Denuncian incursión de empresas extranjeras en pueblo oaxaqueño de pescadores

OAXACA, Oax. (apro).- Pese a la oposición del pueblo Ikoots de San Dionisio del Mar para que se instale un parque eólico en esa zona, empresas extranjeras incursionaron en ese territorio para marcar la carretera que pretenden construir para introducir su maquinaria e iniciar los trabajos de instalación de 102 aerogeneradores, dos subestaciones eléctricas y cinco muelles de atraque que darán 266 vueltas diarias.
En respuesta a esa intromisión, un grupo nombrado por la asamblea general del pueblo Ikoots realizó hoy un recorrido por su barra y arrancó todas las marcas que dejaron en su territorio.
Los inconformes alegaron que las empresas extranjeras, que cuentan con el respaldo de las autoridades gubernamentales, continúan hostigándolos y amenazando con entrar a la isla, lo que, aseguraron, significará una franca provocación.
A través de una denuncia pública dirigida a organizaciones sociales, de derechos humanos y comunidades indígenas, el pueblo Ikoots de San Dionisio se pronunció en contra el proyecto porque, apuntaron, los despojará de su territorio.
Señalaron que cuando el parque eólico sea instalado, quienes vigilarán la zona para cuidar el dinero de las empresas será la Secretaría de Marina.
Hicieron hincapié en que el proyecto afecta totalmente el ecosistema marino, considerado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio) como una región prioritaria por su alta diversidad biológica.
De acuerdo con los pobladores, el consorcio Mareña Renovables –formado por el Fondo de Infraestructura MacQuarie México (FIMM), que administra el capital de los trabajadores de México (afores), junto con los recursos aportados por el gobierno federal mediante los fondos nacionales para infraestructura (Fonadin)– y Mitsubishi corporation pretenden instalar el parque eólico denominado San Dionisio & istmeño.
Su oposición, aclararon, es porque dicha construcción atenta contra su patrimonio biocultural y su vida como pueblo pescador.
Aseguraron que esas empresas sólo persiguen explotar los vientos que corren por su territorio, deidades que ellos veneran, y para los extranjeros únicamente significan un recurso abundante, gratuito e inagotable que pueden explotar.
“Denunciamos una vez más que los pueblos que estamos siendo afectados por este proyecto de energía, que únicamente beneficia a las empresas extranjeras, nunca fuimos informados, consultados, ni se pidió nuestro consentimiento, como está establecido en los tratados internacionales que México ha firmado”, puntualizaron.
Luego de exigir respeto a su voluntad, responsabilizaron a las empresas eólicas Mareña Renovables, Grupo Préñela S.A, Fondo de Infraestructura MacQuarie México (FIMM), Fondo de Pensiones Holandés (PGGM), Mitsubishi, FEMSA (Coca Cola y Oxxo) y Heineken de las agresiones que puedan sufrir los pueblos si intentan entrar en su territorio sin su consentimiento y con el apoyo de la fuerza pública.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso