Muere Jack Pierce, máximo jonronero de la Liga Mexicana

MONTERREY, N.L. (apro).- El expelotero estadunidense Jack Pierce Lavern, quien ostenta el récord de jonrones de la Liga Mexicana, falleció la tarde del pasado jueves en esta ciudad, informó la directiva del equipo Sultanes, para el que trabajaba como instructor de bateo.
Pierce Lavern, quien al morir tenía 63 años, fue víctima de una embolia pulmonar, de la que no pudo recuperarse.
Exjugador de grandes Ligas, Pierce impuso en 1986 la marca de más jonrones en una temporada de la Liga Mexicana de Béisbol con 54. El récord previo era de Héctor Espino, con 46, establecido en 1964.
En el 2001, el cañonero zurdo originario de Laurel, Missouri, fue entronizado en el Salón de la Fama de la pelota mexicana.

De acuerdo con información proporcionada por Sultanes, el pelotero de color pasó los últimos siete años de su vida como instructor de bateo del equipo regiomontano y trabajó en el desarrollo de novatos de la Academia de la Liga Mexicana de Béisbol, de El Carmen, Nuevo León.
También era buscador de talentos de Boston, misma función que desempeñó para Atlanta, Florida, Medias Blancas San Diego y Toronto, de las Ligas Mayores.
Como primera base, jugó con Atlanta y Detroit de 1973 a 1975; y en ligas menores de Yanquis de Nueva York y Marineros de Seattle, entre 1970 y 1979, entreveradamente con las Grandes Ligas.
En territorio azteca, jugó en el circuito veraniego 12 temporadas, de 1974 a 1987, con Charros de Jalisco, Pericos de Puebla, Saraperos de Saltillo, Azules de Coatzacoalcos, Rieleros de Aguascalientes, Piratas de Campeche, Bravos de León y Tigres de México.
Fue manager de Bravos de León y Águila de Veracruz.
En la Liga del Pacífico jugó 11 temporadas para Venados de Mazatlán, Tomateros de Culiacán, Mayos de Navojoa, Potros de Tijuana y Cañeros de Los Mochis.
Pierce obtuvo el record de estacazos jugando para León, cuando la liga empeló ese año la pelota comando, que se caracterizaba por su viveza y, a decir de los conocedores, volaba más que las ordinarias.
El estadunidense, quien nunca entró en polémicas sobre el mérito de su hazaña, señalaba que él no había destronado a Héctor Espino, pues en el mismo año que él rompió la marca, el californiano Nick Castañeda lo hizo jugando para los Tigres de México, pero conectando 53 palos de vuelta entera, por lo que decía que era a Nick a quien había superado.
De por vida, Pierce conectó 294 cuadrangulares.
Está siendo velado esta tarde en las capillas Raymundo Sánchez, del centro de Monterrey, a donde han acudido los integrantes de la familia beisbolera de la localidad.

Comentarios