El CJNG, cercado

La semana antepasada elementos del Ejército y la Marina capturaron en varios “operativos de precisión” a sicarios del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), entre ellos los hermanos Rafael Jesús y Ramón Álvarez Ayala, éste último presunto jefe de plaza de la organización que lidera Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho. Las detenciones se hicieron justamente cuando la Secretaría de Seguridad Pública estatal anunció el establecimiento del Código Rojo y reforzó la vigilancia de ingresos y salidas de la zona metropolitana.

A cuatro calles de Casa Jalisco, donde despacha el gobernador Emilio González Márquez, un grupo de militares capturó el jueves 6 a Ramón Álvarez Ayala, El R1, el número dos del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), uno de los grupos del narcotráfico mas activos y peligrosos en la región centro-occidente.

Ese mismo día, elementos de la Marina Armada de México capturaron en Valle Real y Puerta de Hierro a dos de los hermanos del R1: Rafael y Jesús, a quienes las autoridades señalan como los orquestadores de los 28 narcobloqueos del 25 de agosto y la madrugada del día siguiente para facilitar la fuga de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, presunto líder de la organización criminal.

La víspera de los bloqueos de la última semana de agosto hubo un enfrentamiento en el municipio de Tonaya, en la zona sur del estado, en el cual murieron seis sicarios y tres federales resultaron heridos. El operativo del mes pasado causó la molestia de los responsables de la Seguridad estatal porque, según declararon, los federales no les informaron al respecto, menos aún sobre la peligrosidad de los sicarios.

El operativo se conoció el día en que se realizaron los narcobloqueos, que afectaron a decenas de personas que fueron obligadas a bajar de sus vehículos, los cuales después fueron incendiados y utilizados como barricadas para bloquear avenidas y carreteras (Proceso Jalisco 408).

Un día después de esas acciones, el 27 de agosto, justo 10 días antes de la captura de los hermanos Álvarez Ayala, se difundió en el portal https://www.blogdelnarco.com un mensaje del Cártel de Sinaloa que aludía a la supuesta ruptura de ese grupo criminal encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán y El Mencho: “Qué esperabas, Mencho. Tú y los Álvarez ya acabaron con Jalisco… tú sabes que a los sinaloas no nos gusta eso. Atentamente, gente de Sinaloa”.

Asimismo aparecieron mantas en diferentes partes de la zona metropolitana donde se hablaba de la supuesta ruptura del Cártel de Sinaloa con el CJNG y de paso se especulaba de la supuesta relación del secretario de Seguridad Pública, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, con El Mencho. El funcionario se deslindó de inmediato.

El “operativo de precisión” del jueves 6, en el cual personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aprehendió al R1, se realizó en el cruce de la calle de Nelson y Justicia, en el fraccionamiento Juan Manuel Vallarta, en la zona de la Minerva, donde el sicario tenía una casa de seguridad. Según la versión oficial, El R1 se reunía ahí con sus colaboradores para organizar sus actividades. Junto con él fueron arrestados cinco de sus colaboradores.

Al momento de su captura, el R1tenía dos órdenes de aprehensión en su contra por delincuencia organizada, y se le vinculaba con otras cuatro averiguaciones previas radicadas en la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

De acuerdo con la Sedena, el R1 se encargaba de atacar a las bandas rivales que se disputaban la plaza y, por instrucciones del Mencho, desde junio pasado, a raíz de la captura de Nicolás Balcázar López, El Bronco, el 22 de junio último por elementos del Ejército, ocupó el mando del CJNG.

En sus primeras declaraciones, el R1 dijo que Los Caballeros Templarios, de Michoacán, fueron los que colocaron mantas en Guadalajara para difundir la versión de la supuesta ruptura entre el CJNG y el grupo del Chapo Guzmán.

Respecto a su hermano Rafael, El R2 o El Barbas, la Sedena lo señala como “lugarteniente del CJNG”. A los tres hermanos se les decomisaron cuatro armas largas, dos pistolas, seis vehículos, equipo de comunicación y diversos documentos. La dependencia emitió un comunicado el domingo 9, 72 horas después de la captura de los hermanos Álvarez.

La historia de “El Bronco”

 

El 22 de junio último, El Bronco fue capturado en la zona de Santa Anita, en Tlajomulco. Pese a su historial delincuencial pocos sabían quién era.

El 18 de agosto de 2010, El Informador publicó una nota sobre el asesinato de una persona llamada Nicolás Balcázar en la colonia de los Maestros, en Zapopan. Meses después, el 6 de diciembre de ese mismo año, Mural informó sobre la detención de Nicolás Balcázar López –el sujeto que presuntamente había sido abatido en Tlajomulco–, en los límites de Tlajomulco y Tlaquepaque. Y el 22 de junio último, los medios locales informaron sobre la captura de esa misma persona (Proceso Jalisco 399).

En el operativo del jueves 6, en el que, además de la Sedena participaron elementos de la Marina y de la PGR, algunos medios informaron que El Mencho había sido capturado, pero nadie confirmó la versión.

Un habitante de la zona refirió que el movimiento de los soldados comenzó a las 11 de la mañana y que, previó a la llegada de las unidades militares, dos helicópteros empezaron a sobrevolar la parte poniente de Guadalajara:

“Decían que un hombre logró meterse al gimnasio que se encuentra a un lado del edificio de departamentos donde detuvieron a varios sujetos y que amenazaba con hacer estallar una granada de fragmentación, pero nosotros no vimos eso.”

Otras versiones indicaron que los detenidos habían llegado al lugar hace varias semanas. Solían pedir comida en abundancia a los negocios aledaños y se desplazaban en vehículos de lujo.

En el marco de esos operativos, la Secretaría de Seguridad de Jalisco, encabezada por Luis Carlos Nájera Gutiérrez, anunció el establecimiento del Código Rojo y reforzó la vigilancia de ingresos y salidas de la zona metropolitana y las principales carreteras en la entidad.

A su vez, el gobierno de Estados Unidos, a través de su consulado en Guadalajara, lanzó una alerta a sus ciudadanos a fin de reforzar la seguridad entre ese sector de la población que radica principalmente en la ribera de Chapala y Puerto Vallarta luego de los narcobloqueos.

Al cierre de edición y luego de tres semanas del enfrentamiento en Tonaya, sólo los cuerpos de Gerardo Ríos Pérez y Mario Delgadillo, dos de los seis sicarios abatidos por los federales, habían sido reclamados por sus familiares.

Desde el 25 de agosto el Servicio Médico Forense (Semefo) es resguardado por una partida de militares que se ubica en la parte externa de las instalaciones de la morgue y en las cercanías del inmueble, ubicado sobre la calle de Belén, en el núcleo del viejo Hospital Civil, en tanto que el Código Rojo que advierte sobre condiciones de alerta máxima en la entidad se mantiene en forma intermitente por parte de las autoridades locales.

Comentarios

Load More