Músicos unen sus voces por #YoSoy132 con concierto en el Zócalo

MÉXICO, D.F. (apro).- La fiesta de rebeldía juvenil organizada por el movimiento #YoSoy132, con el apoyo de músicos de gran raigambre popular y actores estudiantiles integrados en MúsicosconYoSoy132 -entre ellos la cantante Natalia Lafourcade- y actores de Artistas Aliados (AA) -estudiantes de centros estudiantiles públicos y privados-, se desarrolló completamente en paz, aunque no tuvo la afluencia de público que se esperaba, en buena parte por la renuencia del grupo rockero Molotov.

Y aunque también una lluvia frágil y permanente enviada por la tormenta tropical Carlotta sin duda desalentó a muchos para asistir, el anuncio de la presentación de las cantantes Natalia Lafourcade y Julieta Venegas reavivó las expectativas, y fueron en efecto la nota relevante del concierto, alternado por presentaciones de videos, sketches y performances.

La ausencia de Molotov fue como un balde de agua fría para los jóvenes organizadores, pues el grupo dijo necesitar 50 mil pesos para levantar su espectáculo, que el movimiento no pudo costear. Por lo menos, decían, hacer acto de presencia.

Los rockeros se encuentran en un momento culminante, pues además de que sus canciones de mensaje crítico se han vuelto favoritas de la juventud, acaba de estrenarse su documental Gimme the Power que muestra la historia negra del México contemporáneo y el descontento que produce, justo la bandera del #132, donde se incluye tanto el cuestionamiento a la forma de hacer política como al papel de los medios masivos de información.

Esto último fue lo que destacó en su discurso la lideresa del movimiento estudiantil chileno, Camila Vallejo, como propio de la lucha mexicana. Los jóvenes resistieron con estoicismo bajo el chipi-chipi la tardanza de hora y media para esperar sus palabras (apareció a las 21:34 horas), resguardada en uno de los camiones que fungieron como camerino, sin acceso a la prensa, y extrañó que la chica se limitara a ofrecer una pieza demasiado breve donde básicamente exaltó la lucha entre los movimientos estudiantiles de Chile y México.

Nadie ofreció al público una disculpa por la tardanza ni se dio una explicación. De hecho se le esperaba desde el inicio del concierto, pero tuvo un encuentro en la Escuela Superior de Música de la UNAM con Raúl Álvarez Garín y otros líderes del movimiento del 68 y del sindicato de la UAM como Édgar Velasco.

Pero el esfuerzo de organización del #YoSoy132 se reflejó en el acto, sin incidente alguno y completamente en paz, quizá la palabra más empleada por todos los participantes. En algún momento un rockero de Maldita Vecindad gritó: “¡Somos paz!”.

El gobierno capitalino, por medio del subsecretario de Programas Delegacionales, Héctor Antuñano González, desplegó un centenar de elementos de vigilancia (ninguno adscrito a la policía) que se encontró con una juventud alegre y tranquila.

A la mitad del evento (que duró de las16 alas 22:00 horas) ya los medios manejaban la cifra de alrededor de 30 mil personas; en todo caso fue hacia ese instante donde creció la afluencia, pues en las primeras horas, a partir de las 15:30, el Zócalo lució desangelado. La participación de Natalia Lafourcade, a decir de Inti Muñoz, director del Fideicomiso del Centro Histórico, atento a las necesidades de los jóvenes, fue “la sorpresa” del concierto, seguida y reforzada por la también cantante Julieta Venegas.

La presencia de los solistas y los grupos fue alternada con videos de buena factura tecnológica y material documental que mostraron el sentir de la sociedad sobre la actuación de los gobiernos en las últimas décadas en el país. Además, jóvenes de Artistas Aliados (agrupación de centros escolares públicos y privados a quien la crítica de arte de Proceso, Blanca González Rosas, dedica su columna este domingo), como Martha Rodríguez Mega y Mariana Montero de Arte Dramático de la UNAM, realizaron sketches (“ay, son jóvenes y además están organizados”), y el actor Bruno Bichir fungió en algún momento como conductor.

Los miembros de AA cantaron el himno que hicieron al #132, luego de hacer esta declaración:

“El arte es un derecho, no un privilegio. Podrán quitarnos las flores, pero no la primavera”.

Un fragmento del himno es:

“Hay luz, se ve una luz,

Relámpagos que caen

Para alumbrar.

Hay voz, se oye una voz,

Que suena por las calles

Sin parar”.

El poeta Sandino Bucio (D.F. 1989), egresado de la carrera de Filosofía y del CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica), autor de Las bestias y las flores (Ed. Verso Destierro) y por publicar Nébula (Ed. Generación Espontánea), leyó un poema de dos cuartillas, “YoSoy132”:

Somos 132 Mexicos en resistencia

Somos 132 Mexicos queriendo un solo Mexico

Un México de risas, libros y colores

Un México de amor, arte y sabiduría

Un México seguro, prospero y nuevo

Un México feliz, consciente y libre.

El cineasta y documentalista Epigmenio Ibarra, instalado con dos camiones de trasmisión para emitir el concierto vía satélite a todo el mundo, cuenta:

“Yo, igual que con Javier Sicilia, con los padres del ABC, cuando el desafuero a López Obrador, voy a apoyar con instrumentos masivos para que se difunda este movimiento y lo puedan ver todos, gratis, en cualquier lugar. Dicen que estoy detrás del 132. Claro que estoy detrás porque lo estoy siguiendo. El 132 es la esperanza.

MúsicosconYoSoy132 está encabezado por artistas como Lafourcade, Emmanuel del Real, Ximena Sariñana, Niña Dioz, Hello Seahorsel y Carla Morrison. Además, figuras extranjeras han manifestado su apoyo como el puertorriqueño René Pérez, de Calle 13; el activista estadunidense y vocalista de Rage Against The Machine, Zack de la Rocha, y la actriz española Paz Vega.

El movimiento #YoSoy132 está planeando otros dos conciertos, uno en las afueras del DF y otro en alguna capital del norte del país.

Acerca del autor

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Comentarios