La empresa que distribuyó las tarjetas del PRI es un consultorio dental

MÉXICO, D.F., (apro).- La empresa Atama, subcontratada por la compañía Alkino como proveedora de las tarjetas que el PRI repartió como parte de su operación electoral, tiene su dirección en un consultorio dental particular.

El periódico Reforma publica este martes que el PRI pagó a Alkino la suma de 66.3 millones de pesos para la entrega de 7 mil 851 tarjetas de prepago; a su vez, esta empresa subcontrató a Atama, que tiene la misma dirección fiscal que compañía Inizzio, bajo la cual también pesan irregularidades.

Atama fue constituida el 27 de octubre de 2006 y tiene como socios a Juan Óscar Fragoso, fallecido hace dos años, y a Ramón Paz Morales, un hombre sin empleo fijo. Estos, a su vez, son los supuestos dueños de Inizzio, que también manejó cantidades millonarias por parte del PRI.

La empresa Atama reportó tener su domicilio en la calle Homero número 316, despacho 1004, en la colonia Polanco; esa es la misma dirección que aparece en las facturas de Inizzio a Monex por 46.2 millones de pesos.

“Sin embargo, en esa dirección, en lugar de las empresas funciona el consultorio dental de la doctora María del Rocío Lozada Neyra”, evidencia una investigación de Reforma.

Investigaciones periodísticas y la coalición Movimiento Progresista han evidenciado que el PRI utilizó “empresas fantasma” para la distribución millonaria de tarjetas de la banca Monex, que sirvieron para comprar el voto el día de la jornada electoral a favor del candidato Enrique Peña Nieto.

 

 

 

Comentarios

Load More