Los detienen, golpean y hostigan por repartir propaganda contra EPN

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).-  El pasado 24 de junio, siete simpatizantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) fueron detenidos y golpeados por policías municipales de Coacalco, Estado de México, por repartir propaganda contra el priista Enrique Peña Nieto.

Las mujeres capturadas fueron hostigadas sexualmente y detenidas sin ninguna orden judicial, amén de que presuntamente participaron militares.

El periodista Alberto Buitre, del diario The Huffington Post, reconstruyó los abusos policiales contra los miembros de Morena. El texto fue reproducido por el portal de noticias Sin Embargo.

En la crónica, se advierte de la brutalidad policíaca de los uniformados, quienes reprimieron a los miembros de Morena por repartir publicidad contra el entonces candidato presidencial priista Enrique Peña Nieto.

“’¡Me está tocando un oficial hombre! ¡Me está tocando un oficial hombre!’, gritaba Isabel desde el interior de la patrulla PVU-238. Adentro, un agente de la policía municipal de Coacalco, Estado de México, le pasaba la mano por las piernas, el pecho y las nalgas. Isabel seguía aullando, con la voz ahogada por los nervios que colapsaban sus palabras: ‘¡Me está tocando un oficial hombre!’, clamaba auxilio. Sus compañeras, integrantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en ese municipio asfáltico y caótico del Valle de México, forcejeaban contra otros policías. Los brazos hinchados de los agentes, morenos y curtidos, atajaban sin contemplaciones los intentos de las activistas por rescatar a su compañera. Estas daban pasos hacia atrás empelladas por la fuerza bruta de los oficiales. Pero regresaban. Sacaban su celular y filmaban aquello, endurecidas y aterrorizadas. Grababan los gritos, los golpes bajos, los empujones”.

A otra de las militantes de Morena la reprimieron de igual forma: “Pero Elizabeth no se dejaba. Ponía los brazos en los tubos de la camioneta para no dejarse subir. La furia de las oficiales les nubló y comenzaron a pellizcarle con la mano abierta, los brazos y las piernas. Las venas de Elizabeth se rompían por debajo de la carne puñeteada, brotándole sangre y moretones de forma instantánea”.

Los simpatizantes de López Obrador grabaron su detención; sin embargo, los policías los hostigaron para que eliminaran el video.

Ya detenidos, los uniformados les confesaron a los manifestantes que fueron privados de su libertad por hostigar a Peña Nieto:

“Uno de los agentes, nublado y rabioso, agarró una de las mochilas que portaban los activistas y de ella sacó unos volantes. En uno de ellos aparecía la figura del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y en otro, una gráfica comparativa entre los gobiernos de López Obrador en el Distrito Federal y de Peña Nieto en el Estado de México. El priísta salía muy mal parado en las gráficas.

“- ¡Por esto los detuvimos! ¡Por andar repartiendo propaganda negra!

“- ¿Cuál propaganda negra, si estos son datos? Y además es la verdad.

“- ¡Pues esto es propaganda negra y además no lo pueden hacer!”.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso