Inseguridad, principal preocupación de los mexicanos: Inegi

MÉXICO, D.F. (apro).- La inseguridad es la principal preocupación de la población, junto con el narcotráfico, el desempleo y la pobreza, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al dar a conocer las “Estadísticas a propósito del Día Internacional de la No Violencia”, el organismo presidido por Eduardo Sojo señaló que en 2011, seis de cada 10 personas en el país identifican la inseguridad como su principal preocupación, sin embargo, en algunas entidades como Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León, el porcentaje se dispara a más del 70%.

En 10 entidades, más de la mitad de su población opinó que el problema más relevante es el desempleo. Esta población se ubica en seis estados del centro del país como Tlaxcala, Puebla, Hidalgo, Michoacán, Guanajuato y Aguascalientes; tres del sur como Campeche, Tabasco y Yucatán y una del norte, que es Baja California Sur.

En Chiapas y Oaxaca la preocupación más extendida es debido a la pobreza.

Sin embargo, en las 20 entidades restantes, la inseguridad es el principal problema, según señaló más de la mitad de su población, y se incrementa a más del 70% en las entidades norteñas de Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León.

La violencia afecta a todos los sectores de la población, en especial, a las mujeres, quienes se sienten más inseguras.

La encuesta arrojó que “el espacio donde más población se siente insegura es en su entidad, seguido por el municipio; por el contrario, en su espacio más inmediato, como su colonia o localidad, la mayoría de la población se siente segura”.

Sin embargo, en el Estado de México, la mayoría de las mujeres se siente insegura, incluso en su colonia o localidad, ya que 58% de ellas considera que vivir ahí es inseguro; 76% se siente insegura en su municipio y 86% en su entidad. Esta situación es muy similar en el estado de Morelos.

El Estado de México (que fue gobernado por Enrique Peña Nieto) es la segunda entidad en feminicidios, después de Chihuahua, donde está ubicada Ciudad Juárez.

Precisamente, en Chihuahua y Durango, ocho de cada diez mujeres que residen en esas entidades consideran que vivir en su municipio es inseguro y nueve de cada diez, en la entidad.

La insuficiencia de las acciones emprendidas por el gobierno ante la violencia, provoca que la población tome cartas en el asunto y haga modificaciones a sus hogares para prevenir de alguna forma la inseguridad.

De hecho, en 60 de cada 100 hogares se realizaron arreglos a la casa, tales como cambiar puertas o ventanas, cambiar o colocar cerraduras, colocar rejas o bardas, fue la medida más adoptada, en seis de cada diez hogares, para procurarse seguridad.

En el 28 de cada 100 llevaron a cabo acciones conjuntas con sus vecinos o contrataron vigilancia privada o seguros. Mientras en tercer lugar se ubican otras medidas, entre las que se encuentran,  haber adquirido un perro guardián u otras medidas, tales como adquirir un arma de fuego o cambiar de vivienda.

De acuerdo al Inegi, la mayor proporción de hogares que llevaron a cabo alguna medida de seguridad durante 2010, se ubican en los estados de Chihuahua (46.5%), Aguascalientes (47.3%), Quintana Roo (48.1%),  e Hidalgo (53.8%).

“En general, es posible afirmar que la mayoría de la población tiene poco o nada de confianza en las corporaciones policíacas más inmediatas a su espacio de acción. Así, la que goza de la menor confianza es la Policía de tránsito, seguida de la Policía Preventiva municipal y la policía estatal, ya que entre seis y siete de cada diez personas no les tiene confianza”, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La crisis de confianza en el sistema de justicia mexicano es más profundo. Según el organismo “la población tampoco confía en la Policía ministerial y en los Ministerios públicos. Le siguen los Jueces ya que poco más de la mitad confía muy poco o nada en este órgano para impartir justicia; mientras que las fuerzas armadas gozan de una mayor confianza por parte de la mayoría de la población”.

Pero hay más, en los gobiernos panistas, las muertes por violencia se dispararon: En el año 2000 se registraron 437 mil 667 defunciones en el país (244 mil 302 hombres y 193 mil 253 mujeres), de las cuales 10 mil 788 fueron muertes por agresiones intencionales o muertes por homicidio, lo que representa el 2.5%.

Para el 2010, el total de defunciones registradas ascendió a 592 mil 018 (332 mil 027 hombres y 259 mil 669 mujeres), mientras que las muertes por homicidio alcanzaron el 4.4%.  En el caso de las defunciones entre los hombres, las muertes por homicidio prácticamente se duplicaron al pasar de 3.9% a 7.0% en 2010.

La violencia homicida tiene una característica central, que según algunos historiadores se mantiene casi similar desde hace siglos en el mundo occidental, alcanzando su máxima intensidad entre los hombres jóvenes de 20 a 29 años, y también entre las mujeres, aunque con tasas más bajas, es en estas edades donde existe un mayor riesgo de morir por causas violentas.

En México, las tasas más altas de muertes por homicidio se observan precisamente entre los jóvenes de 20 a 29 años.

El Inegi enfatizó que si  se observa los cambios ocurridos entre 2006 y 2010, entre los grupos de edad de 10 a 29 años, en las entidades donde se presentaron las tasas más altas arrojan que:

En las entidades de Chihuahua, Sinaloa, Durango y Nayarit, las tasas de muertes por homicidio entre los hombres jóvenes de 20 a 29 años, están por encima de 200 por cada 100 mil habitantes.

De esta forma, las estadísticas del Inegi recalcan que el sistema judicial de México es desconfiable para la población, desde los tribunales y ministerios públicos que imparten justicia hasta los policías de diferentes niveles.

El 88% de las personas que sufrieron un delito en 2010 no presentaron denuncia alguna y no existe ningún registro ministerial que dé cuenta de los mismos.

En otras palabras, de poco ha servido la estrategia de Calderón para que la población camine por las calles con confianza y duerma con tranquilidad. Las cifras lo confirman y dicen que los homicidios se han disparado en los últimos años. Lejos de la no violencia.

De acuerdo con el organismo de estadística el 2 de octubre fue nominado como el Día Internacional de la No Violencia, con el propósito de reafirmar “la relevancia universal del principio de la no violencia y el deseo de conseguir una cultura de paz, tolerancia, comprensión y no violencia”.

Se determinó este día a propósito del aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi, líder del movimiento independentista de la India y pionero de la filosofía y la estrategia de la no violencia.

 

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios