Y Quadri le cumplió…

A lo largo de su campaña política, el candidato presidencial del Partido Nueva Alianza (Panal), Gabriel Quadri, trató de desmarcarse de la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, con el argumento de que él representa un proyecto “liberal, ciudadano e independiente”.

Sin embargo, el hecho de que participara en la contienda sin tener posibilidades de obtener la presidencia suscitó dudas sobre su candidatura; la principal es un intento por mantener el registro del Panal para que la familia de “la maestra” mantenga sus privilegios, a través de su hija, Mónica Arriola Gordillo; su yerno, Fernando González Sánchez, y su nieto, René Fujiwara Montelongo, postulados a puestos de elección.

A mediados de junio el hijo de Gabriel Quadri, Luciano, fue propuesto como candidato suplente de la planilla encabezada por Fujiwara, quien ocupa los primeros lugares en la lista de diputados plurinominales del Panal.

Aunque Quadri negó en innumerables ocasiones que el partido fundado por Gordillo necesitara de su candidatura para mantener el registro, el 2.5% (según el Programa de Resultados Electorales Preliminares hasta el cierre de esta edición) obtenido en los comicios le permitió al Panal colocar en el Congreso de la Unión a la familia Gordillo.

Mónica Arriola Gordillo es secretaria general del Panal y encabezó la lista de senadores plurinominales como representante de Chiapas. Fue presentada “a la sociedad y a la clase política” por su madre en diciembre del año pasado en aquel estado un día antes de que se registrara como candidata ante el Instituto Federal Electoral.

Arriola acompañó a Gabriel Quadri al inicio de su campaña y en los mítines más representativos para el Panal, como el de la presentación de todos los candidatos a diputados y senadores en el Monumento a la Revolución; sin embargo, estuvo ausente cuando el ingeniero civil por la Universidad Iberoamericana visitó Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas.

El 27 de junio, en el cierre de campaña presidencial, Arriola presentó al extitular del Instituto Nacional de Ecología como “el próximo presidente” y “un hombre que busca servir a la política y no servirse de ella”.

Ante unos 5 mil asistentes a la explanada de la Monumental Plaza de Toros de Aguascalientes, Mónica Arriola soltó: “Nueva Alianza es un partido único que ha marcado la agenda… de la mano de un extraordinario hombre valiente y libre que ha venido a dignificar la política, que viene a servir y no a servirse de la política. El próximo presidente, Gabriel Quadri”.

El aspirante presidencial no fue en toda la campaña a Sinaloa, de donde es Fernando González Sánchez, candidato al Senado. Tenía motivos: el yerno de la maestra llamó a votar por los candidatos a legisladores del Panal, pero en la presidencial se pronunció por el priista Enrique Peña Nieto.

El yerno de Gordillo fue subsecretario de Educación Básica desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón, quien a decir de Elba Esther Gordillo debe la presidencia en gran medida al apoyo “del magisterio”.

González Sánchez era subordinado de Josefina Vázquez Mota, entonces titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y quien tuvo diferencias con Gordillo. Cuando la panista renunció para ocupar una diputación en 2009, el nuevo titular de la SEP, Alonso Lujambio, mantuvo en su puesto al yerno de “la maestra”.

En el segundo debate presidencial, Vázquez Mota dijo que sufragar por el Panal equivalía a hacerlo por los privilegios de la familia Gordillo, ya que el “candidato ciudadano… tiene una patrona”.

En respuesta, Quadri le reprochó a la panista su cambio de actitud con Gordillo, ya que antes fue “zalamera”, y mencionó un video de YouTube titulado Querida amiga, en el que elogiaba a la lideresa del SNTE.

La noche del domingo 1, en su casa de campaña, Quadri presumió haber consolidado al “primer partido liberal” de México.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More