El amigo de González Márquez

No obstante que en 1992 su reputación quedó por los suelos tras las explosiones ocurridas en abril de ese año en el sector oriente de Guadalajara y que organizaciones ambientalistas han denunciado sus negocios en materia hídrica, Enrique Dau Flores fue electo residente del Consejo de Cuenca del Río Santiago. Y mientras sus detractores indican que él es el menos indicado para estar en ese cargo, Dau dice que se dedicará en cuerpo y alma a su nueva encomienda que será, según su predecesor José Luis Luege Tamargo, continuar con la construcción de la presa El Zapotillo y su derivadora El Purgatorio.

Por su incompetencia, voracidad en los negocios y actos de corrupción, Enrique Dau Flores es el menos indicado para presidir el Consejo de Cuenca del Río Santiago, sostiene Pedro León Corrales, asesor del Instituto de Derecho Ambiental, A.C. (Idea), luego de que el martes 11 ganó la votación y sustituyó formalmente en el cargo a José Luege Tamargo.

Dedicado a la protección ecológica, el Idea tiene en su agenda la defensa de asuntos ambientales que incluyen el bosque de la Primavera, el abastecimiento de agua en la zona metropolitana de Guadalajara y conflictos agrarios en los que están implicadas autoridades estatales y federales.

Tras conocer la decisión, tomada en una reunión del Consejo de la Cuenca del Río Santiago en el Hospicio Cabañas, Dau Flores comentó que decidió postularse como candidato a sustituir a Luege Tamargo gracias al impulso que recibió del gobernador Emilio González Márquez.

Según León Corrales, Dau Flores tiene cuentas pendientes con la justicia por desacato a órdenes judiciales en el fracasado proyecto de la presa Arcediano y las afectaciones a la cuenca del río Santiago. Además, resalta, los tapatíos no olvidan su mala actuación durante las explosiones del 22 de abril de 1992, cuando se desempeñó como alcalde local.

“Es el menos autorizado para presidir un organismo de la Cuenca en el Río Santiago –insiste el asesor del Idea–, pues él es el principal responsable de todos los daños y afectaciones, incluso patrimoniales, derivadas del proyecto Arcediano que pretendía abastecer de agua del río Santiago a Guadalajara. Se habla de alrededor de mil millones de pesos que se tiraron y de que él fue el promotor, como director de la CEAS (Comisión Estatal de Agua y Saneamiento) en ese tiempo.”

Recuerda que en 2003 Dau Flores presentó la propuesta del vaso lacustre y aunque el entonces titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Alberto Cárdenas Jiménez, la autorizó poco después, puso como condición que se sanearan las aguas de ese río, uno de los más contaminados de México y de América Latina. Sin embargo, Dau promovió que se eliminara esa cláusula.

León Corrales relata que fue el Idea el que impugnó la construcción de Arcediano con el apoyo de una de las habitantes del lugar, la señora Guadalupe Lara Lara, a través de dos amparos: el 1496/2003, radicado en el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, y el 47/2004, asentado en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa.

El primero de ellos protegía los derechos y la vida de la señora Lara porque su casa estaba ubicada en el corazón de la obra hidráulica, mientras que el segundo se oponía a la construcción del embalse. Ambos, dice el asesor, fueron aceptados y se concedió la suspensión de actos. Pese a ello, Dau Flores continuó con la presa.

León Corrales precisa que en mayo de 2004, ya como extitular de la CEAS, Dau comenzó a excavar túneles y a despalmar árboles con explosivos. Las detonaciones, dice, provocaron que algunas piedras de gran tonelaje cayeran a unos metros de la finca de Lara y otras encima del plantel escolar local.

El litigio contra Dau fue difícil, pues aunque la señora Lara aportó pruebas de los daños que sufrió su propiedad, el juez segundo de Distrito lo exoneró, aunque más tarde el Tribunal Colegiado acreditó la culpabilidad del extitular de la CEAS, tras analizar con detalle los dictámenes periciales y un contrato firmado por Dau con una empresa para iniciar las obras.

Derivadas de esa resolución se emitieron tres sentencias que ordenaban al Ministerio Público federal procesar penalmente a Dau por abuso de autoridad, así como inhabilitarlo para impedir que ocupara cargos públicos y destituirlo de su puesto. Ninguna de las tres cosas prosperó, sostiene el asesor.

Y aunque ese delito penal ya prescribió, la señora Lara aún tiene la posibilidad de acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y presentar su denuncia por la violación de sus garantías individuales.

“La CIDH tiene abierta la jurisdicción para reclamarle al gobierno mexicano el cumplimiento de una sentencia más allá de lo que el Ministerio Público puede hacer y ese incumplimiento se agrava con el hecho de que, lejos de inhabilitarlo para ocupar cargos públicos, le están dando un cargo para vincularlo al río Santiago, donde se promovió el proyecto de Arcediano. Entonces es una grosería”, comentó.

Reclamos sin solución

 

Para Pedro León Corrales, el nombramiento reciente de Dau Flores es ominoso, pues implica que el PRI regresa al poder con toda su política de impunidad, rescatando a personajes que han hecho daño a la ciudad.

Detalla que el Idea interpuso una queja ante la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) en la que acusa a Dau Flores por su responsabilidad en las explosiones del 22 de abril de 1992 que afectaron a una gran parte del sector Reforma.

Sin embargo, el reclamo quedó en suspenso porque el organismo consideró que no había elementos que lo fundamentaran. No obstante, el caso interesó a National Geographic, cuyos documentalistas entrevistaron a la presidenta del Idea, Raquel Gutiérrez Nájera.

La responsabilidad de Dau está vinculada a su actuación como alcalde de Guadalajara en 1992, y durante su gestión como secretario de Desarrollo Rural en la administración de Guillermo Cosío Vidaurri (1989-1991), pues bajo su cargo ordenó la construcción de sifones en la calzada Independencia a pesar de los riesgos de explosión y de las advertencias que se le hicieron.

El asesor del Idea precisa que mientras la CCA ignoró la queja por las explosiones del 22 de abril, en 2008 abrió el expediente de hechos promovido por el Idea contra el funcionario por su responsabilidad en la presa de Arcediano. Dice que el documento permaneció oculto por algunos años, hasta que este organismo se vio obligado a abrirlo en febrero de ese año, a raíz de la muerte del menor Miguel Ángel López Rocha, tras caer a un ramal del río Santiago e ingerir agua contaminada con metales pesados.

“Esa fue la gota que derramó el vaso de agua y emplazaron al gobierno mexicano a que se abriera el expediente de hechos. El gobierno mexicano no pudo ocultar el caso, deteniendo el proyecto durante tres años”, menciona.

No obstante que se aprobó la apertura del expediente de hechos en el plazo de un año, las autoridades mexicanas aún no lo dan a conocer, refiere el asesor ambiental. Según, él, si se da a conocer el documento, tendrá un impacto negativo en las políticas públicas de la cuenca del río Santiago y en el funcionamiento del consejo del organismo que preside Dau en tanto órgano rector. Eso, insiste, incidirá también en el proyecto de la presa Arcediano.

A León Corrales “le preocupa” que el nombramiento de Dau como presidente del Consejo de Cuenca del Río Santiago sea la antesala para que llegue a la dirección de la Comisión Estatal de Agua, que actualmente dirige el panista César Coll Carabias. Expone que el resultado sería la continuidad de políticas empresariales tendentes a la construcción de megaobras hidráulicas y la privatización del agua.

Como funcionario público, Dau “ha hecho negocios con el agua durante décadas y ha promovido contratos con particulares para beneficiarse de ese negocio”, asegura el asesor.

Y agrega: “Hay contratos para el desarrollo urbano de la barranca del río Santiago, derivado del proyecto de Arcediano; contratos de Dau Flores y el gobernador Francisco Ramírez Acuña en 2004 para el proyecto de vivienda Tierra Mojada, que al final fue cancelado por oposición de los habitantes del ejido del Zapote”.

Los integrantes del Idea no son los únicos inconformes con la designación de Dau Flores. El presidente de la Fundación Cuenca Lerma-Chapala-Santiago, Manuel Villagómez Rodríguez, expresó su malestar mediante un comunicado en el que le atribuye al funcionario actos de corrupción que han provocado un retraso de 22 años en el proyecto de abasto de agua a la zona metropolitana de Guadalajara.

La votación para elegir a Dau como nuevo responsable del Consejo de la Cuenca fue competida. Participaron cinco aspirantes y fue hasta la tercera ronda cuando Dau se impuso con apenas cuatro votos. En segundo lugar quedó Juan Guillermo Márquez.

La encomienda para el nuevo presidente del Consejo de la Cuenca, dictada por el titular de la Conagua, José Luis Luege Tamargo, fue continuar con la construcción de la presa El Zapotillo y su derivadora El Purgatorio.

Dau Flores aseguró que no se incorporará a la administración que encabezará el priista Jorge Aristóteles Sandoval a partir del 1 de marzo de 2012 para dedicarse en cuerpo y alma a los proyectos de la cuenca del río Santiago.

Comentarios

Load More