El PRI retuvo, el PAN no pudo

Tanto los priistas como los panistas de Yucatán celebraron simultáneamente supuestos triunfos en las contiendas por la gubernatura y la alcaldía de Mérida. Luego, el panismo reconoció que, conforme a las tendencias, había perdido la gubernatura, pero también recuperado “la joya de la corona” que le fue arrebatada hace tres años…

MÉRIDA, YUC.- Al cabo de un proceso electoral que desde su inicio estuvo marcado por una serie de irregularidades, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) logró retener la gubernatura con Rolando Zapata Bello, aunque la celebración del virtual triunfo fue opacada por la incertidumbre respecto a la alcaldía de Mérida, la otra posición estelar en esta contienda, en la que las tendencias favorecían al candidato del PAN, Renán Barrera Concha.
Apenas hace tres años el PRI, con Angélica Araujo Lara –quien esta vez contendió por una senaduría–, había logrado arrebatar el ayuntamiento capitalino, “la joya de la corona”, al PAN, que lo tuvo durante dos décadas.
Por primera vez en Yucatán, este 1 de julio se celebraron elecciones concurrentes para renovar la gubernatura, el Congreso local y los 106 ayuntamientos, que disputaron ocho partidos: PRI, PAN, PRD, PT, Movimiento Ciudadano, PVEM, Nueva Alianza y el Partido Social Demócrata del Estado de Yucatán (PSD).
El padrón en esta ocasión estuvo integrado por un millón 357 mil electores, 588 mil 992 de los cuales se concentran en el municipio capital, y el resto se distribuyen en el interior del estado. Se estima que la participación rebasó el 70%.
Para la jornada comicial, que dispuso de 4 millones 222 mil 500 boletas (un millón 407 mil 500 por cada elección) y contó con 906 observadores, fueron instaladas 2 mil 391 casillas, mil 17 de ellas en Mérida y las otras mil 374 en el resto del estado, las cuales fueron atendidas por 7 mil 173 ciudadanos.
A las 10 de la mañana, según el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac), se habían instalado el 100% de las casillas.
Minutos después de las 18:00 horas, tras el cierre de las casillas, las directivas estatales del PRI y del PAN salieron con sus candidatos a proclamar su triunfo en la gubernatura y en la alcaldía de Mérida.
En conferencia de prensa realizada en el hotel Hyatt, el dirigente estatal del PRI, Luis Hevia Jiménez –acompañado por el delegado del CEN, Manuel Andrade Díaz–, anunció el triunfo de Rolando Zapata Bello en la contienda por la gubernatura, y el de Nerio Torres Arcila en la disputa por la alcaldía de Mérida, con diferencias de 15 y 14 puntos porcentuales –según las encuestas de salida de Parametría y Mendoza Blanco, respectivamente– en el caso del primero, y de 10 puntos en el del segundo.
Sobre el resto de las elecciones y municipios no se dijo más, y aunque se había programado el festejo para las 11 de la noche en la Casa del Pueblo, sede estatal del PRI, éste fue aplazado hasta que el conteo del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) arrojara un mayor avance. Al segundo corte, el de la medianoche, se habían computado el 22.9% de las actas.
Por su parte, el dirigente estatal del PAN, Hugo Sánchez Camargo, aseguró también que los resultados favorecían a los candidatos de ese partido a la gubernatura y la alcaldía, Joaquín Díaz Mena y Renán Barrera Concha, aunque sus encuestas de salida fueron más conservadoras, de sólo 4 y 6% de supuesta ventaja respecto de sus competidores priistas.
Pasada la medianoche, el PRI celebró en la Casa del Pueblo los dos triunfos que suponía tener, en un evento en el que Zapata Bello convocó a la unidad de los yucatecos.
Simultáneamente, el PAN hizo lo propio en su sede estatal, donde se juntaron apenas unos 400 simpatizantes.
Ahí, Díaz Mena comenzó aceptando su derrota, en tanto que Renán Barrera Concha reiteró su victoria señalando que el PAN recuperó “la joya de la corona” y reprochó que el PRI estuviera retrasando la llegada de las actas de las casillas donde el panista aventajó y acelerando aquellas donde el priista había ganado.
Antes y durante la jornada, representantes de todos los partidos reportaron diversas incidencias, como el uso del aparato gubernamental para el reparto de despensas y materiales para la coacción del voto, retenciones de activistas y el robo de una urna para la elección de diputados en la casilla 265 de este municipio, lo cual fue denunciado ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) por el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana (Ipepac). l

Comentarios

Load More