El PAN en el poder paga bien y produce nuevos ricos

Germán Martínez Cázares, expresidente del PAN. Foto: Germán Canseco Germán Martínez Cázares, expresidente del PAN. Foto: Germán Canseco

Algunos de los más cercanos colaboradores de Felipe Calderón, miembros destacados del PAN, se cansaron de ser clasemedieros y decidieron aprovechar el sexenio para acrecentar sus patrimonios personales, en particular el inmobiliario. Sigilosamente empezaron a mudarse a casas más amplias, más confortables y con muchos más metros cuadrados de construcción, en zonas habitacionales de lujo de la Ciudad de México, como San Ángel Inn,  Bosques de las Lomas, Polanco, El Pedregal de San Ángel… Tienen un modelo a seguir: Germán Martínez, exsecretario de Estado, exdiputado, expresidente nacional de su  partido y actual litigante de un bufete jurídico, vive en una residencia de más de 700 metros que tuvo un costo de más de 16 millones de pesos. 

Fabricante de pobres en su sexenio, Felipe Calderón es también productor de nuevos ricos del Partido Acción Nacional (PAN).

La fortuna de los miembros de esta camada es un enigma, negados a la transparencia, pero un rasgo es su prosperidad inmobiliaria: De inquilinos en barrios clasemedieros, se mudaron a zonas de lujo como Bosques de Las Lomas, Polanco, San Ángel y El Pedregal.

Cambiaron, literalmente, de código postal.

El prototipo de estos nuevos ricos al amparo del poder es Germán Martínez Cázares, expresidente del PAN. Al inicio del sexenio no tenía casa propia y ahora vive en una residencia que compró en 16 millones 200 mil pesos, en la mejor zona de San Ángel Inn.

La casita de Martínez Cázares, quien renunció a la presidencia del PAN en 2009 tras la peor derrota electoral en la historia del partido, mide 743 metros cuadrados y se la vendió, en mayo de 2010, Carla María Compeán Woodworth, hija del presidente dela Federación Mexicana de Futbol (FMF), Justino Compeán.

Gil Zuarth, coordinador de la campaña de Vázquez Mota, es otro de los prominentes panistas que ascendieron vertiginosamente en el sexenio de Calderón, de quien fue secretario particular. De residir en un modesto departamento en Tlalpan y no poseer ni auto, compró en julio de 2007 una casa en San Ángel Inn por 4 millones de pesos.

Otros subordinados de Calderón –cuya bonanza inmobiliaria y la de su mujer ha documentado Proceso– se han mudado de domicilio a partir de formar parte de la alta burocracia federal y de cargos legislativos por su militancia en el PAN.

(Extracto del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1859, ya en circulación)

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More