Calderón amenaza, Televisa pontifica y Aristegui reitera presiones

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- En el contraataque a la denuncia de presiones y chantajes que realizó el 15 de agosto el presidente de MVS, Joaquín Vargas, la presidencia de la República respondió con descalificaciones y nuevas amenazas, mientras que Grupo Televisa se lavó las manos señalando que lo sucedido con la banda 2.5Ghz “es ajeno” al monopolio televisivo.

A su vez, la periodista Carmen Aristegui, involucrada en el debate a raíz de su salida temporal del aire en febrero de 2011 por preguntar al aire en MVS Radio si Calderón tenía problemas de alcoholismo, reiteró que hubo presiones de Los Pinos y dos peticiones para que ella se disculpara públicamente.

En un comunicado de prensa emitido en la noche del miércoles 15 de agosto, la presidencia de la República acusó a Joaquín Vargas de “calumniar, tergiversar y engañar” con el objetivo de alcanzar sus metas económicas.

Los Pinos rechazó “categóricamente” cualquier participación “en la salida de la señora Carmen Aristegui”, ocurrida a raíz de la transmisión el 4 de febrero de 2011 de una protesta en la Cámara de Diputados donde se desplegó una manta con la imagen de Calderón alcoholizado.

“Cuando no son los principios los que rigen el proceder de cualquier institución, sea privada o pública, se corre el gran riesgo de hacer lo que el señor Vargas hace: calumniar, difamar, tergiversar y engañar, con el simple objeto de alcanzar sus metas económicas”, pontificó el boletín de comunicación social de la presidencia de la República.

El mismo comunicado revira señalando que “no se cederá frente a la presión y el chantaje, al tiempo que nos reservamos la valoración de proceder conforme a derecho”.

A raíz de este comunicado, el presidente de MVS, Joaquín Vargas, decidió no darle una entrevista a Carmen Aristegui en el espacio radiofónico matutino, hasta en tanto los abogados de la empresa decidan lo conducente.

Por su parte, Aristegui informó que desde el domingo 12 de agosto, cuando regresó de sus vacaciones, Ernesto y Joaquín Vargas, responsables del proyecto de telecomunicaciones de MVS, le compartieron a la periodista la decisión de informar sobre las presiones vividas en febrero de 2011.

Aristegui consideró que estamos en una “dimensión mayúscula” del enfrentamiento entre Los Pinos y MVS.  Retransmitió la conferencia de prensa que realizó el 11 de febrero de 2011 cuando informó que hubo presiones de la presidencia de la República para que ella se disculpara públicamente por hacer una pregunta al aire que incomodó a Calderón.

Desde la noche del 15 de agosto, Grupo Televisa emitió un escueto comunicado para lavarse las manos de la decisión adoptada por el gobierno de Calderón para anunciar el “rescate” de las concesiones otorgadas en la banda 2.5 Ghz.

Televisa aprovechó para darle consejos a MVS, su principal competidor en el terreno de la televisión restringida por vía satelital a través de Dish:

“Ojalá MVS se sume a una era de apertura, modernidad y competencia en beneficio de los consumidores mexicanos”.

El comunicado de la empresa de Azcárraga Jean manifestó su “extrañeza” por las declaraciones de Joaquín Vargas, quien acusó a “esbirros” de Televisa que presionaron también para que el gobierno federal les rescatara las concesiones de la banda más importante para dar los servicios de internet en banda ancha.

Comentarios

Load More