Londres, las Malvinas y el veto a las playeras del Che Guevara

Gran Bretaña les tiene miedo a los argentinos. El gobierno británico sabe que los Juegos Olímpicos son un foro que atrae millones de miradas de todo el mundo y teme que los deportistas de Argentina aprovechen los reflectores para sacar a colación el tema de las Malvinas, archipiélago cuyo control se disputan Buenos Aires y Londres. El miedo inglés es tan grande que incluso se prohibirá que los asistentes a las competencias usen playeras con la imagen del Che Guevara.

LONDRES (Proceso).- El gobierno británico teme que Argentina utilice el foro de los Juegos Olímpicos para traer a colación el tema de la disputada soberanía de las islas Malvinas, en medio de tensiones crecientes entre ambos países por el futuro de ese archipiélago del Atlántico Sur.

La Foreign Office (Ministerio de Relaciones Exteriores británico) recurrió al Comité Olímpico Internacional (COI) ante el temor de que Argentina monte una campaña por las Malvinas por conducto de sus atletas.

La protesta –reveló el periódico británico Daily Telegraph en una investigación publicada el pasado 24 de junio– podría consistir en que los deportistas sudamericanos, en caso de ganar y subir al podio, utilicen un guante negro, tal como hicieron dos corredores estadunidenses negros –John Carlos y Tommie Smith– ganadores de oro y plata en los Juegos Olímpicos de México en 1968, quienes de ese modo repudiaban el racismo en su país.

El temor del gobierno británico es que una eventual protesta de esa naturaleza se vea en todo el mundo y avive las tensiones entre Londres y Buenos Aires.

Cerca de 140 atletas argentinos participarán en 28 competencias en los Juegos Olímpicos.

“Nos preocupa que Argentina vaya a utilizar las Olimpiadas como una oportunidad para protestar por las islas Malvinas”, dice a Proceso un alto funcionario de la cancillería británica. “Parecen decididos a impulsar su causa en cada oportunidad”, agrega.

Sin embargo el COI aseguró a Gran Bretaña que los deportistas argentinos no podrán usar símbolos políticos.

Presionado por el COI, el Comité Olímpico Argentino (COA) dijo que su equipo no causará problemas y que no ve los juegos como una “plataforma para la política”.

Los temores de Londres parten de un spot publicitario patrocinado por la presidencia argentina, en el que el capitán de la selección de hockey, Fernando Zylberberg, trata de incentivar a los atletas de Puerto Argentino (Puerto Stanley, para los británicos), capital del archipiélago.

El spot fue filmado en secreto en las Malvinas para evitar problemas con los habitantes del archipiélago. Para hacerlo, Zylberberg se hizo pasar por un maratonista en la carrera que el pasado 18 de marzo disputaron en las islas excombatientes argentinos e ingleses.

En el anuncio, que comienza con imágenes variadas de las Malvinas, se ve a Zylberberg entrenando. El joven corre y posa frente a diferentes lugares típicos de las islas, como el pub más popular, The Globe Tavern, y la sede del único diario local, Penguin News.

“Para competir en suelo inglés entrenamos en suelo argentino”, es el eslogan final.

El video fue difundido el 2 de mayo, el mismo día en que la presidenta Cristina Kirchner, al inaugurar el Patio Malvinas Argentinas en la Casa Rosada, respaldó a la embajadora ante Gran Bretaña, Alicia Castro. La diplomática le había preguntado días antes al canciller británico, Willliam Hague, si el Reino Unido aceptará alguna vez dialogar sobre la soberanía en las islas.

Desde el Comité Olímpico Argentino prefirieron no referirse al polémico spot:

“El COA no opina sobre este hecho ni sobre hechos políticos. Nuestra única preocupación es cumplir con la carta olímpica y las reglamentaciones del Comité Olímpico Internacional para permitir y aseverar la participación de todos nuestros atletas en el juego olímpico.”

Aclaró además que no estaba al tanto de que se iba a emitir un spot de esas características.

 

Tensiones y temores

 

Las tensiones diplomáticas entre Argentina y Gran Bretaña se tensaron aún más cuando el pasado 20 de junio la presidenta Fernández y el primer ministro David Cameron se cruzaron en la cumbre del G-20 en México.

El choque sorpresivo se produjo cuando Cameron se acercó a la comitiva argentina mientras la presidenta preparaba su discurso ante el G-20 en el Centro de Convenciones de Los Cabos, Baja California Sur. Según la versión que leyó el vocero de la presidencia argentina, Alfredo Scoccimarro, Kirchner y Cameron mantuvieron un diálogo breve, tajante.

“No estoy proponiendo una discusión completa sobre las Falklands (como llaman los británicos a las Malvinas) ahora, pero espero que usted haya notado que ellos (los isleños) harán un referéndum (a comienzos de 2013) y que usted respetará su punto de vista. Nosotros creemos en la autodeterminación de los pueblos y en actuar como demócratas”, expresó Cameron.

Luego Fernández intentó entregarle al primer ministro un sobre con “las 40 resoluciones de la ONU” de 1965, que instan al diálogo bilateral para abordar el tema de la soberanía de las islas.

Cameron no lo tomó en sus manos y le aclaró que no había ido a hablar de soberanía. La presidenta respondió: “No pretendo hablar de soberanía, sólo quiero dialogar tal cual lo ordena la resolución de Naciones Unidas. Acá se las entrego, por si no las conoce”.

Cameron no dijo nada, dio media vuelta y volvió a su sitio.

Según la investigación del Telegraph otro grupo militante, Hinchadas Unidas Argentinas, tiene previsto viajar a Londres para manifestarse en una de las sedes olímpicas por el asunto Malvinas y así desprestigiar al gobierno británico.

“Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos buscan logros deportivos y celebrar la diversidad: no se trata de hacer política. Y Argentina debería respetar esto”, dice tajante un portavoz de la Foreign Office.

Las fricciones entre Gran Bretaña y Argentina podrían incluso aumentar luego de que el gobierno británico y el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos anunciaran el pasado lunes 16 que prohibirán a los espectadores el uso de camisetas con la imagen del Che Guevara.

Además de prohibir paraguas, cámaras portátiles, botellas de agua y vuvuzelas (las trompetas que se popularizaron durante el Mundial de Futbol de Sudáfrica), Londres decidió impedir que simpatizantes de Argentina porten camisetas del líder revolucionario y así evitar un gesto de apoyo a Buenos Aires en su reclamo por las Malvinas.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos detendrán a todo aquel que dentro de las sedes olímpicas de Londres porte “cualquier objeto o vestimenta con mensajes políticos o de propaganda comercial con intención de generar campañas no vinculadas con lo deportivo”, apuntó el comunicado.

Comentarios

Load More