del proyecto.

Añadió que con esta decisión se asegura la conservación de uno de los arrecifes más importantes del Golfo de California; y el parque marino Cabo Pulmo seguirá siendo un ejemplo exitoso de conservación a nivel global.

Por su importancia ambiental, también seguirá siendo patrimonio natural de la humanidad de la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y sitio RAMSAR, señaló.

“Lo anunciado el día de hoy por la presidencia de la República, nos compromete a sociedad y gobierno, y al país entero a conservarlo, protegerlo en beneficio del propio medio marino, de nosotros mismos y de las futuras generaciones”, subrayó el Cemda.

No obstante, reiteró que está a favor de las inversiones que fomenten un desarrollo sustentable que permita generar riqueza en las comunidades y preservar los recursos naturales.

Por su parte, en rueda de prensa, la directora de Greenpeace México, Patricia Arendar, celebró el anuncio y afirmó que es un triunfo de la ciudadanía.

Consideró, sin embargo, que la decisión del presidente se debe a que próximamente estará en la Cumbre del G-20 y “no se podía presentar frente a los demás países, si no cancelaba el proyecto”.

La activista ambiental exigió la renuncia de Mauricio Limón, subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental de la Semarnat, quien propuso en dos ocasiones el proyecto de Cabo  Cortés.

Ante la posibilidad de que vuelva a presentarse un proyecto similar en el país, Arendar aseguró que Greenpeace tiene “una campaña muy fuerte” llamada “Alto al turismo depredador”.

Desde agosto de 2010 la revista Proceso documentó la amenaza que representaba la construcción de megaproyectos turísticos en Los Cabos:

Amenaza ecológica con el aval de Calderón

Proyecto turístico de una empresa hundida

Turismo depredador

Comentarios

Load More