México defenderá a productores de tomate, ofrece Ferrari

MÉXICO, D.F. (apro).- Bruno Ferrari, titular de la Secretaría de Economía (SE), aseguró que defenderá a los productores nacionales de tomate ante las presiones de sus similares estadunidenses, quienes buscan acabar –“por cuestiones políticas” – con un acuerdo comercial de 16 años.

Luego de participar en la presentación del Índice de transparencia focalizada para Pymes, el funcionario federal dijo que la SE “no abandonará” a los productores nacionales ante las peticiones de productores de Florida para poner fin a un acuerdo de 16 años que rige el precio de las importaciones mexicanas del producto y, en contrapartida, imponer una cuota compensatoria.

“México ha mostrado gran firmeza en este asunto, independientemente de la presión que puede existir por productores de la Florida en estos momentos por cuestiones primordialmente políticas”, acusó.

Ferrari adelantó que las autoridades mexicanas mantendrán una “posición fuerte”, como lo han hecho en otras disputas comerciales con Estados Unidos, como en el caso del atún o el transporte de carga.

No obstante, tomateros del vecino país del norte acusaron a México de presuntas prácticas de dumping en el país, situación que fue negada “tajantemente” por al gobierno mexicano.

En rueda de prensa, el subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Francisco de Rosenzweig, indicó que esa medida traería graves consecuencias económicas para México, que exporta a Estados Unidos ese producto por un valor de más de mil 800 millones de dólares.

La dependencia advirtió que llegará a sus últimas consecuencias legales para defender el acuerdo entre México y Estados Unidos referente al tomate, donde se suspendió una investigación sobre dumping contra los tomateros mexicanos.

De Rosenzweig recordó que el acuerdo prevé dos periodos para exportar, “en donde hay una banda de precios de referencia sobre los cuales el producto mexicano es exportado. En ese sentido, evidentemente no hay dumping, por lo que rechazo cualquier tipo de mala práctica comercial”.

De hecho, el funcionario federal explicó que se ha triplicado el nivel de las exportaciones de tomate mexicano a Estados Unidos, ya que al inicio del acuerdo se captaron 580 millones de dólares y, en 2011, fueron de mil 880 millones.

Fue más allá al señalar que el procedimiento para terminar el acuerdo-suspensión provocaría inestabilidad en el mercado, un incremento en el precio del tomate en Estados Unidos, desabasto en esa nación y pondría en riesgo los empleos en este país.

 

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More