Zedillo no investigó la intervención del Ejército en la masacre de Acteal: Testigo

MÉXICO, D.F. (apro).- En el expediente del caso Acteal que se desahoga en una Corte de Connecticut, Estados Unidos, hay una declaración de un exfuncionario de la Procuraduría General de la República (PGR) que incrimina directamente al expresidente Ernesto Zedillo.

Se trata del testimonio juramentado de Jesús Maldonado Leza, un exfuncionario de la Procuraduría General de la República (PGR) que huyó el país en 1998 luego de ser acusado por un juez de los presuntos delitos de secuestro y robo calificado y nueve años después, en 2007, fue detenido en España, quien asegura que el gobierno de Zedillo no investigó la participación del Ejército en la masacre de 45 indígenas tzotziles en Acteal, en diciembre de 1997.

En la declaración dada a conocer este jueves por la periodista Carmen Aristegui en su espacio de noticias de MVS, en vísperas de que el gobierno de Estados Unidos defina si otorga la inmunidad diplomática al expresidente Zedillo, el exservidor público refiere que él participó en las reuniones previas a la masacre en Acteal en las que participaron mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y del Centro de Investigación y Seguridad nacional (Cisen), para “neutralizar” las bases del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Maldonado Leza confiesa también que un coronel, cuyo nombre no recordó, fue el que insistió en la necesidad de disuadir las bases del EZLN tanto en Acteal como en Polo y en la “necesidad y el objetivo de eliminar el retén de Polo (integrado por habitantes de Acteal)”, a pesar de que ello implicaba el ejercer la violencia contra la población.

“Aunque nunca se dijo que se iba a atacar Acteal se reveló que cualquier operación contra el retén en Polo implicaría la eliminación de residentes de Acteal que manejaban este retén”, asegura.

Según el testigo, el entonces titular de la PGR; Jorge Madrazo Cuéllar, quien reside actualmente en Estados Unidos, estuvo enterado en todo momento de lo que se decía en esas reuniones a través de tarjetas que le enviaba el exsubprocurador, José Luis Ramos Rivera.

En dicha reuniones también habrían participado Jorge Antonio Mirón Reyes, uno de los directores generales de la PGR, así como el exsubprocurador Everardo Moreno Cruz, que estaba a cargo de la investigación y en alguna ocasión “dijo que iba a agarrar a esos hijos de la chingada”.

Por parte de la Sedena, uno de los asistentes a las reuniones fue el general Tomás Ángeles Dauahare, quien actualmente se encuentra sujeto a proceso por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

En una parte de su testimonio, Maldonado Leza refiere que trabajó en el gobierno de 1993 a 1997, como asesor de la contraloría de la PGR, jefe de coordinación operativa del sur sureste de la Dirección de Investigaciones del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y director general de coordinación interinstitucional de la PGR.

La declaración del testigo se da justo en la víspera de que el viernes, Estados Unidos emita una resolución para determinar si le concede inmunidad al presidente Zedillo en el proceso que se le sigue en ese país por el caso Acteal.

En caso de proceder, el exmandatario se libraría de comparecer ante la Corte de Connecticut para responder a los cargos que le imputa un grupo demandante que supuestamente pertenece a la comunidad indígena de Chiapas agraviada, pero cuyas identidades se han mantenido en secreto hasta ahora.

Lo que si es un hecho es que el testigo huyó de México en abril de 1998, luego de que el juez primero de distrito lo dejara en libertad por considerar inicialmente que el Ministerio Público Federal no había aportado elementos suficientes para procesarlo por el plagio del empresario Carlos Antonio Pilgram Santos, por quien el exfuncionario y varios de sus compañeros habían exigido como rescate el pago de 500 mil pesos.

En julio de 2004, la Interpol España notificó a la PGR sobre la detención de Maldonado Leza, quien enfrenta una orden de reaprehensión que fue librada por el juzgado primero de distrito en materia penal, con sede en el Reclusorio Norte de la ciudad de México, que es el mismo juzgado que inicialmente lo dejó en libertad.

El exfuncionario federal laboró en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) antes de ingresar a la PGR. Fue designado director general de Interprocuradurías el primero de febrero de 1997 y fue cesado de su cargo en abril de 1998.

A Maldonado Leza se le acusó de haber dirigido el secuestro de Pilgram Santos el 10 de diciembre de 1997, cuando con lujo de violencia plagió -según la PGR-, en compañía de José Salvador López Méndez y José Ramón Palafox Medellín, al empresario cuando circulaba por avenida Contreras, en la colonia San Jerónimo.

Según las indagatorias de la PGR, Maldonado Leza abandonó territorio nacional tras obtener su libertad bajo reserva de ley y ya no se atendió más el proceso penal en su contra, juicio en el cual el Ministerio Público Federal aportó nuevos elementos y por ello se giró la orden de reaprehensión.

Comentarios

Load More