La calle del grupo SUMA

LA CALLE DEL GRUPO SUMA
Raquel Tibol
La X Bienal de Jóvenes de París, a celebrarse en septiembre, tendrá una rica representación mexicana por grupos o equipo: el de utopías urbanas que encabeza Sebastián, el Taller de Arte e Ideología coordinado por Albero Híjar, la coalición integrada por Felipe Ehrenberg, las neocodificaciones propuestas por Carla Stellweg, y el Grupo Suma aglutinado en torno a Ricardo Rocha en la Escuela Nacional de Artes Plásticas En dos apariciones públicas (la primera en diciembre en la Galería Linkskurve y ahora en las salas de exposiciones de San Carlos), el Grupo Suma se ha revelado como una expresión de trabajo colectivo, experimental, vivaz, inventivo y cohesionado de arte urbano Las individualidades no se anteponen al común criterio de revisión radical de valores estéticos, sino que emergen, en justa medida, al calor de los estímulos provocados por una dinámica extrovertida y suprapersonal
Si bien el grupo definió sus límites (nombre y componentes) al ser invitado a participar en la Bienal de París por la coordinadora para México: Helen Escobedo, su aparición se remonta a 1975, cuando algunos alumnos del taller libre de pintura de Ricardo Rocha expusieron trabajos en los patios de San Carlos Con expresionismo abstracto o figurativo y abundancia de grafismos y gestualidades, un conjunto de talentosos estudiantes daba su respuesta a la carrera de Artes Visuales denominada por el geometrismo Al asumir la crisis, esos estudiantes prefiguraron el Primer Congreso de Reestructuración Académica, el cual se desarrolló en la ENAP entre el 8 de diciembre y mediados de enero pasados, y en el que participaron democráticamente alumnos, profesores, autoridades y trabajadores En largas jornadas, cuando el congreso se constituyó en asamblea permanente y tuvo el carácter de máxima autoridad, se discutió la falta de correlación de las materias impartidas; se juzgó la capacidad y la metodología de los maestros; se planteó la relación entre arte, tecnología y ciencia, en relación con los recursos correspondientes de nuestro país; se consideró que el artista actual se debe capacitar para el diseño ambiental, la señalización, el arte público, el arte de concientización social, el diseño de objetos, y que para adquirir esa capacitación debían impartirse materias como semiología de la imagen, historia de las ideas políticas, escenografía, cinematografía, sociología Se consideró necesaria la caracterización de las materias de taller y de las materias teóricas, así como la correlación ente unas y otras Los corredores de la ENAP fueron tapizados por lemas alusivos: “Investigar nuevas formas de significación artística”, “Enseñar arte en fábricas y colonias populares”, “Murales en las calles”, “Señalizaciones urbanas en colonias marginadas” En medio del abigarramiento sobresalía una pregunta fundamental: “¿Para quién vamos a producir arte?”

El Grupo Suma no participó como tal en las mesas del Congreso, pero los trabajos realizados por sus integrantes desde hace seis meses están impregnados de las mismas inquietudes y tienden fundamentalmente a dar respuestas a los cuestionarios que han surgido con fuerza impositiva durante la marcha La marcha comenzó cuando a Ricardo Rocha le fue encargada la clase de pintura mural El nunca había pintado murales y se le ocurrió que lo más razonable, lo más honesto quizás, era decirles a los alumnos: salgamos a la calle con nuestros materiales y pintemos las bardas Inicialmente por Taxqueña, Churubusco o Insurgentes repitieron en muros lo que pintaban en telas o papeles en el salón de clases Sacar al aire libre las prácticas del taller escolar constituía una inconsecuencia, un academicismo Para comprender la calle decidieron rescatar su espacio concreto, físico y social Le dieron prioridad al valor de comunicación y acudieron a métodos de neorreproducción probados en México por Elena Jornada y Felipe Ehrenberg Su repertorio (visual y legible) deviene del arte conceptual, del arte povera, del neopopulismo, y se establece como una expresión eminentemente urbana Predomina el sentido crítico contra los mitos impuestos al hombre común, sean vírgenes, locutores de televisión o instituciones gubernamentales
“Lo nuestro es una investigación —dice Ricardo Rocha—, de modo que nuestro objetivo evoluciona Usamos medios fáciles y muy populares, como la fotocopia, la tipografía, materiales de desecho Nuestro trabajo se finca en nuestra condición de habitantes de la Ciudad de México y miembros de una clase social: clase media baja La forma de nuestra percepción la logramos gracias a una colaboración muy estrecha entre todos nosotros Descubrimos los signos y las sensualidades contenidas en las cosas más corrientes Imprimimos las coladeras como si fueran matrices de grabados Extraemos la elocuencia de botes aplastados, de fotografías perdidas, de documentos olvidados Nos metemos en las fiestas de la ciudad, mientras cuestionamos la información y los mecanismos comerciales Discutimos lo suficiente hasta que las cosas funcionan Tratamos de darle a nuestros materiales un sentido poético y crítico
Once son los estudiantes que ahora presentan en las galerías de la ENAP la muestra titulada acertadamente Introducción a la calle: Gabriel Macotela, Jesús Reyes, Paloma Díaz, Santiago Rebolledo, Jaime Rodríguez, Armandina Lozano, José Barbosa, Olivero Hinojosa, Alfonso Moraza, René Freire y Ernesto Molina Todos ellos han saltado las limitantes de la especialización y escriben, pintan, graban, editan, organizan ambientes, elaboran formas Ellos consideran que en medio del caos político y social que nos enajena, tienen derecho a tomar la calle por asalto Su actitud es de ruptura para propiciar un cambio Están convencidos que el trabajo artístico tiene como cometido transformar la realidad Por eso se han propuesto llevar una disciplina intensa y rigurosa Para ellos ser artistas no consiste en pintar un cuadro bello En su proceso de toma de conciencia han comprendido que el arte tiene implicaciones más profundas “El hombre de la calle —han dicho— con su interminable angustia y creciente pérdida de la identidad es nuestro punto de partida Nuestro interés por interpretar y transformar la realidad urbana se debe a la importancia de la urbe como centro de decisión económica, política y cultural, y sitio de mayor asentamiento humano Creemos que es necesario cuestionar las imágenes que forman parte del nuevo medio ambiente del hombre al grado de transformarlas Comprometer al individuo con su realidad a través de la participación es un hecho que nos preocupa”
Lo más destacado del Grupo Suma es que su conciencia de clase la ha ido adquiriendo en la práctica concreta del hecho artístico

Comentarios