Pone Calderón al servicio del gobierno de Coahuila todo el aparato de seguridad y justicia

El expresidente Felipe Calderón. Foto: Octavio Gómez El expresidente Felipe Calderón. Foto: Octavio Gómez

SALTILLO, Coah. (apro).- El presidente Felipe Calderón puso al servicio del gobierno de Coahuila todo el aparato de seguridad y justicia para dar con los responsables del asesinato de José Eduardo Humberto Rodríguez, hijo del exgobernador de Coahuila y exdirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, quien en las exequias demandó a las autoridades federales que “se concrete la justicia”.

“He aguantado muchas cosas, calumnias, engaños, que la gente hable sin saber, pero esto no se puede aguantar, mataron a mi hijo”, dijo visiblemente consternado el político coahuilense.

Por la mañana, el presidente Felipe Calderón dio “instrucciones precisas” a la procuradora general de la República, Marisela Morales, para que la dependencia coadyuve con el gobierno de Coahuila en las investigaciones del “cobarde” asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, cuyo cuerpo fue localizado ayer en un paraje de la carretera al ejido Santa Eulalia, a unos 5 kilómetros al norte de Ciudad Acuña.

De gira por la capital de Colima, donde entregó un entronque y dos distribuidores viales, comentó que ya se había comunicado vía telefónica con el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, para expresarle el apoyo del gobierno federal, a fin de que se realice una investigación “eficaz, objetiva y confiable” para dar y castigar a los criminales de su sobrino.

En tanto, la Secretaría de Gobernación aseveró que “hechos tan lamentables como estos refuerzan la firme convicción del gobierno de la República para enfrentar de manera contundente a los miembros de grupos criminales”.

De su lado, la procuradora general de la República, Marisela Morales Ibáñez, instruyó a la delegación de la PGR en Coahuila a coadyuvar plenamente en las investigaciones para esclarecer el asesinato del hijo mayor del exgobernador de esa entidad.

En su cuenta de Twitter @MMorales escribió: “respecto a estos lamentables hechos he instruido a la Delegación de la PGR en Coahuila coadyuvar plenamente en las investigaciones con la Procuraduría General de Justicia del Estado para esclarecer los hechos y ubicar a sus responsables”.

Horas más tarde, la PGR inició la averiguación previa AP/PGR/COAH/ACU/108/DD/2012 por el delito de homicidio en agravio de José Eduardo Moreira Rodríguez.

Autoridades ministeriales indicaron que el delegado de la PGR en Coahuila, Gerardo Mejía Granados, arribó a Ciudad Acuña, en donde se localizó el cadáver del hijo del exdirigente nacional del PRI.

La presencia del funcionario, explicaron, es para seguir de cerca el caso y atender cualquier petición de la Procuraduría General de Justicia de la entidad.

Anoche, luego de conocerse el asesinato de José Eduardo, el Consejo de Seguridad Pública de Coahuila sesionó de manera extraordinaria y determinó reforzar la seguridad del gobernador Rubén Moreira, su familia, hijos y gabinete más cercano.

El procurador general de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, señaló que la PGR y las secretarías de Marina, Gobernación, Seguridad Pública y Defensa reforzarán los trabajos que ya realiza el Ejecutivo estatal, a fin de que en el menor tiempo posible se tengan resultados sobre el crimen del hijo del exgobernador Humberto Moreira.

Funcionarios federales encabezados por Luis Cárdenas Palomino se reunieron esta tarde en el Palacio de Gobierno con el gobernador Rubén Moreira para coordinar las investigaciones.

Ramos Gloria destacó que un cuerpo especial de la Policía Investigadora ya se encuentra en Ciudad Acuña para realizar las investigaciones e interrogar a testigos importantes de los hechos.

Asimismo, aseguró que en las averiguaciones no se descarta ninguna hipótesis, pero se mantendrá bajo resguardo la información que se derive de ellas.

En un comunicado, el funcionario estatal subrayó que policías federales y elementos del Ejército Mexicano arribarían en las próximas horas al estado para colaborar en las investigaciones.

Hasta el momento se desconocen las causas del homicidio, sin embargo, extraoficialmente trascendió que podría tratarse de una venganza del líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40, cuyo sobrino fue ultimado ayer, junto con cuatro personas más, durante un enfrentamiento con policías estatales en Piedras Negras.

Dicha hipótesis se sustentó en las “narcomantas” que esta mañana aparecieron en la región con el mensaje: “Familia por Familia”.

El exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, salió en defensa del nombre de su hijo.

“Mataron a mi hijo José Eduardo, un joven limpio, promotor social que se dedicaba a trabajar con la gente más humilde de Acuña, Coahuila”, destacó el también exdirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), según una comunicación difundida por su colaborador Dante Pinal

Condenan asesinato

Luego de reconocer el “esfuerzo del gobernador Rubén Moreira para combatir el crimen” en Coahuila, el gobierno federal lamentó la muerte de José Eduardo Moreira y advirtió que la administración federal “no tolerará intentos de intimidación ni habrá impunidad para los responsables”.

Aseveró que “hechos tan lamentables como estos refuerzan la firme convicción del gobierno de la República para enfrentar de manera contundente a los miembros de grupos criminales”.

El presidente electo, Enrique Peña Nieto, también lamentó la “irreparable pérdida” del hijo del exdirigente nacional del PRI.

“Mis más sentidas condolencias a la familia Moreira por la pérdida irreparable de José Eduardo. Su homicidio no debe quedar impune”, escribió en su cuenta de Twitter ‏@EPN.

Por separado, el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, consideró que el asesinato del hijo del expresidente nacional del PRI es un desafío del crimen organizado hacia el Estado Mexicano “para buscar más control sobre el país”.

En ese sentido, llamó al gobierno federal a replantear la estrategia impulsada por Felipe Calderón contra el crimen organizado, pues lejos de debilitarse, dijo, las bandas delictivas siguen creciendo.

Zambrano Grijalva destacó que el asesinato de Eduardo Moreira es tan condenable como el de otras 60 mil mujeres y hombres que han sido ejecutados en los últimos seis años por una estrategia que ha sido equivocada.

Asimismo, refrendó su emplazamiento a un Acuerdo Nacional que priorice la vigencia del estado de derecho.

“Lamento la muerte de Eduardo Moreira, pero también la de 60 mil connacionales más que han caído en esta violencia preocupante y que seguirán pereciendo si no se actúa de manera inteligente. Las bandas del crimen organizado siguen desafiando a la autoridad nacional. Están ya retando peligrosamente para tener más control de territorios y de las decisiones, por eso también es ineludible un acuerdo nacional que ponga en el centro la necesidad de la vigencia plena, integral, del Estado Mexicano”, planteó.

El perredista consideró necesario detener esta espiral y evitar que los poderes fácticos más nefastos vinculados al crimen organizado sigan actuando con impunidad, desafiando a la autoridad.

“Hoy le toca a alguien relevante por su relación con el exgobernador de Coahuila, pero ha alcanzado a más de 60 mil personas en el país, y por eso es necesario que haya un replanteamiento de la estrategia”, insistió.

Los restos de José Eduardo Moreira Rodríguez fueron velados en la funeraria Los Ángeles de Coahuila. A las 16:00 horas se ofició una misa en la parroquia de Guadalupe y posteriormente los restos del sobrino del gobernador fueron sepultados en el panteón Jardines de la Luz.

El joven de 25 años fue ejecutado la noche del miércoles y su cuerpo apareció en una brecha en el Ejido Santa Eulalia, a unos siete kilómetros de la cabecera municipal.

José Eduardo Moreira se desempeñaba como coordinador de programas sociales de la Secretaría de Desarrollo Social en Acuña.
(Con información de Rosalía Vergara)

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso