Bajo impresionante operativo de seguridad, EPN hace gira en Durango; ofrece terminar obras de Calderón

DURANGO, Dgo. (apro).- En un acto que se caracterizó por la desorganización y un operativo de seguridad que abarcó un par de kilómetros a la redonda, el presidente electo, el priista Enrique Peña Nieto, afirmó aquí que su gobierno concluirá cada una de las obras que no alcance a entregar la administración del panista Felipe Calderón.

Además, el encuentro estuvo enmarcado por una protesta “antiPeña” encabezada por integrantes del Movimiento #YoSoy132, a quienes el cuerpo antimotines de la Policía Estatal Preventiva impidió el paso, sin que la manifestación pasara a mayores.

Durante un encuentro con mujeres de Durango, Peña Nieto anunció la asignación de recursos para terminar el Hospital Regional de Alta Especialidad, edificio inconcluso desde hace seis años y que fungió como recinto del evento.

“Muchas obras o varias, quizá, vayan a quedar inconclusas, pero me propongo concluirlas. Dedicar inversión pública para que realmente se aproveche el recurso que ya se invirtió”, ofreció el priista mexiquense en su discurso.

Sin especificar cuáles, Peña adelantó que los programas sociales que emergen del gobierno federal seguirán vigentes, pero anunció que se priorizarán otros de carácter más participativo.

En el encuentro con mujeres, Peña Nieto estuvo acompañado por la exjefa de gobierno del Distrito Federal, Rosario Robles.

El presidente electo también dijo que encargó a Robles Berlanga un diagnóstico de las necesidades específicas que la sociedad tiene en distintas partes del país.

El acto, programado para el mediodía, inició poco después de las 12:40 horas; las mujeres que acompañaron a Peña Nieto en el estrado, de hecho, permanecieron de pie más de hora y media hasta la llegada del priista mexiquense.

Incluso una de ellas –de origen menonita– bajó a recibir atención médica cuando Peña Nieto daba su discurso, pues comenzó a desvanecerse.

Además, unas 500 personas tuvieron que presenciar el acto político de pie, pues las sillas colocadas fueron insuficientes para la concurrencia.

Al final, los asistentes debieron esperar al menos 15 minutos a que se permitiera la salida, pues Peña Nieto debía abandonar primero el recinto, por cuestiones de logística.

Comentarios

Load More