¡Se cubre el Tri de oro y gloria!

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Contra todos los pronósticos, la selección Sub-23 se colgó la medalla de oro por primera vez en su historia en Juegos Olímpicos con dos goles del delantero Oribe Peralta.

El tricolor venció 2-1 a Brasil, que pierde su tercera final olímpica.

La presea dorada continúa siendo la mayor deuda para ese equipo que lo ha tenido todo en el concierto mundial, excepto la de este evento veraniego, su eterno drama.

El máximo logro obtenido por el futbol mexicano consagra a una generación de jóvenes jugadores que hoy ofrecieron su mejor versión en Londres 2012 con un equipo integrado exclusivamente por elementos de la liga local toda vez que Giovani dos Santos, quien milita en la Liga Premier, no jugó por lesión.

Apenas 29 segundos fueron suficientes para el equipo dirigido por Luis Fernando Tena en la mítica cancha del estadio de Wembley, atiborrado por  90 mil espectadores, gracias al gol de Oribe Peralta que le dio un vuelco inesperado a la contienda.

Todo se originó por el yerro en la salida de Rafael, compañero del Chicharito Hernández en el Manchester United. El balón fue interceptado por Javier Aquino y el rechace lo aprovechó Oribe para echar por tierra todos los pronósticos.

El delantero del Santos cantó la primera anotación con un remate de derecha por abajo y al primer poste.

La anotación fue un golpe anímico para los brasileños, que seguían sin reaccionar, y el futbol vistoso de su mayor estrella, Neymar, terminó por lo general anulado por la zaga mexicana.

México se tornó sólido en sus líneas, mandó en el medio campo y aprovechó con creces el desánimo de los brasileños, que apenas reaccionaron cuando el técnico Mano Menezes sustituyó a Alex Sandro por el fornido Hulk.

En adelante, Brasil mostró otra cara, hasta dominar al equipo mexicano, que pese a todo se fue al descanso con la mínima ventaja.

Los sudamericanos, que serán anfitriones de la próxima edición de los Juegos Olímpicos y de la Copa del Mundo de Futbol, reanudaron las acciones a ritmo de vértigo ante una selección dedicada en la tarea de proteger su magra ventaja.

Y en inmejorable posición, un remate de Neymar apenas se fue desviado de la portería del ordenado equipo mexicano, que ya no controlaba el esférico y encima soportaba toda la presión brasileña.

No obstante, Marco Fabián pudo darle el segundo premio a los mexicanos a los 64 minutos, cuando despojó a la defensa del esférico y con el portero Gabriel dominado ejecutó una chilena que impactó en el travesaño.

Y 4 minutos después Oribe Peralta anidó el balón en las redes que anuló el árbitro por fuera de lugar del delantero.

Pero en su siguiente remate, Oribe colocó el esférico en la meta brasileña con sólido testarazo, y libre de marca a servicio perfecto de Marco. Esta vez sí contó el gol, que fue celebrado por todos los aficionados.

Fue la anotación que sepultaba las ilusiones brasileñas, aunque todavía Hulk descontó sobre tiempo de reposición con un remate cruzado sobre Corona.

La desesperación y los nervios hicieron mella en el conjunto brasileño, tanto que Rafal Silva y su compañero Juan discutieron airadamente en la cancha.

Al minuto siguiente, Marco Fabián se perdió el tercer tanto de los mexicanos, y un minuto después Oscar desaprovechó el gol de la igualada con un remate desviado de la portería.

 

Oribe Peralta salió de cambio a los 85 minutos en medio de una gran ovación.

 

Neymar volvió a desentonar. Su futbol, carente de magia y fantasía, fue tan intermitente, que al final quedó abatido en el terreno de juego. Nuevamente la ansiada medalla dorada de Brasil había quedado demasiado lejos.

 

La delegación mexicana logró su primera medalla de oro en Londres 2012 gracias al futbol, en la primera final a la que accede en la historia. Y ya es, desde ahora, su máximo logro.

Alineaciones

Brasil: Gabriel; Rafael (Lucas, 85’), Thiago Silva, Juan, Marcelo; Rómulo, Sandro (Pato, 71’), Alex Sandro (Hulk, 32’); Oscar, Neymar y Damiao.

México: Corona; Israel Jiménez (Vidrio, 80’), Mier, Reyes, Chávez; Herrera, Salcido, Enríquez, Aquino (Ponce, 57’); Fabián y Peralta.

Arbitro: Mark Clattenburg (Gran Bretaña).

 

Comentarios

Load More